Video: Presidente Ballard y élder Christofferson comparten su misión de convertir ‘a todo el mundo’

Para el presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, estar en el lugar de nacimiento de José Smith en Sharon, Vermont fue una tierna experiencia.

Acompañado por el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ambos hablaron en un video de Church News sobre su visita de tres días a Nueva Inglaterra.

Como director del comité de asignaciones, el presidente Ballard dijo que analizó la disponibilidad del Cuórum de los Doce Apóstoles porque no iba a hacer esta visita a Nueva Inglaterra él solo, bromeó.

“Lo incluí directamente en esta asignación y estoy muy feliz de que esté conmigo”, dijo el presidente Ballard, refiriéndose al élder Christofferson.

Ver más videos de Church News aquí.

El presidente Ballard y el élder Christofferson se conocen desde el año 1982, exactamente tres años antes de que el presidente Ballard fuera llamado al Cuórum de los Doce Apóstoles en el año 1985. En aquella época, el entonces élder Ballard llamó al élder Christofferson, quien en ese momento era “tan solo un muchacho”, a ser presidente de estaca en Tennessee.

“Qué privilegio especial es estar con el presidente Ballard, y poder salir en una asignación juntos”, dijo el élder Christofferson. “Es bastante inusual, incluso ahora; usualmente vamos de uno en uno, uno aquí, otro allá; pero el hecho de ser compañeros — no puedo describir en palabras cuán maravilloso ha sido para mí y para mi esposa”.

El presidente Ballard añadió que mientras están en dicha asignación, tienen la misión de convertir “a todo el mundo” al evangelio de Jesucristo.

“Ese es el espíritu de los que estamos en el Cuórum de los Doce Apóstoles, incluida la Primera Presidencia”, comentó. “Nos amamos unos a otros. Nos sostenemos unos a otros. Y la asignación que tenemos es grande. Simplemente tenemos la asignación de, ya saben, convertir a todo el mundo. Son solo unos 7 mil millones a los que estamos tratando de llegar, no es una tarea fácil. Y nos sentimos como hermanos en el evangelio de Jesucristo, encargados y comisionados para llevar el nombre de Jesucristo y de Su Iglesia al mundo”.