La Primaria cumple 140 años en agosto. ¿Qué ha cambiado?

La hermana Joy D. Jones, presidenta general de la Primaria, recientemente regresó a su ciudad natal, The Dalles, Oregón. Mientras estaba allí, visitó lugares conocidos, incluso la capilla con la pila bautismal donde se bautizó.

Durante su visita, los líderes le pidieron que discursara en la reunión sacramental en uno de los barrios locales. Mientras la hermana Jones miraba a la congregación, notó una cara conocida.

“Estaba allí sentada la presidenta de la Primaria de mi infancia”, le dijo a Church News.

Mientras estaba parada en el púlpito y vio la cara de la mujer, de inmediato recordó los buenos sentimientos que tuvo de niña en la Primaria.

“Recuerdo su luz y que bendijo mi vida”, dijo la hermana Jones. “Quisiera que cada niño en la Primaria pudiera tener un recuerdo como ese de su tiempo en la Primaria”.

La influencia de un maestro o una maestra de la Primaria tiene el potencial de bendecir la vida entera del niño, ella enseñó.

Unos 140 años después de que se estableció la organización de la Primaria en agosto de 1878, la presidencia general de la Primaria —la hermana Jones, la hermana Lisa L. Harkness y la hermana Cristina B. Franco— se sentó con Church News para reflexionar sobre la historia, las metas y la misión de la organización de la Primaria.

Igual que las primeras líderes de la organización, la presidencia de la Primaria hoy comparte la misma meta y misión, ayudar a los niños a sentir el amor del Padre Celestial y desarrollar un conocimiento de su identidad divina.

‘Un gran y muy importante movimiento’

Aurelia Spencer Rogers tuvo 12 hijos; solo siete sobrevivieron la infancia. Mientras vivía en Farmington, Utah, en 1878, se dio cuenta de que muchos de los niños de la colonia circulaban libremente por toda la ciudad durante el día y la noche. Debido al horario exigente de los padres y de los niños mayores, tanto en la granja como con los deberes del hogar, los niños pequeños a menudo se quedaban con poca supervisión.

Fotografía del retrato de Aurelia Spencer Rogers, la fundadora de la Primaria.
Fotografía del retrato de Aurelia Spencer Rogers, la fundadora de la Primaria. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Preocupada de que los niños estaban llegando a ser demasiado traviesos y de que no estaban recibiendo suficiente dirección, la hermana Rogers decidió que ella reuniría a los niños a fin de enseñarles principios y valores básicos.

Ella llevó sus inquietudes a la hermana Eliza R. Snow, que en ese entonces era la presidenta de la Sociedad de Socorro. La hermana Rogers compartió su idea en una carta.

La hermana Snow contestó en una carta: “El espíritu y el contenido de su carta me complacen. Me siento segura de que la inspiración del cielo le dirige y que un gran y muy importante movimiento se está inaugurando para el futuro de Sion. El presidente John Taylor lo aprueba completamente” (1978, Ensign).

Con la aprobación de la hermana Snow y del profeta, la hermana Rogers comenzó a planificar para su primera reunión. Se les invitó a participar a los niños de 4 a 14 años, tanto niños como niñas.

El domingo, 25 de ago. de 1878, 224 niños se reunieron en la capilla de Farmington Rock, donde participaron en canto, poesía, lecciones y actividades. La idea fue tan efectiva que dentro de una década, casi cada asentamiento de la Iglesia contaba con una Primaria.

Un mural que muestra la primera reunión de la Asociación de la Primaria. Pintado por Lynn Fausett y Gordon Cope.
Un mural que muestra la primera reunión de la Asociación de la Primaria. Pintado por Lynn Fausett y Gordon Cope. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

A pesar de que la hermana Rogers nunca sirvió como una presidenta oficial de la organización de la Primaria, es considerada la fundadora de la organización. La hermana Louie Bouton Felt, una mujer de 30 años que servía como la presidenta de la Primaria en el Barrio Once de Salt Lake City, se convirtió en la primera presidenta general de la Primaria en 1880. Sirvió en ese llamamiento por 45 años, hasta 1925.

