Cómo los Uchtdorf han cerrado un ciclo desde la organización de la casa abierta del Templo de Frankfurt hace 32 años

FRIEDRICHSDORF, Alemania — En un día de fines de verano en 1987, el élder Russell M. Nelson, el élder Neal A. Maxwell y el élder Joseph B. Wirthlin le dijeron al presidente del comité del Templo de Frankfurt Alemania que querían estirar sus piernas durante unos minutos antes de la dedicación del templo.

El presidente del comité, un presidente de estaca de 46 años y piloto principal de Lufthansa llamado Dieter Uchtdorf, rápidamente fue a buscar a su hijo de 17 años.

“Pensé: ‘Qué oportunidad maravillosa para que Guido esté con tres apóstoles’”, recordó esta semana. “Fue un momento maravilloso”.

La foto de esa caminata es uno de los tesoros de la familia Uchtdorf. Tienen planeado repetirla este fin de semana durante la casa abierta del recientemente renovado Templo de Frankfurt. “Quiero caminar con mi hijo y su familia por esa misma calle”, dijo el élder Uchtdorf.

El élder Dieter F. Uchtdorf habla con periodistas frente al Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019.
El élder Dieter F. Uchtdorf habla con periodistas frente al Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019. Credit: Flavio De Feo, Intellectual Reserve, Inc.

Esa caminata y la nueva fotografía que tomarán simbolizará un ciclo que se completa para los Uchtdorf y también para la Iglesia en Alemania, en estos 32 años desde que recibieron a los profetas, videntes y reveladores en una ciudad que, al principio, se resistía con fuerza a tener un templo. Muchas cosas han cambiado en tres décadas. Una de ellas es que el élder Uchtdorf es el apóstol que camina por las calles de la ciudad en esta casa abierta, y él tiene la asignación de rededicar el templo el 20 de octubre. Mientras tanto, los líderes y residentes de Friedrichsdorf — la localidad donde se ubica el templo — dicen que aman el templo tal como el difunto presidente Gordon B. Hinckley les prometió que lo harían.

Dondequiera que los Uchtdorf miraron esta semana, han comprobado en cada ocasión hasta qué punto se ha cerrado un ciclo desde aquellos dos años en los que el élder Uchtdorf estuvo presidiendo el comité del templo.

Cuando era un niño de 11 años, Dieter Uchtdorf se escapó de la Europa oriental comunista con su mamá. Ellos eran refugiados. Unos años después, él pensó en irse de Alemania occidental.

“Cuando era adolescente, íbamos al muelle casi cada semana para despedir a la gente que inmigraba a los Estados Unidos”, dijo él.

Esas inmigraciones redujeron los números de la Iglesia aquí.

La hermana Harriet Uchtdorf de visita con misioneras en el Centro de Visitantes del Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019.
La hermana Harriet Uchtdorf de visita con misioneras en el Centro de Visitantes del Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019. Credit: Flavio De Feo, Intellectual Reserve, Inc.

“Cuando mi familia se unió a la Iglesia, nuestro barrio estaba totalmente lleno”, dijo la esposa del élder Uchtdorf, la hermana Harriet Uchtdorf. “Pero la gente no dejaba de irse.”

Luego llegó el consejo de Theodore M. Burton, que presidía las misiones europeas y de Alemania occidental, y que llegó a ser una autoridad general de la Iglesia.

“Él dijo que deberíamos quedarnos en casa y edificar el reino aquí”, dijo el élder Uchtdorf. “Para mí era normal inmigrar a los Estados Unidos. Pero él dijo: ‘Quédense. Quédense aquí.’ Era una época en que aún no teníamos un templo. Él dijo: ‘Quédense, y el templo llegará’”.

Los templos sí llegaron — en 1955 a Suiza; en 1985 a Freiberg en Alemania oriental; y en 1987 a Frankfurt en Alemania occidental.

El presidente Burton ordenó al joven Dieter al oficio de élder antes de que se fuera a la Fuerza Aérea y le escribió una carta personal dándole aliento.

“Para mí y para muchos de los que están aquí, Theodore M. Burton tiene un papel clave en lo que respecta a la razón por la que estamos aquí y por la que hay un templo aquí”, dijo el élder Uchtdorf.

