Este hombre recibió un llamamiento del profeta en persona para ser misionero de templo. Luego de 40 años, ha efectuado más de 13 000 investiduras

De martes a viernes, cada semana, Dennis Preece fielmente sale de la cama cerca de las 6 a.m. sin necesidad de usar una alarma. Lo ha hecho durante tanto tiempo que su cuerpo simplemente ya lo sabe.

Luego de tomar una ducha, Preece se pone una camisa blanca y una corbata. Todo está preparado desde la noche anterior.

El anciano de 69 años tiene un escritorio al lado de su cama, donde descansan algunos objetos valiosos para él, como un calendario en el que ha marcado con cuidado la cantidad de ordenanzas del templo que ha hecho, una pequeña libreta de espiral donde ha escrito los nombres de esas personas, y su recomendación personal para el templo. Hay miles de nombres anotados en múltiples libretas.

Una de las paredes de su dormitorio está cubierta de placas y certificados enmarcados, en los que se reconocen sus años de servicio en el templo, junto con decenas de fotos de Preece frente a varios templos santos de los últimos días.

Cuando todo está listo, Preece parte hacia el Templo de Ogden Utah, que queda a 10 o 15 minutos en auto del lugar donde vive junto a su hermana viuda, Karen Miner. Su plan es asistir a sesiones consecutivas de investidura. Algunas veces, en el pasado, llegaba en autobús, pero actualmente va al templo en auto con su hermana, algún vecino o un miembro del barrio.

Desde que recibió un llamamiento del profeta en persona, en 1979, la vida de Preece ha girado en torno a la obra del templo. De acuerdo con sus registros, al día de hoy, Preece ha llevado a cabo ordenanzas del templo en favor de más de 13 100 personas fallecidas.

Dennis Preece en la puerta del Templo de Ogden Utah, el miércoles 30 de octubre de 2019.
Dennis Preece en la puerta del Templo de Ogden Utah, el miércoles 30 de octubre de 2019. Credit: Trent Toone, Deseret News

“He hecho más obra del templo que cualquier otra persona de la Iglesia”, dice Preece con gusto, pero sin rastros de arrogancia.

“No creo que sea así, Dennis, eso no lo sabemos”, dice su hermana Karen con paciencia. “Pero has hecho mucho.”

Preece y su hermano gemelo Randall nacieron de seis a siete semanas antes de tiempo en 1949. Dennis nació en posición podálica. Durante un tiempo corto, se puso azul debido a la falta de oxígeno. Pesó 1.360 kilos.

Su hermano “Randy” pesó 1.800 kilos y murió antes del año.

Como resultado, Dennis Preece tiene necesidades especiales. Él lucha con algunas dificultades mentales y físicas, pero puede hacer muchas de las cosas básicas.

A pesar de sus desafíos, algo siempre ha sido cierto: Dennis ama La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

“Siempre ha amado la Iglesia”, dijo Miner.

Preece recibió su primera recomendación para el templo en 1974, pero su vida cambió en 1979 cuando conoció al presidente Spencer W. Kimball.

En ese momento, Preece estaba muy desalentado por no poder servir una misión. Un bondadoso vecino de Pleasant View que conocía al presidente Kimball hizo los arreglos para que Dennis y sus padres fueran a las oficinas generales de la Iglesia el 24 de abril de 1979 a reunirse con el presidente Kimball. Preece dijo que estaba nervioso en extremo por conocer al profeta, pero se tranquilizó cuando el presidente Kimball le tomó la mano amablemente, lo miró a los ojos y le dio una asignación.

“Me dijo que sería un misionero de templo”, dijo Preece con algo de emoción. “Su trabajo en la tierra es la obra del templo.”

Preece aceptó ese llamamiento. Al 31 de octubre, este santo de los últimos días de 1.61 metros ha llevado a cabo 13 135 investiduras en 46 templos diferentes, sumadas a las demás ordenanzas del templo que ha hecho. Él lo sabe debido a que ha registrado meticulosamente cada número en su calendario y cada nombre en su libreta. Es algo que su madre lo alentó a hacer, para ayudarle a mantener sus habilidades de escritura, dijo Miner.