Desde entonces, han habido 13 presidentas generales de la Primaria.

“A veces me gusta caminar en la planta baja (en el Edificio de la Sociedad de Socorro) y ver los retratos en la pared de las líderes anteriores”, dijo la hermana Jones. “Nos encantaría tener una conversación con ellas hoy. Siento responsabilidad ante todo con mi Padre Celestial, y también ante el espíritu de estas hermanas. Ellas están al tanto, están pendientes y les importa”.

Una Primaria para el futuro

Desde la primera reunión en Farmington, Utah, en 1878 con 224 niños, la organización de la Primaria ha seguido creciendo a más de un millón de miembros —entre las edades de 18 meses y 11 años— en todo el mundo hoy en día.

“(Las primeras líderes) tal vez no hayan sabido en lo que se convertiría la Primaria, pero el Padre Celestial siempre lo supo”, dijo la hermana Harkness. “Tengo la misma impresión de lo que ocurre ahora en la Primaria. La inspiración del cielo está guiando la Primaria y un gran y muy importante movimiento aún se está llevando a cabo entre los niños del Padre Celestial”.

A pesar de que algunos nombres y programas oficiales de la Primaria han cambiado a lo largo de los años, un elemento permanece igual.

“Lo que nunca ha cambiado es el amor que esas líderes tenían hacia esos niños y el amor que nuestras líderes hoy tienen hacia los niños”, dijo la hermana Jones. “Y el amor del Padre Celestial es lo que genera ese amor. Todo viene desde Él y por medio de Él, y qué gran don porque deseamos que nuestros niños hoy sientan Su amor. Ellos tienen que sentir Su amor y saber que son Suyos”.

La hermana Joy D. Jones, presidenta general de la Primaria, conoce a niños de la Primaria en Loma Rica, California, después de una reunión sacramental especial para los sobrevivientes del incendio, 29 de octubre de 2017.
La hermana Joy D. Jones, presidenta general de la Primaria, conoce a niños de la Primaria en Loma Rica, California, después de una reunión sacramental especial para los sobrevivientes del incendio, 29 de octubre de 2017. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

El comprender su identidad divina es una de las cosas más importantes que un niño puede aprender, dijo la hermana Franco.

“Es lo único que realmente llevamos con nosotros en la vida, el conocimiento de que somos hijos e hijas de nuestro Padre Celestial y que no estamos solos al pasar por este mundo y que podemos confiar en Él”.

Hace poco la presidencia recibió un consejo: “No subestimen la capacidad (de un niño) de comprender la doctrina”.

“Tenemos a niños de la Primaria quienes son misioneros pequeños poderosos”, dijo la hermana Jones. “Tenemos a niños de la Primaria que están haciendo la obra de historia familiar. Tenemos a niños de la Primaria que están preparando nombres de la familia para llevar al templo cuando cumplan 12 años. Tenemos a niños quienes tocan el piano en la reunión sacramental. Tenemos a niños quienes traen a sus compañeros de clase y maestros de la escuela a la capilla.

Niños asisten a la Primaria en las Filipinas durante el año del aniversario número 140 de la organización en agosto de 2018.
Niños asisten a la Primaria en las Filipinas durante el año del aniversario número 140 de la organización en agosto de 2018. Credit: Haidi F. Fajardor

“Ellos están participando en la obra de salvación siendo niños, y estamos viendo más y más ejemplos del poder que demuestran al formar parte de edificar este reino, el reino de Dios, aquí en la tierra”.

Tras reconocer el clima del mundo hoy, la presidencia general de la Primaria indicó que es importante que los padres, los líderes y los niños sigan avanzando con fe.

Mientras celebraba la primera reunión de los niños en la capilla de Farmington Rock, la hermana Jones dijo: “Reflejamos sobre los ejemplos de los pioneros, pero estos niños (hoy) son pioneros por sus propios méritos. Si podemos enseñarles ese concepto —de seguir dando un paso más, una milla más, de mantener sus ojos fijos en la meta que es eterna— les ayudaremos a entrar y permanecer en el camino del convenio”.