Otro ciclo que se cerró recientemente fue cuando el nieto del presidente Burton, James Burton, le dijo al élder Uchtdorf que la familia tenía una copia de la primera edición del Libro de Mormón y que querían donarla a Frankfurt. El martes, el élder Uchtdorf le mostró ese Libro de Mormón y tres de las primeras copias en idioma alemán a Wolfgang Thielman, periodista de Die Zeit, un periódico semanal nacional con una circulación de impresión de más de 500 000 ejemplares. Eso fue luego de que el élder Uchtdorf le diera a Thielman un recorrido por el templo renovado.

El élder Dieter F. Uchtdorf, izquierda, le enseña a Wolfgang Thielman — periodista de Die Zeit, un gran e importante periódico alemán — la estatua del Christus en el Centro de Visitantes del Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019.
El élder Dieter F. Uchtdorf, izquierda, le enseña a Wolfgang Thielman — periodista de Die Zeit, un gran e importante periódico alemán — la estatua del Christus en el Centro de Visitantes del Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019. Credit: Flavio De Feo, Intellectual Reserve, Inc.

James Burton estará en la rededicación del templo el mes próximo. El élder Uchtdorf le ha pedido que diga unas palabras.

Theilman entrevistó extensamente al élder Uchtdorf, otro paralelismo con 1987. Durante la casa abierta original, una red de televisión nacional alemana le pidió al muy ocupado presidente del comité del templo que hiciera una entrevista en vivo. Era una época caótica y tensa, con preocupaciones reales sobre la imagen pública de la Iglesia en Friedrichsdorf y en Alemania. Los miembros de la Iglesia oraron y ayunaron por él, aunque él no lo sabía.

“Estuve sentada frente a la televisión orando todo el tiempo”, dijo la hermana Uchtdorf. “Sabíamos que algunos periodistas podrían intentar atacarlo o avergonzarlo”.

Se había programado que la entrevista durara dos minutos, porque el reportero esperaba que un video de un choque llegara a la estación. Pero no llegó. La entrevista se alargó por casi nueve minutos. En el video, el élder Uchtdorf es joven, elegante y seguro. Fue un momento histórico para la Iglesia, que resonó entre los miembros y los misioneros.

En 1984, Dieter Uchtdorf era un hombre ocupado. Tenía responsabilidades significativas tanto con Lufthansa como con su sindicato, y luego lo nombraron piloto principal. Entonces, el élder Wirthlin lo entrevistó durante la búsqueda para un nuevo presidente de estaca. El élder Uchtdorf dijo que había asumido estar “totalmente fuera de escena” porque tenía tantas cosas que hacer.

Sin embargo, el élder Wirthlin le extendió el llamamiento para ser el presidente de estaca. Un año después, el presidente de área, el élder Carlos E. Asay, le pidió que añadiera más a su plato y que presidiera el comité del templo para la casa abierta y la dedicación.

“No sabía en lo que me estaba metiendo”, dijo él. “Comencé y me di cuenta cuánto trabajo daba. Afortunadamente, mi horario de trabajo era flexible y me brindaba recursos adicionales”.

“Sabía qué llamadas eran de Lufthansa y cuáles eran de la Iglesia”, dijo la hermana Uchtdorf.

Dieter F. Uchtdorf, que servía como presidente del comité del Templo de Frankfurt, y su hijo Guido, posan con el élder Joseph B. Wirthlin, el élder Neal A. Maxwell y el élder Russell M. Nelson durante la casa abierta del Templo de Frankfurt Alemania en 1987.
Dieter F. Uchtdorf, que servía como presidente del comité del Templo de Frankfurt, y su hijo Guido, posan con el élder Joseph B. Wirthlin, el élder Neal A. Maxwell y el élder Russell M. Nelson durante la casa abierta del Templo de Frankfurt Alemania en 1987. Credit: Cortesía de Dieter F. Uchtdorf

Muchas veces, luchaban para completar las tareas de lo que se convirtió en una casa abierta de alcance masivo que atrajo a 70 000 personas, con filas que se extendían a lo largo de toda la manzana. Los Uchtdorf balancearon su vida familiar, su trabajo, su responsabilidad en la presidencia de estaca, la casa abierta y la dedicación durante un mes que parecía nunca terminar.

