Video: Cómo los Santos de los Últimos Días del Sureste de Asia están destinados a ser una fuerza positiva

El presidente Russell M. Nelson y el élder D. Todd Christofferson del Cuórum de los Doce Apóstoles acaban de terminar su ministerio en el Sureste de Asia.

Durante sus visitas en Vietnam, Camboya, Singapur e Indonesia, el presidente Nelson y el élder Christofferson expresaron su fe en los Santos de los Últimos Días de cada país y cómo pueden ayudar en el crecimiento de la Iglesia.

“Creo que fue un mensaje especialmente importante en este momento que el presidente de la Iglesia venga a ver a un grupo relativamente pequeño y con su presencia decir: ‘Ustedes importan. Ustedes están en nuestro corazón, ustedes están en nuestros pensamientos y en nuestras oraciones. El Señor los tiene presente. Y nosotros los tenemos presente’”, dijo el élder Christofferson en un video de Church News. “Tal vez esta sea una época emotiva, un nuevo comienzo para la Iglesia aquí, pero crecerá. Será fuerte”.

Davy Monlong posa para una foto con sus hijas, Rebecca, Roniya y Rachel, antes de un devocional de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Nom Pen, Camboya, el 19 de noviembre de 2019.
Davy Monlong posa para una foto con sus hijas, Rebecca, Roniya y Rachel, antes de un devocional de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Nom Pen, Camboya, el 19 de noviembre de 2019.

El élder Christofferson agregó que los Santos de los Últimos Días en el Sureste de Asia son una parte clave en avanzar la obra del Señor.

“Creo que están destinados a ser una fuerza en la Iglesia y en el recogimiento de Israel y toda la obra de los Últimos Días del Señor”, dijo él. “El Señor en realidad tiene presentes a estos miembros de la Iglesia. Son importantes para el futuro. Son pioneros. Y tienen un lugar especial, creo yo, en Su corazón y en Sus pensamientos”.

El presidente Nelson señaló lo capaces que son los miembros de la Iglesia en el Sureste de Asia y que se avecinan tiempos emocionantes.

“Conocemos a estas personas, las queremos, y sentimos compasión hacia ellos cuando tienen dolor, y nos regocijamos con ellos cuando tienen alegría”, dijo el presidente Nelson. “Esta es Su obra, Él la dirige, y nosotros tenemos la oportunidad de participar. En verdad es muy emocionante”.