Cuando el Templo de Ogden cerró por renovaciones, Preece consiguió que lo llevaran a los templos de Logan, Brigham City, Bountiful, Salt Lake y otros templos de Utah. También insistió en asistir a los templos de los lugares a donde su familia viajaba de vacaciones, dijo su hermana.

“Tarda aproximadamente tres años para hacer 1000 investiduras”, dijo Miner.

Gracias a Preece, la asistencia al templo en el Barrio Forest Green de la Estaca Ogden Utah Weber Heights es alta. Además de los nombres de sus propios familiares (por cierto, ama la historia familiar y visitar los cementerios donde están enterrados sus antepasados), ha llevado a cabo cientos de ordenanzas por los familiares de al menos la mitad de los miembros de su barrio, dijo su hermana.

Preece informa su progreso cada semana entregando una nota con sus números actualizados a su obispo, Frank Browning, o a un consejero.

“Cada semana recibo una”, dijo el obispo Browning. “Dennis es tan fiel como puede. Puedo imaginar que la multitud que lo esperará será bastante grande cuando llegue al otro lado del velo.”

Cuando llegó al No 13 000 el 6 de julio, le dieron un certificado luego de una reunión del barrio. También recibió una carta especial firmada por la presidencia del Templo de Ogden. Preece tiene un tierno cariño por los presidentes y directoras de templos.

Dennis Preece sostiene una carta enmarcada de parte de la presidencia del Templo de Ogden en la que se lo reconoce por haber alcanzado las 13 000 investiduras en junio de 2019.
Dennis Preece sostiene una carta enmarcada de parte de la presidencia del Templo de Ogden en la que se lo reconoce por haber alcanzado las 13 000 investiduras en junio de 2019. Credit: Foto brindada por Paul Heiner

“Eres extraordinario, Dennis. Te queremos mucho”, escribió la presidencia del templo en la carta. “Amamos tu sonrisa, tu entusiasmo y la forma en que continúas asistiendo al templo. Gracias por siempre pasar para contarnos cómo te está yendo en esta gran obra.”

Paul Heiner, un amigo y miembro del barrio, utilizó el Dee Events Center de la Weber State University, que tiene 11 500 asientos, para ilustrar la amplitud del servicio de Preece en el templo.

“Me imagino el Dee Events Center, que está cerca de su hogar, lleno hasta su capacidad máxima de cerca de 12 000 personas”, dijo Heiner. “Una multitud incluso mayor a esa estará celebrándolo gozosa cuando lo reciba al otro lado del velo, debido a su servicio dedicado en el templo. ¿Pueden imaginarlo? Esta obra ha sido la misión de su vida. Él es una gran inspiración.”

Si están pensando en darle algunos nombres para que haga por ustedes, “hagan fila”, dijo el obispo Browning.

“Todas las personas del barrio le dan nombres. Él continúa trabajando en ellos”, dijo el obispo. “Esa es su vida. Ha hecho esto durante años y años.”

La obra del templo hace feliz a Preece. Si falta unos pocos días comienza a sentirse malhumorado y deprimido, dijo Miner.

“Algunos días, si no ha ido al templo, es como tener un niño de 5 o 6 años”, dijo Miner, que sirve en el Templo de Ogden los sábados. “Cuando va al templo, de repente se convierte en un hombre encantador, cordial y educado. Es maravilloso. El templo tiene una influencia tan poderosa sobre él. … El Padre Celestial ha puesto Su mano en la vida de Denny.”

A menudo, Preece piensa en su hermano Randy, y se siente cerca de él en el templo.

“Randy es mi ángel guardián. Pienso que está allí (del otro lado del velo) ayudándome”, dijo Preece. “Él está haciendo la obra allí y yo estoy haciéndola aquí.”

Servir en el templo también ha fortalecido la relación de Preece con Jesucristo. Dennis cumplirá 70 el Día de Acción de Gracias. Está saludable y no piensa aminorar el ritmo por lo pronto.

“Me siento tan cerca a nuestro Salvador porque esta es Su casa y, cuando asisto, siento el Espíritu del Salvador”, dijo Preece. “Siento paz.”