 “En retrospectiva, Harriet y yo nos preguntamos: ‘¿De verdad este mes tuvo solo 30 días?’ Parecieron 45”.

Ese mes incluyó momentos especiales, como la caminata con su hijo y tres apóstoles. Una casa abierta exitosa. Una oración dedicatoria del templo por parte del presidente de la Iglesia, Ezra Taft Benson.

“Estaba totalmente entusiasmado”, dijo el élder Uchtdorf. “¡Wow! Tenemos un templo aquí en Frankfurt”.

 “Cada noche de la casa abierta, teníamos una reunión con el equipo al terminar el día”, añadió. “Había un entusiasmo maravilloso. Ahora algunas de esas personas están en sillas de ruedas, pero todavía recuerdan aquellos días”.

El élder Uchtdorf ni se imaginaba que iba a tener una gran sorpresa por parte del nuevo alcalde de Friedrichsdorf un año después.

El antiguo alcalde perdió su cargo luego de que él y el ayuntamiento aprobaran el templo. La batalla por el permiso había sido intensa. Karl Günther Petry, de 80 años, era parte del ayuntamiento de la ciudad de Friedrichsdorf en ese momento. Todavía lo es y lo ha sido desde 1968. La semana pasada, el abogado local recibió una conmemoración por sus 51 años de servicio como concejal.

Karl Günther Petry, quien ha servido en el ayuntamiento de la ciudad de Friedrichsdorf durante 51 años, posa frente al Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019.
Karl Günther Petry, quien ha servido en el ayuntamiento de la ciudad de Friedrichsdorf durante 51 años, posa frente al Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019. Credit: Flavio De Feo, Intellectual Reserve, Inc.

Él dijo que un partido político quería construir casas en el sitio del templo, donde anteriormente había estado una antigua fábrica de fideos. Petry pensaba que aquello significaría mucho tráfico adicional en el centro de esa ciudad que se encontraba unos 19 kilómetros al norte de Frankfurt.

 “Fue una decisión difícil”, dijo Petry. “Los protestantes comenzaron una guerra en contra del templo”.

La iglesia luterana envió un sacerdote experto en sectas religiosas a Friedrichsdorf para hablar en contra del templo, dijo Petry. El sacerdote habló en las reuniones públicas del ayuntamiento y la controversia aumentó.

“Ese sacerdote nos dijo que los mormones son del diablo”, dijo Petry.

Él y sus aliados políticos decidieron averiguar por su cuenta. Viajaron a Berna, Suiza, a ver el templo de allí. Visitaron al sacerdote protestante local, al católico, y asistieron al barrio de los santos de los últimos días.

“Les preguntamos: ‘¿Tienen problemas con los mormones en la ciudad?’ Ellos respondieron: ‘No, no tenemos problemas’. Luego fuimos al barrio y fuimos bienvenidos”.

“Volvimos con la convicción de que estaría bien permitir que los mormones edificaran su templo aquí”.

El élder Dieter F. Uchtdorf, izquierda, le enseña a Wolfgang Thielman — periodista de Die Zeit, un gran e importante periódico alemán — una vitrina que expone cuatro de las primeras copias del Libro de Mormón en alemán e inglés en el Centro de Visitantes del Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019.
El élder Dieter F. Uchtdorf, izquierda, le enseña a Wolfgang Thielman — periodista de Die Zeit, un gran e importante periódico alemán — una vitrina que expone cuatro de las primeras copias del Libro de Mormón en alemán e inglés en el Centro de Visitantes del Templo de Frankfurt en Friedrichsdorf, Alemania, el martes 10 de septiembre de 2019. Credit: Flavio De Feo, Intellectual Reserve, Inc.

Petry y otros de los que tomaron la decisión todavía asisten cada año a la celebración navideña en la villa de 1890 que la Iglesia aceptó conservar en la propiedad.

“Me gusta más que cualquier otra celebración navideña de Alemania”, dijo Petry. “No me arrepiento del templo para nada. De hecho, el nuevo hostal que construyeron al costado de la carretera Taunusstrasse en el terreno del templo es magnífico. El templo ya es bienvenido aquí hace tres décadas. Ya no hay más críticas. Yo tenía la esperanza de que todo iría bien una vez que el templo estuviera construido, y eso es lo que sucedió. No tenemos ningún desafío con los mormones, de hecho, los muchos visitantes que vienen aquí visitan nuestros negocios y comen en nuestros restaurantes.

