El presidente Nelson y élder Cook dan consejos a santos de los últimos días ecuatorianos sobre cómo encontrar dirección en vida

QUITO, Ecuador — Horas después de discutir el impacto de la religión en las comunidades y las familias con el líder nacional de Colombia, el presidente Russell M. Nelson miró a través de una concurrida arena en Ecuador y agradeció a los 24,290 santos de los últimos días por su gran fe. 

«Mi consejo hoy es muy simple», dijo. “Por favor guarden los mandamientos de Dios».

Una multitud llenó el Coliseo General Ruminahui en Quito  —la segunda capital más alta del mundo, asentada a 2.850 metros sobre el nivel del mar— el lunes por la noche. Por tercera vez en tres días, el presidente Nelson solicitó permiso para pronunciar sus comentarios en español.

«Recuerden orar a Él todas las mañanas y noches», dijo. «Oren con sus familias. Oren en privado. Oren a nuestro Padre Celestial en el nombre de Jesucristo, a través del poder del Espíritu Santo. Al hacerlo, los dirigirá para siempre en todo lo que hagan».

Emma Guaman sostiene a su nieta, Ariana Rodriquez, durante un devocional de la gira ministerial latinoamericana en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019.
Emma Guaman sostiene a su nieta, Ariana Rodriquez, durante un devocional de la gira ministerial latinoamericana en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019. Credit: Ravell Call

El presidente Nelson prometió a la congregación que si «se deleitan en las palabras de Jesucristo y aplican sus enseñanzas en la vida diaria», y «son fieles en guardar los mandamientos de Dios», prosperarán.

Moral y fuerza

El devocional, la tercera parada en la gira ministerial latinoamericana de cinco días del presidente Nelson por cinco países, vino después de una reunión entre el presidente Nelson y el presidente colombiano, Iván Duque, más temprano ese día en Bogotá. Acompañado por el élder Quentin L. Cook del Quórum de los Doce Apóstoles, y el élder Enrique R. Falabella, setenta autoridad generales, el presidente Nelson dijo que el presidente Duque expresó su gratitud por la influencia de la Iglesia en su país, incluido el fortalecimiento de los valores y la ayuda humanitaria.

«Hizo una declaración muy fuerte sobre cómo la moral y la fuerza de varias comunidades religiosas son parte de su esperanza gubernamental», dijo el presidente Nelson. Quiere «todo lo bueno que pueda obtener» de la Iglesia y de otras religiones.

Lea más historias sobre la gira ministerial latinoamericana.

El élder Cook dijo que los líderes gubernamentales como el presidente Duque están familiarizados con el gran intelecto del presidente Nelson. Pero están sorprendidos de que “él sea muy amable, humilde, personal y esté interesado en ellos «.

El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, centro, y el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, izquierda, presentan regalos mientras se reúnen con el presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, a la derecha, en Bogotá, Colombia, el lunes 26 de agosto de 2019.
El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, centro, y el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, izquierda, presentan regalos mientras se reúnen con el presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, a la derecha, en Bogotá, Colombia, el lunes 26 de agosto de 2019.

Hablaron «sobre la familia y los niños y tratar de tener mejores hogares», agregó el élder Cook.

Cuando el presidente Nelson le preguntó al presidente Duque cómo podía ayudarlo la Iglesia, dijo algo muy simple pero poderoso, dijo el élder Falabella.

“Él dijo: ‘Por favor, oren por mí’. Y esa es una señal de que es un hombre religioso, de que cree en Dios”, dijo el élder Falabella.

Acercándose a Dios

Antes del devocional, el presidente Nelson también habló a un grupo de jóvenes sobre la oración.

Rosa Serrano, de 17 años, es la mayor de tres hijos en su familia. Su madre está luchando contra el cáncer en etapa avanzada.

«He podido acercarme (a Dios)», dijo. “Me ha ayudado a suavizar mi corazón. El Señor nos da pruebas y Él sabe que podemos salir del otro lado”.

Ahora, después de reunirse con el presidente Nelson, «Sé que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la verdadera Iglesia», dijo.

Los jóvenes en la audiencia se estiran a petición del presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, durante un devocional de la gira ministerial latinoamericana en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019. Al centro está Nahomi Campo.
Los jóvenes en la audiencia se estiran a petición del presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, durante un devocional de la gira ministerial latinoamericana en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019. Al centro está Nahomi Campo. Credit: Ravell Call

Rosa dijo que también sabe que con fe puede superar sus pruebas.

Elian Aguirre, de 15 años, dijo que «fue magnífico» conocer al presidente de la Iglesia.

“Fue hermoso sentir el Espíritu. Se sintió bien estrecharle la mano. No tengo palabras para describirlo».

Elian, el único santo de los últimos días en su familia, dijo que el presidente Nelson —quien también asistió a la iglesia solo cuando era adolescente— le dio el valor de invitar a su madre a ir a la iglesia e ir a una misión.

‘Buen ánimo’

El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, besa a su esposa, la hermana Wendy Nelson, después de que ella hablara en un devocional durante la gira ministerial latinoamericana en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019.
El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, besa a su esposa, la hermana Wendy Nelson, después de que ella hablara en un devocional durante la gira ministerial latinoamericana en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019. Credit: Ravell Call

La hermana Wendy Nelson también se refirió al poder de la fe durante su discurso devocional. Ella pidió a la congregación que «oren por lo que necesitan».

“Hermanos y hermanas, es mi testimonio que los cielos se abrirán cuando oremos, ‘Por favor, ayúdenme a completar la medida de mi creación’.

«Los cielos se abrirán y continuarán abriéndose a medida que sigamos con cada impresión que nos llegue».

El élder Cook, que marca su primer viaje a Ecuador, pidió a los Santos de los Últimos Días aquí que «estén atentos a la música de la fe».

Por favor, comprendan que la fe en el Señor Jesucristo y el guardar sus mandamientos «es y siempre será la prueba definitiva de mortalidad», dijo. «Por encima de todo lo demás, cada uno de nosotros debe darse cuenta de que cuando uno es sordo a la música de la fe, él o ella está desafinado con el Espíritu».

Citando al presidente Nelson, el élder Cook dijo mediante revelación personal que los santos de los últimos días pueden recibir su propio testimonio de que el Libro de Mormón es la palabra de Dios, que Joseph Smith es un profeta y que esta es la Iglesia del Señor.

El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Wendy Nelson, y el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Mary Cook, saludan a los asistentes después de un devocional en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019.
El presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa, la hermana Wendy Nelson, y el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Mary Cook, saludan a los asistentes después de un devocional en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred

«Nuestra doctrina es clara: debemos ser positivos», dijo. “Hacemos hincapié en nuestra fe, no en nuestros miedos. Nos regocijamos en la seguridad del Señor de que Él nos respaldará y nos dará orientación y dirección».

La hermana Mary Cook le pidió a la congregación que enseñara a sus hijos sobre Cristo.

«Testifico que nuestros hijos serán bendecidos mientras les enseñamos en nuestros hogares», dijo la hermana Cook.

Los misioneros llegaron a Ecuador en 1965, y la Misión de Ecuador se creó cinco años después. Ahora hay 249,000 miembros, 218 centros de reuniones y un templo en el país.

El coro canta durante un devocional en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019.
El coro canta durante un devocional en Quito, Ecuador, el lunes 26 de agosto de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred