Presidente Nelson extiende importante invitación a todos los Santos de los Últimos Días en 2020

El primer día de 2020 — el año en que se cumple el bicentenario de la Primera Visión — el presidente Russell M. Nelson les pidió a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que compartan el evangelio con los demás.

En un mensaje publicado en sus cuentas de Facebook, Twitter e Instagram el 1 de enero de 2020, el presidente Nelson recordó cuando, en la conferencia general de octubre, designó a 2020 como un período bicentenario de conmemoración de los 200 años desde que “Dios el Padre y Su Amado Hijo, Jesucristo, aparecieron a José Smith en una visión”.

“Ese evento singular de la historia humana inició la restauración del evangelio del Señor — una restauración en desarrollo que continúa en la actualidad”, escribió él.

El presidente Nelson escribió que Dios ama a todos Sus hijos y tiene una visión para cada uno.

“Tal como Él escuchó la oración de José en 1820, Él los escucha a ustedes y desea hablarles por medio del Espíritu”.

El presidente Nelson extendió una invitación especial a los Santos de los Últimos Días: “Los invitamos a ser una parte importante de compartir el mensaje de la restauración continua del evangelio del Salvador. Pronto compartiremos más información acerca de esto, pero pueden comenzar hoy al actuar de acuerdo con las invitaciones que les extendí en la última conferencia general de sumergirse en la gloriosa luz de la Restauración.

“Quizás deseen comenzar su preparación al leer nuevamente el relato de José Smith de la Primera Visión, tal como está registrado en la Perla de Gran Precio. Además, pueden meditar en preguntas tales como: ‘¿Cómo sería diferente mi vida si de pronto se me quitara el conocimiento que he obtenido del Libro de Mormón?’ o ‘¿Cómo han hecho una diferencia para mí y mis seres queridos los eventos que siguieron a la Primera Visión?’.

“Elijan sus propias preguntas. Diseñen su propio plan. Actúen de acuerdo con cualquiera de estas invitaciones para prepararse para compartir los importantes mensajes de la Restauración continua. Es su preparación personal la que ayudará a que la conferencia general de abril se vuelva para ustedes no solo memorable, sino también inolvidable. El momento de actuar es ahora. Este es un momento decisivo en la historia de la Iglesia, y su papel es vital”.