¿Por qué existen muchos relatos de la Primera Visión y qué podemos aprender de ellos?

Un estudio serio de los múltiples relatos del profeta José Smith sobre la Primera Visión revela mucho más que los recuentos históricos del momento inaugural de la Restauración — es un llamado a la acción personal y urgente.

Cada una de las cuatro descripciones de José sobre la Primera Visión — escritas en diferentes momentos para diferentes audiencias — “es una invitación para todos nosotros a volvernos como niños y pedir a Dios, con fe inquebrantable, que nos perdone”, dijo el élder Kyle S. McKay, setenta autoridad general y asistente del director ejecutivo del Departamento de Historia de la Iglesia.

“Al igual que José, podemos preguntarle a Él dónde hallar la verdad y si esta Iglesia es verdadera”.

Para los santos de los últimos días, añadió el élder McKay, los cuatro relatos de José sobre la Primera Visión son mucho más que una historia esencial. Cada una es una bendición y guía moderna. 

“Lean los relatos de la Primera Visión y recojan lo que puedan aprender de cada uno. Todos son confirmadores. Entenderán que la Primera Visión — aunque forma parte importante de la historia de nuestra Iglesia — en verdad comenzó como una experiencia y una búsqueda personales por el perdón y la salvación”.

La Primera Visión, por Del Parson.
La Primera Visión, por Del Parson. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

José Smith publicó dos relatos de la Primera Visión durante su vida. Otros dos relatos registrados por José fueron publicados por la Iglesia en la década de 1960. Además, personas contemporáneas de José escribieron cinco relatos de segunda mano.

La Iglesia celebra el mensaje unificador de los múltiples relatos de la Primera Visión como parte de sus selecciones populares de Ensayos sobre Temas del Evangelio:

“Los varios relatos de la Primera Visión narran una historia uniforme, aunque naturalmente difieren en énfasis y detalle.

“Los historiadores anticipan que cuando una persona vuelve a contar una experiencia en varios entornos a diferentes audiencias a lo largo de muchos años, cada relato hará hincapié en diversos aspectos de la experiencia y contendrá detalles únicos”.

Documentos históricos de la Primera Visión en exhibición en la Biblioteca de Historia de la Iglesia

En las escrituras, existen precedentes de tales variaciones. Piensen en los muchos relatos en las escrituras acerca de la visión de Pablo en el camino a Damasco y la experiencia de los apóstoles en el Monte de la Transfiguración.

“Algunos han argumentado erróneamente que cualquier variación en el relato de la historia es evidencia de que es una invención”, señala el ensayo. “Pero, por el contrario, el abundante registro histórico nos permite aprender más acerca de este notable acontecimiento de lo que podríamos si estuviera menos documentado”.

En el ensayo se encuentran los enlaces a cada relato de la Primera Visión, junto con resúmenes detallados:

  • El relato de 1832 es el relato más antiguo conocido de la Primera Visión y “el único relato escrito por José Smith, de su propia mano”. 
  • El relato de 1835 es la narración de José sobre su teofanía a Robert Matthews, un visitante en Kirtland, Ohio.
  • Quizás la narración más conocida de la Primera Visión se encuentra en el relato de 1838 que se centra en la pregunta en oración del joven José en cuanto a qué iglesia era la verdadera (José Smith-Historia 1:5-20).
  • La comúnmente llamada “Carta de Wentworth” incluía el relato de 1842 de José Smith. Estaba destinado principalmente para audiencias que no estuvieran familiarizadas con la Iglesia y sus creencias básicas.

Mientras tanto, cinco relatos de segunda mano fueron escritos por algunos de los contemporáneos de José que habían escuchado al profeta hablar sobre la Primera Visión.

Buscar claridad y comprensión en cada relato

Cualquiera que estudie los múltiples relatos de la Primera Visión puede seguir el ejemplo de José Smith al buscar claridad y comprensión divinas, dijo el élder McKay.

"La Primera Visión" de Warren Luch.
«La Primera Visión» de Warren Luch. Credit: Cortesía del Museum of Church History and Art

“Y tal como ocurrió con José, la luz de Dios, Su inteligencia y Su gloria descenderán gradualmente sobre nosotros, y tendremos conocimiento y verdadero entendimiento. Llegaremos a ver y comprender al Padre y al Hijo”.

En un podcast sobre los “Joseph Smith Papers” (Escritos de José Smith), el profesor de historia de la Iglesia de BYU Steve Harper reconoció que la Primera Visión reveló que Dios y Cristo tienen cuerpos y son Seres separados. Eso es importante.

“La resonancia real de la Primera Visión en la actualidad es saber que la naturaleza de Dios es dar a quienes tienen falta de sabiduría, responder a quienes están apenados y acudir en ayuda de Sus hijos que necesitan desesperadamente la seguridad de Su amor y la certeza de que no son desechados debido a sus pecados. 

“Dios es receptivo. Dios no es frío ni insensible. El Dios que se revela a Sí Mismo a José Smith en la Arboleda Sagrada es un Dios que responde a adolescentes en tiempos difíciles”.

Inconsistencias esperadas

Cada uno de los múltiples relatos de la Primera Visión brinda perspectivas diferentes y fue articulado para una audiencia diferente. Y, sí, hay inconsistencias en las narraciones.

Sin embargo, dichas anomalías no tienen por qué preocuparnos, dijo el élder McKay, señalando múltiples versiones de su propia experiencia de conversión personal que han moldeado su conocimiento — tanto de forma retrospectiva como prospectiva.

“Fue una experiencia tan profunda que hice un registro contemporáneo de ella en 1979”. 

Doce años después, en 1991, registró su experiencia nuevamente. Pasaron trece años, y volvió a registrarla en 2004. Luego, en 2019, registró su experiencia personal por cuarta vez.

“Así que, tal como la Primera Visión de José Smith, tengo cuatro relatos escritos que he creado de mi propia primera experiencia fundacional. Son diferentes, y tienen inconsistencias — y los relatos de 1991 y 2004 tienen errores históricos. Y, sin embargo, ocurrió. Yo estuve allí”.

Otros podrían preguntar por qué José Smith no creó un registro de un evento tan importante como la Primera Visión sino hasta 12 años después de que ocurrió.

Piensen en los muchos eventos dramáticos en la vida del joven José que no fueron registrados hasta 1832: Casi perdió una pierna cuando era niño. La visita de Moroni. El cortejo y casamiento de José con Emma Smith. La muerte de sus primeros cuatro hijos.

 “José no hizo ningún tipo de registro histórico”, dijo el élder McKay, “hasta que el Señor le dio el mandamiento: ‘Se llevará entre vosotros una historia’”.

La exposición "Una columna de luz" en la Harold B. Lee Library de BYU conmemora el bicentenario próximo de la Primera Visión.
La exposición «Una columna de luz» en la Harold B. Lee Library de BYU conmemora el bicentenario próximo de la Primera Visión. Credit: BYU Photo

Como discípulo, las largas décadas de estudio del élder McKay sobre los relatos de la Primera Visión lo han bendecido con “un aprecio por la mentalidad y la disposición de corazón de José Smith al entrar a esa arboleda”.

El solo hecho de llegar a lo que ahora es conocido como la Arboleda Sagrada marcó la victoria del joven José sobre la duda y la incertidumbre.

“José no fue a la arboleda por curiosidad de lo que ocurriría — él fue a la arboleda con una fe inquebrantable”.