Presidente Nelson habla con 10,000 santos de los últimos días colombianos sobre cómo lograr salvación, exaltación

BOGOTA, Colombia – En la capital de Colombia, con 7.1 millones de habitantes, la proporción de miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con respecto a la población general es de 67 a uno. 

Eso podría dificultar la vida de los jóvenes que crecen en esta nación sudamericana, donde el bullicioso centro de la ciudad de Bogotá se define por su población densa, así como por su arquitectura española, cultura e historia.

Antes de dirigirse a una congregación de capacidad en la Arena Movistar el domingo 25 de agosto, el presidente Russell M. Nelson saludó a un pequeño grupo de adolescentes de Colombia. «Cualquier cosa que valga la pena en la vida es difícil de hacer», les dijo haciendo referencia a la desalentadora estadística. «Pero puedes hacer cosas difíciles mientras te unes al Señor».

Menos de 10 minutos antes, mientras los jóvenes esperaban a que llegara el presidente Nelson, se arrodillaron espontáneamente y oraron juntos, dando las gracias por la oportunidad de saludar a un profeta vivo.

Los jóvenes asistentes oran antes de reunirse con el presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019.
Los jóvenes asistentes oran antes de reunirse con el presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred

«Esto estará por siempre en mi corazón», dijo Laura Guzmán, de 17 años. «No puedo describir con palabras lo maravilloso que es saber que Dios me ama».

Responsabilidades

Bogotá, ubicada en el corazón de Colombia y ubicada a 2641 metros sobre el nivel del mar, es la segunda parada en la gira de cinco días y nueve días por la gira ministerial latinoamericana del presidente Nelson.

Esta es la quinta visita del presidente Nelson a Colombia. Primero viajó al país como apóstol en 1986.

Viajando con su esposa,  hermana Wendy W. Nelson, y el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Mary G. Cook, el presidente Nelson pidió a 10,400 santos de los últimos días que «se preparen para las bendiciones de la salvación y exaltación». 

Manuel Pardo se une con su familia y los asistentes en un canto durante un devocional de la gira ministerial latinoamericana en Bogotá, Colombia, el domingo, 25 de agosto de 2019.
Manuel Pardo se une con su familia y los asistentes en un canto durante un devocional de la gira ministerial latinoamericana en Bogotá, Colombia, el domingo, 25 de agosto de 2019. Credit: Ravell Call

“La salvación es un asunto individual. La exaltación es un asunto familiar”, dijo el presidente Nelson en español, compartiendo sus comentarios a una congregación encantada.

“Queridos hermanos y hermanas, pueden tener toda la preparación necesaria para lograr las bendiciones de salvación y exaltación aquí en Colombia. Ustedes son la esperanza de Israel y los hijos del día prometido.

“Por favor: estudien las escrituras en familias. Oren juntos. Renueven sus convenios bautismales participando regularmente en el sacramento. Paguen sus diezmos con corazones agradecidos. Asistan al templo tan a menudo como lo permitan sus circunstancias».

‘El camino del Señor’

El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y su esposa, la hermana Wendy Nelson, se despiden al concluir el devocional de la gira ministerial latinoamericana en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019.
El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y su esposa, la hermana Wendy Nelson, se despiden al concluir el devocional de la gira ministerial latinoamericana en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019. Credit: Ravell Call

La hermana Nelson le pidió a la congregación «hacer las cosas a la manera del Señor». Ella compartió tres ejemplos de hombres que han hecho esto: Nefi, Joseph Smith y el presidente Nelson.

Como cirujano, el presidente Nelson «siguió las leyes eternas y no construyó su vida o su carrera» a la manera de los hombres», dijo.

El élder Cook centró sus comentarios en el consejo de Alma a sus tres hijos, Helamán, Shiblon y Corianton, y enfatizó la necesidad de un testimonio personal. También les pidió a los miembros que frenaran sus pasiones y se arrepintieran de sus pecados.