“Para Friedrichsdorf, es una gran ganancia. Somos famosos en todo el mundo, incluso en América. Los mormones de todo el mundo han oído sobre nuestra ciudad”.

Petry recorrió el templo el miércoles.

“Lo considero más hermoso que antes”, dijo sobre la renovación. “El bautisterio es muy diferente. Me parece más lindo. Los jardines son maravillosos. Es un punto central exitoso de Friedrichsdorf”.

El bautisterio del Templo de Frankfurt Alemania.
El bautisterio del Templo de Frankfurt Alemania. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Un año después de la dedicación del templo, el nuevo alcalde se acercó al élder Uchtdorf, haciéndole una oferta asombrosa e inesperada. El templo era un éxito tan grande, dijo el alcalde, que la ciudad deseaba que la Iglesia comprara otro terreno y construyera un centro de capacitación misional.

“La gente pasó de criticarnos a darnos la bienvenida”, dijo el élder Uchtdorf. Entre risas, agregó: “Esperaban pequeños cuernos, pero en realidad eran aureolas. Algunas veces las personas tienen la impresión de que somos cerrados. Aquí, ahora nos ven como abiertos y acogedores”.

Puede que el élder Uchtdorf sea la única persona en servir como presidente del comité del templo y luego volver para rededicar el mismo templo luego de una renovación. El presidente Thomas S. Monson lo había involucrado profundamente en la renovación, pero luego de que murió, las asignaciones cambiaron.

Entonces, durante una reunión semanal de la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles en el Templo de Salt Lake, el presidente Nelson leyó la lista de asignaciones para las dedicaciones de los templos.

“Cuando escuché mi nombre junto a Frankfurt, no grité ni salté”, dijo el élder Uchtdorf. “Me quedé quieto y agradecido. Sentí una gratitud tan profunda”.

El frente del Templo de Frankfurt Alemania, fotografiado antes del comienzo de la casa abierta al público que se lleva a cabo desde el 13 al 28 de septiembre de 2019.
El frente del Templo de Frankfurt Alemania, fotografiado antes del comienzo de la casa abierta al público que se lleva a cabo desde el 13 al 28 de septiembre de 2019. Credit: Tad Walch, Deseret News

“Por supuesto que, emocionalmente, significa mucho. En realidad, nunca había pensado en esto. Simplemente nos acoplamos y hacemos lo que se nos pide. En verdad, hacemos lo que se nos concede hacer. Es un profundo sentimiento de alegre gratitud”.

Aunque él será una constante en la rededicación, muchas cosas han cambiado desde la dedicación original. Friedrichsdorf no tenía un barrio o una rama cuando se construyó el templo, pero este se ha convertido en un imán. Ahora hay un centro de estaca en el terreno del templo, que sirve de hogar del Barrio y la Estaca Friedrichsdorf, así como de otro barrio más.

“Recuerdo cómo, hace 32 años, los adolescentes formaban fila en un túnel poniendo cobertores de zapatos en los pies a más de 70 000 personas que vinieron a la casa abierta”, dijo el élder Uchtdorf. “Actualmente, son obispos, presidentes de estaca, y presidentas de la Sociedad de Socorro. Eso me da mucha esperanza para el futuro de la Iglesia en Alemania. Ahora sus hijos ponen cobertores de zapatos a los visitantes en esta casa abierta. Estas familias multigeneracionales son una gran fortaleza. Necesitamos más. Los hijos de los nuevos conversos a la Iglesia tendrán la misma experiencia en esta casa abierta y criarán familias que tengan experiencias similares en el futuro”.

A medida que el élder y la hermana Uchtdorf junto con su hija, Antje, caminaban por los terrenos a principios de esta semana, dirigiendo recorridos para los periodistas y líderes gubernamentales y religiosos, sus rostros se iluminaban una y otra vez al ver, saludar y abrazar a viejos amigos.

“Aquí tenemos una joya”, dijo el élder Uchtdorf. “Una joya espiritual”.