Latter-day Saint Charities responde al coronavirus y ayuda con suministros y financiamiento en todo el mundo

Para ayudar a abordar las preocupaciones mundiales por la salud, la organización benéfica Latter-day Saint Charities está contribuyendo con suministros y financiamiento en todo el mundo — desde Asia a Norteamérica y hasta Europa y el Oriente Medio — a la vez que trabaja con las fábricas de conservas y plantas de procesamiento de alimentos de la Iglesia para ayudar a satisfacer las necesidades crecientes.

En una publicación en el sitio web de la organización, titulada “Esfuerzos de alivio de emergencia y esperanza durante el COVID-19”, Latter-day Saint Charities reconoció que, hasta la fecha, brindó apoyo, suministros y financiación en Camboya, China, República Dominicana, Guatemala, Hong Kong, Italia, Irán, Japón, Mongolia, Filipinas, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia, Estados Unidos y Vietnam.

Esto incluye brindar suministros y productos médicos y de emergencia a profesionales de la salud y pacientes; capacitación a profesionales de la salud a fin de brindar apoyo físico, mental y emocional a quienes tienen dificultades; y financiamiento y suministros para ayudar con la prevención y el tratamiento del COVID-19.

La publicación también señalaba que las fábricas de conservas y plantas de procesamiento de alimentos de la Iglesia han ajustado los cronogramas de producción para ayudar a satisfacer las necesidades en aumento, lo cual pone productos y bienes a disposición de los líderes de la Iglesia, agencias comunitarias, programas de alimentación escolar, bancos de alimentos y otras organizaciones asociadas, según sean necesarios.

El trabajo de Latter-day Saint Charities con sus socios en todo el mundo potencia su esfuerzo y alcance, y la organización continúa evaluando nuevos proyectos y considerando oportunidades de ayuda en otros lugares.

El interior de una fábrica de conservas de la Iglesia en Harrisville, Utah.
El interior de una fábrica de conservas de la Iglesia en Harrisville, Utah. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

“Planeamos responder en los próximos meses a medida que las familias, comunidades y naciones se unan para abordar los efectos a largo plazo del virus”, declaraba la publicación. “Fortalecernos y apoyarnos unos a otros mucho después de que termine el ciclo de noticias es parte de la misión de Latter-day Saint Charities”.

Latter-day Saint Charities expresó aprecio por su asociación con gobiernos, organizaciones no gubernamentales internacionales y otras que contribuyen para brindar soluciones. La organización también agradeció a los donantes que contribuyeron mucho antes de que la pandemia comenzara, lo cual permitió que hubiera fondos y suministros disponibles para una respuesta inmediata, sin retrasos.

La publicación también enumeraba maneras en que las personas pueden ayudar durante la pandemia:

  • Sea un buen ciudadano mundial.
  • Siga las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ayudar a reducir la propagación del virus.
  • Manténgase pendiente de sus vecinos y amigos de la comunidad a la vez que practica métodos seguros de interacción.
  • Utilice la tecnología para ayudarle a permanecer conectado y mantener la positividad.

“Este es un momento en el que cada persona puede hacer algo y la bondad es evidencia de quienes somos en realidad”, concluía la entrada del blog.

En su informe anual de 2019, publicado el mes pasado, Latter-day Saint Charities documentó sus esfuerzos llevados a cabo el año pasado en 142 países y territorios. En total, Latter-day Saint Charities completó 3.221 proyectos y trabajó codo a codo con 2.000 socios.

Los esfuerzos de respuesta de emergencia incluyeron 194 proyectos en 64 países y territorios, mientras que los proyectos comunitarios internacionales llegaron a un total de 994 en 107 países y territorios. Los proyectos comunitarios en los Estados Unidos y Canadá se llevaron a cabo en 42 estados y provincias.