‘Dios es mi fortaleza’: Por qué el jugador de fútbol Paulo Gallardo deja su carrera para servir en una misión

A un famoso gerente europeo de fútbol se le atribuye haber dicho: “Algunas personas creen que el fútbol es un asunto de vida o muerte…Puedo asegurarles que es mucho, mucho más importante que eso.”

El Santo de los Últimos Días peruano, Paulo Gallardo, estaría respetuosamente en desacuerdo. 

No se equivoquen, al converso de 18 años le encanta el fútbol, y él es muy, muy bueno en eso. Hace solo algunos meses él marcó su primer gol para el Club Sporting Cristal, uno de los “tres grandes” clubes profesionales del Perú.

Pero no ha sido el gol de Gallardo lo que se ha comentado en Sudamérica y más allá en días recientes. En lugar de eso, los fanáticos de fútbol estuvieron digiriendo este encabezado: 

Paulo Gallardo, de 18 anos, se retiró del fútbol por motivos religiosos.

¿Entonces por qué un promisorio jugador joven, delantero, que apenas estaba estableciendo su buena fe en el fútbol se separaría del juego?

Sus motivos no son diferentes a los de decenas de miles de jóvenes santos de los últimos días: él desea servir en una misión de tiempo completo.

“El saber acerca de la palabra de Dios ha cambiado mi vida, tengo una gran fe en Él”, le dijo a Church News. “Ahora seré un misionero, y podré hablar de la palabra de Dios con los demás. Jugaré fútbol de nuevo, pero todo está en las manos del Señor.”

El futuro élder todavía no recibe su llamamiento, pero como muchos futuros misioneros, él piensa que sería bueno servir en una misión extranjera, por decir, en un país europeo.

No es sorpresa que su decisión de poner su atlética carrera en suspenso y dejar de recibir su paga como atleta profesional, haya generado una mezcla de respuestas.

“Mi club de fútbol se sorprendió mucho, no querían que dejara el equipo”, dijo. “Pero era mi decisión y ellos trataron de entenderlo. Me dijeron que cuando regresara, las puertas estarían abiertas.”

Su familia también estuvo un poco sorprendida. “Mi mamá no quería que dejara de jugar fúrbol. Pero sé que con el tiempo ella lo entenderá.”

Mientras tanto, sus amigos del barrio y sus amigos santos de los últimos Días, “están muy felices con mi decisión. Me han dado muchos consejos.”

“Conocer a Dios es lo más importante en la vida.”

Al crecer, Gallardo siempre estuvo interesado en la religión, y asistió a diversas iglesias. Un día se le acercaron una pareja de misioneros Santos de los Últimos Días, quienes le compartieron su mensaje centrado en el evangelio.

“Llegué a comprender que conocer a Dios es lo más importante en la vida”, dijo.

Empezó a asistir a las reuniones santos de los últimos días y a leer la Biblia y el Libro de Mormón. 

“Los misioneros continuaron enseñándome y, meses después, me bauticé”, dijo. “Las Escrituras también me han enseñado que Dios es siempre lo más importante en la vida de uno.”

El fútbol, por supuesto, se juega y se ama alrededor del mundo. Así que no importa a dónde sea llamado Gallardo, él también tendrá oportunidades de ocasionalmente tener una pelota a sus pies.

“Pero sé que estaré ocupado haciendo la obra el Señor.”

Después de haber realizado su sueño de llegar a ser un jugador profesional de fútbol, Paulo Gallardo, de 18 años, se separa del deporte que ama para servir en una misión de tiempo completo.
Después de haber realizado su sueño de llegar a ser un jugador profesional de fútbol, Paulo Gallardo, de 18 años, se separa del deporte que ama para servir en una misión de tiempo completo. Credit: Instagram photo/Club Sporting Cristal

Él admite que pasar un extenso periodo fuera del fútbol no será fácil.

“Desde que era un chico, soñé con llegar a ser un jugador profesional de fútbol, y jugar en Europa tal vez. No tienes idea de cuánto extrañaré jugar. Pero por ahora necesito cumplir una misión para el Señor .”

Y agrega que está muy emocionado de enfocar totalmente su vida en servir a los demás.

“Espero llegar a ser una mejor persona de lo que soy ahora. Quiero aprender de los otros misioneros y entender mejor la palabra de Dios.”

Gallardo desea regresar al campo de fútbol después de su misión, “si esa es la voluntad de Dios.”

“Si no es esa Su voluntad, continuaré sirviendo a Dios, porque la fe que tengo en Él es lo más importante. Dios es mi fortaleza, y estoy muy agradecido por todo lo que Él me ha dado.”