«Tenemos mucho que hacer», dice el presidente Nelson al terminar la gira ministerial latinoamericana en Brasil

SAO PAULO – Momentos después de completar su Gira Ministerial Latinoamericana– y despedirse con sentimiento de 37,000 miembros brasileños de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días agitando pañuelos blancos – El presidente Russell M. Nelson dijo que aún queda mucho trabajo por hacer.

«Quiero que nuestros miembros sepan que la Restauración es un proceso continuo», dijo el domingo 1 de septiembre.

«Y tenemos mucho que hacer antes de que el Señor vuelva otra vez».

El presidente Nelson, que cumplirá 95 años el 9 de septiembre, viajó 23,784 kilómetros y se reunió con 344,452 personas en total en Guatemala, Colombia, Ecuador, Argentina y Brasil durante la gira de nueve días por cinco países, que inició el 24 de agosto.

Acompañado por su esposa, la hermana Wendy Nelson, y el élder Quentin L. Cook, del Quórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Mary Cook, el presidente Nelson ahora ha recorrido 157,768 kilómetros en seis continentes, 28 naciones y 43 ciudades desde enero de 2018.

‘Nunca será olvidado’

Decenas de miles de santos de los últimos días llenaron el Centro de Convenciones Anhembi en Sao Paulo —y capillas en todo Brasil que recibieron la transmisión de la reunión del domingo—  para el devocional final de la gira ministerial latinoamericana.

Al despedirse del presidente Nelson, los miembros agitaron «un mar de pañuelos blancos que se extendía hasta donde llegaba la mirada, casi en todas las direcciones», dijo el élder Cook. Miembros simbólicos de la Iglesia «de la gran fe de los santos aquí en Brasil» comenzaron a llenar los asientos en el lugar cinco horas antes de que comenzara la reunión.

Los asistentes escuchan durante un devocional con el presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Sao Paulo, Brasil, el domingo 1 de septiembre de 2019.
Los asistentes escuchan durante un devocional con el presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Sao Paulo, Brasil, el domingo 1 de septiembre de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred

El presidente Nelson, quien entregó diferentes mensajes en cada país de la gira, habló en Brasil sin discurso escrito. «Creo que es increíble que el presidente Nelson suba sin notas, sin texto, con 37,000 personas y pronuncia un mensaje tan sagrado y profundo que sea completamente coherente y satisfaga absolutamente las necesidades de las personas que estaban allí», dijo el élder Cook. «Esta fue una experiencia que nunca será olvidada por quienes estuvimos aquí».

El profeta les pidió a los niños de la congregación que se pusieran de pie y les pidió a sus padres que les enseñaran sobre la oración, los templos, el diezmo, el cuidado de sus cuerpos y sobre la expiación y la vida eterna. «Creo que algunos de estos niños que tienen son algunos de los niños más brillantes que el Señor ha dejado venir al planeta Tierra», dijo.

La hermana Wendy Nelson habla durante un devocional en Sao Paulo, Brasil, el domingo 1 de septiembre de 2019.
La hermana Wendy Nelson habla durante un devocional en Sao Paulo, Brasil, el domingo 1 de septiembre de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred

Hablando de contención y recordando el eslogan de conducción segura de «Cero fatalidades» en Utah, la hermana Nelson habló sobre tener «cero contención».

«La doctrina del Salvador es ‘contención cero’, cero», dijo.

El élder Cook pidió a los miembros de la Iglesia en Brasil que se unan a través de una historia compartida de la Iglesia, haciendo de sus hogares santuarios de fe e incluyendo a otros. «Estamos unidos por nuestro amor y fe en Jesucristo y como hermanos y hermanas de un amoroso Padre Celestial».

La hermana Cook alentó a los miembros a asistir al templo. «Cada vez que visitamos el templo y realizamos ordenanzas allí, estamos caminando en tierra santa», dijo.

Historia de riqueza

La Iglesia tiene una historia de riqueza en Brasil, donde los misioneros llegaron por primera vez en 1928. Las primeras copias del Libro de Mormón se imprimieron en 1940. Antonio Carlos de Camargo, que entonces tenía 18 años, se unió a la Iglesia en 1947.

En 1954, asistió a una reunión con el presidente David O. McKay, el primer profeta santo de los últimos días en visitar el país. El devocional de 1954 se llevó a cabo en un pequeño edificio alquilado y asistieron unas 250 personas.

«Se puede ver la diferencia: 250 a 37,000″, dijo después de la reunión. “Qué progreso tan impresionante ha hecho la Iglesia aquí en Brasil… Apenas puedo imaginarlo en otros 20 o 30 años. Este aumento se va a multiplicar».

Aquellos afuera del Centro de Visitantes del Templo de Sao Paulo saludan al presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Sao Paulo, Brasil, el 31 de agosto de 2019.
Aquellos afuera del Centro de Visitantes del Templo de Sao Paulo saludan al presidente Russell M. Nelson de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Sao Paulo, Brasil, el 31 de agosto de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred

El padre de Glaucia Regina Caverni Barreto, Orlando Alberto Caverni, cantó en el coro cuando el presidente McKay lo visitó en 1954. Enseñó a sus hijos a tocar el piano para que pudieran ayudar en la iglesia.

El domingo, Glaucia Caverni dirigió el coro durante la visita del presidente Nelson y el élder Cook. «Estoy seguro de que (mi padre) estuvo aquí con nosotros», dijo Caverni.