“El consejo final que Alma dio a sus hijos es una de las doctrinas más importantes en todas las escrituras. Se relaciona con la expiación… Nadie puede volver a Dios solo por sus propias buenas obras sin el beneficio del sacrificio del Salvador”.

La hermana Cook dijo que encuentra un gran consuelo al saber que «el Señor es consciente de su pueblo, sin importar en qué circunstancias nos encontremos. Dependemos en el Señor para su ayuda y el Espíritu Santo nos ministra”.

Además de los Nelson y los Cook, el élder Enrique R. Falabella, un setenta autoridad general, y su esposa, la hermana Ruth Falabella, se dirigieron a la congregación.

El sol se pone mientras los asistentes salen del devocional en la Arena Movistar en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019.
El sol se pone mientras los asistentes salen del devocional en la Arena Movistar en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred

Libertad religiosa

Durante una recepción VIP antes del devocional, el presidente Nelson saludó al gobierno local y a los líderes religiosos.

Lorena Ríos, directora de la Oficina de Asuntos Religiosos de Colombia, se llamó a sí misma amiga de la Iglesia.

«Para mí, es un honor dar la bienvenida al presidente Nelson a mi país», dijo.

La Iglesia y el gobierno colombiano han trabajado juntos en esfuerzos humanitarios y en defensa de la libertad religiosa, explicó. «Estamos haciendo cosas importantes juntos».

Colombia es la única nación latinoamericana que ha promulgado una política gubernamental para proteger la libertad religiosa. Como parte de esa política, el Senado colombiano creó una comisión para preservar la libertad religiosa en la nación.

La Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días y el gobierno «son socios estratégicos», dijo Ríos. «Estamos promoviendo la cooperación entre las religiones y el gobierno».

Además, la Iglesia de Jesucristo tiene «buenas prácticas» y un sistema de apoyo social que se puede compartir con otras iglesias a medida que fomentan los esfuerzos interreligiosos que enseñan e inculcan valores en el país, dijo.

Monseñor Francisco Duque, obispo de la Iglesia Episcopal en Colombia, es entrevistado antes de un devocional de la gira ministerial latinoamericanal en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019.
Monseñor Francisco Duque, obispo de la Iglesia Episcopal en Colombia, es entrevistado antes de un devocional de la gira ministerial latinoamericanal en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019. Credit: Ravell Call

Monseñor Francisco Duque, obispo de la diócesis episcopal de Colombia, que cuenta con unos 2,000 miembros, elogió a la Iglesia por estos esfuerzos.

«Agradecemos a La Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días por su papel activo en nuestro consejo interreligioso y por su vigoroso apoyo a la libertad religiosa en Colombia».

‘Nos sentimos felices’

El 11 de mayo de 1966, el presidente Spencer W. Kimball ofreció una oración en la tierra de Colombia. La primera estaca se creó en la nación poco más de una década después, el 23 de enero de 1977. En marzo de ese año, el presidente Kimball se dirigió a 4,600 santos de los últimos días durante una conferencia de área.

Irma Pineros, ahora miembro de la Iglesia durante 39 años, asistió a esa reunión de 1977. Más tarde ella participaría en una reunión similar con el presidente Gordon B. Hinckley.

Después de escuchar al presidente Nelson hablar el domingo, saludó y abrazó a sus amigos, celebrando que un profeta había regresado una vez más a su tierra.

Mercedes Alcedo viajó con su familia a Colombia desde Venezuala para participar en el devocional. Cuando escuchó el discurso del presidente Nelson, se sintió llena de la sensación de que él es un profeta de Dios.

«Sentimos algo hermoso», dijo. «Nos sentimos felices».

Los niños primarios saludan al presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante un devocional en la Arena Movistar en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019.
Los niños primarios saludan al presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante un devocional en la Arena Movistar en Bogotá, Colombia, el domingo 25 de agosto de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred