El presidente Nelson comparte mensaje de esperanza mientras continúa el brote del coronavirus

El presidente Russell M. Nelson compartió un mensaje de esperanza en sus canales de las redes sociales el sábado, 14 de marzo, animando a los miembros a mirar hacia el Salvador para la paz y el consuelo durante el brote continuo del COVID-19.

“Mis amados hermanos y hermanas, nuestro Padre Celestial y Su hijo Jesucristo nos conocen, nos aman y nos cuidan. De ello podemos estar seguros”, él dijo.

Hablando sobre el impacto del virus COVID-19 en la vida de miles de personas, el presidente Nelson dijo: “Oramos por aquellos que sufren y por los que han perdido a seres queridos”.

Él enfatizó el deseo de la Iglesia de ser parte de “la solución a este desafío” y el hacer los ajustes temporales recientes a la adoración después de considerarlos en oración.

“Estos desafíos únicos quedarán atrás en su debido tiempo. Permanezco optimista respecto al futuro. Conozco las grandes y maravillosas bendiciones que Dios tiene reservadas para aquellos que Lo aman y Le sirven. Veo evidencia de Su mano, de muchas formas, en esta obra sagrada”.

El presidente Nelson continuó: “Así que, durante estos tiempos de incertidumbre, sean consolados por esta promesa del Salvador. Él dijo: ‘Yo el Señor, estoy obligado cuando hacéis lo que os digo’. Les prometo que el gozo siempre está al alcance de cualquiera que lo escuche y obedezca Sus leyes”.

El presidente Nelson alentó a los miembros a cuidarse y a sus seres queridos y a ministrar al prójimo, cerca y lejos.

“Estos cambios temporales en nuestra rutina cotidiana quizás nos permitan tener tiempo adicional para experimentar lo valiosos que puede ser el estudio del evangelio centrado en el hogar”, dijo él, sugiriendo el uso de los Videos del Libro de Mormón y otra tecnología para estudiar el evangelio.

“Esperamos próximamente la conferencia general”, dijo. “Entonces nos enfocaremos en la Restauración del evangelio de Jesucristo en su plenitud. Ese evangelio proporciona una esperanza y ayuda certeras a un mundo en dificultades”.

Él concluyó su mensaje al decir: “Los amo. Oro por ustedes. Les prometo que recibirán consuelo y paz mientras continúen escuchándolo”.