La Iglesia suspende temporalmente la obra vicaria del templo a nivel mundial; las ordenanzas propias continuarán en varias áreas

Debido a las inminentes y continuas preocupaciones de salud con respecto a la propagación mundial del coronavirus, la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles anunciaron el viernes, 13 de marzo, ajustes temporales a la obra del templo.

A partir del 16 de marzo, tomarán efecto las siguientes medidas:

  • Cuando las restricciones gubernamentales u otras restricciones a las reuniones públicas y/o religiosas restrinjan la actividad del templo, las ordenanzas propias, así como vicarias se suspenderán temporalmente.
  • Cuando el gobierno u otras restricciones no impidan la actividad en el templo, las siguientes ordenanzas propias se podrán llevar a cabo según exista la capacidad y con cita previa solamente: las ordenanzas de sellamiento de pareja y de hijos a padres y las ordenanzas de iniciatoria y de investidura propias. Serán suspendidas las ordenanzas vicarias del templo de manera temporal.
  • Todos los hospedajes de los templos permanecerán cerrados.

“Las cambiantes condiciones de salud en todo el mundo han sido una fuente de creciente preocupación”, escribieron los líderes en una carta a todos los miembros de la Iglesia. “Muchos gobiernos han impuesto restricciones que requieren el cierre temporal de varios templos”.

Los ajustes se produjeron a medida que la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles “con espíritu de oración, procuraron equilibrar” las limitaciones actuales “con la necesidad de seguir llevando a cabo la obra del templo”.

El Templo de Durban, Sudáfrica.
El Templo de Durban, Sudáfrica. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

A los miembros de la Iglesia se les darán instrucciones cuando estos programen sus citas para efectuar ordenanzas propias. Las personas con citas programadas actualmente serán contactadas por el personal del templo.

“Se tomarán medidas en todos los templos para minimizar el riesgo de propagación del virus, incluyendo reducir el personal del templo, limitar el número de invitados en las ordenanzas propias y seguir las pautas para interactuar con los asistentes del templo. Se proporcionará información adicional a las presidencias de templo y se realizarán más ajustes según sea necesario”.

Los líderes de la Iglesia dijeron que “esperan con gran anticipación el momento en que los templos puedan volver a operar a plena capacidad y extender las bendiciones de la obra del templo a los miembros y sus antepasados”.

Haga clic aquí para seguir al tanto de las noticias sobre la Iglesia y el coronavirus.