Santos de los últimos días participan de asamblea solemne mundial y grito de Hosanna durante conferencia general

Al final de la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190, los santos de los últimos días en sus hogares alrededor del mundo participaron de una asamblea solemne cuando el presidente Russell M. Nelson dirigió el grito de Hosanna. 

La asamblea solemne y el grito de Hosanna fueron como una oración luego del discurso del presidente Nelson, en el que leyó “La Restauración de la plenitud del evangelio de Jesucristo: Una proclamación para el mundo en el bicentenario”.

“Rogamos que este sea un importante momento espiritual para ustedes a medida que expresamos mundialmente al unísono nuestra profunda gratitud a Dios el Padre y Su Amado Hijo al alabarlos de esta forma única”, dijo el presidente Nelson al hablar del grito de Hosanna en una sesión anterior de la conferencia. 

El presidente de la Iglesia, Russell M. Nelson, dirige el grito de Hosanna al final de la sesión del domingo por la mañana de la conferencia general el 5 de abril de 2020. El grito de Hosanna es una forma en que los santos de los últimos días rinden honor y alabanza a Dios el Padre y Su Hijo Jesucristo. Este es un acto especialmente notable que ocurrió mientras la Iglesia celebraba el bicentenario de la Primera Visión de José Smith de la Deidad.
El presidente de la Iglesia, Russell M. Nelson, dirige el grito de Hosanna al final de la sesión del domingo por la mañana de la conferencia general el 5 de abril de 2020. El grito de Hosanna es una forma en que los santos de los últimos días rinden honor y alabanza a Dios el Padre y Su Hijo Jesucristo. Este es un acto especialmente notable que ocurrió mientras la Iglesia celebraba el bicentenario de la Primera Visión de José Smith de la Deidad. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

El grito de Hosanna es una expresión de adoración y gratitud. El presidente Nelson lo describió como “un tributo sagrado al Padre y al Hijo, que simboliza la reacción de la multitud cuando el Salvador hizo Su entrada triunfal a Jerusalén.

Lea más: ¿Qué es el grito de Hosanna?

“También reafirma lo que el joven José experimentó ese día en la Arboleda Sagrada — a saber, que el Padre y el Hijo son dos seres glorificados a Quienes adoramos y alabamos”. 

Él invitó a los medios de comunicación “a tratar con dignidad y respeto esta observancia tan sagrada”.

Carson, de 16 años; Stella, de 10 años; Holden, de 13 años; Preston, de 7 años; y Nicole Bybee, del Barrio Bethany, Estaca Cedar Mill Oregón, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020.
Carson, de 16 años; Stella, de 10 años; Holden, de 13 años; Preston, de 7 años; y Nicole Bybee, del Barrio Bethany, Estaca Cedar Mill Oregón, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Credit: Travis Bybee

Bajo la dirección del presidente Nelson, millones de personas en sus hogares se pusieron de pie y agitaron un pañuelo blanco y limpio mientras gritaban al unísono: “Hosanna, hosanna, hosanna a Dios y al Cordero”, tres veces, seguido de “Amén, amén y amén”.

Luego del grito de Hosanna, se mostró una versión pregrabada del “Himno de Hosanna” interpretado por el Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo, y los miembros se unieron al cantar “El Espíritu de Dios”.

Los santos de los últimos días se unen en el grito de Hosanna cada vez que se dedica o rededica un nuevo templo. El grito de Hosanna también se ha llevado a cabo durante otras pocas ocasiones históricas, tales como la dedicación del Centro de Conferencias en Salt Lake City.

Paul Higueros, Lisbett Higueros, Gaby Higueros y el élder D. Higueros del Barrio Arrazola, Estaca Ciudad de Guatemala Don Justo, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Lisbett Higueros escribió lo siguiente: “Sentimos muy fuerte el Espíritu y, aunque estamos todos tan lejos de los miembros de nuestro barrio, pudimos sentir la unidad de nuestros hermanos y hermanas en todo el mundo durante el grito de Hosanna”.
Paul Higueros, Lisbett Higueros, Gaby Higueros y el élder D. Higueros del Barrio Arrazola, Estaca Ciudad de Guatemala Don Justo, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Lisbett Higueros escribió lo siguiente: “Sentimos muy fuerte el Espíritu y, aunque estamos todos tan lejos de los miembros de nuestro barrio, pudimos sentir la unidad de nuestros hermanos y hermanas en todo el mundo durante el grito de Hosanna”. Credit: Lisbett Higueros
Eliza Peck, de 10 años, y Keira Peck, de 4 años, del Barrio Hardin Valley, Estaca Knoxville Tennessee, se preparan para participar del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Carolee Peck escribió lo siguiente: “Al final de la asamblea solemne y luego del grito de Hosanna, un testimonio del Espíritu muy hermoso y fuerte me llenó el alma. Sé que las cosas que se testificaron en las sesiones son verdaderas. Es una paz muy bella. Estoy agradecida por el privilegio de estar viva para, como dijo el presidente Nelson, “tener un asiento en primera fila” en los eventos de los últimos días. Estoy agradecida por las bendiciones que se han derivado de la Primera Visión de José Smith y la Restauración del evangelio de Jesucristo. Honestamente, no puedo entender cómo sería mi vida sin estas bendiciones porque estas impregnan cada aspecto de mi vida”.
Eliza Peck, de 10 años, y Keira Peck, de 4 años, del Barrio Hardin Valley, Estaca Knoxville Tennessee, se preparan para participar del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Carolee Peck escribió lo siguiente: “Al final de la asamblea solemne y luego del grito de Hosanna, un testimonio del Espíritu muy hermoso y fuerte me llenó el alma. Sé que las cosas que se testificaron en las sesiones son verdaderas. Es una paz muy bella. Estoy agradecida por el privilegio de estar viva para, como dijo el presidente Nelson, “tener un asiento en primera fila” en los eventos de los últimos días. Estoy agradecida por las bendiciones que se han derivado de la Primera Visión de José Smith y la Restauración del evangelio de Jesucristo. Honestamente, no puedo entender cómo sería mi vida sin estas bendiciones porque estas impregnan cada aspecto de mi vida”. Credit: Carolee Peck
Antonio L. Navarrete, Marylou V. Navarrete, Ethan Navarrete, Iván Navarrete y Sebastián Navarrete, de la Rama Immokale (español), Estaca Naples Florida, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020.
Antonio L. Navarrete, Marylou V. Navarrete, Ethan Navarrete, Iván Navarrete y Sebastián Navarrete, de la Rama Immokale (español), Estaca Naples Florida, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Credit: Marylou V. Navarrete
Connie Hatton y su esposo participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Connie Hatton escribió lo siguiente: “¡Qué conferencia maravillosa! En especial durante estos momentos de cuarentena y autoaislamiento. La tecnología nos ha reunido a todos en esta ocasión trascendental. Sentimos que necesitábamos capturar ese momento en el que pudimos unir nuestra fe con otros miembros en todo el mundo en el grito de Hosanna”.
Connie Hatton y su esposo participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Connie Hatton escribió lo siguiente: “¡Qué conferencia maravillosa! En especial durante estos momentos de cuarentena y autoaislamiento. La tecnología nos ha reunido a todos en esta ocasión trascendental. Sentimos que necesitábamos capturar ese momento en el que pudimos unir nuestra fe con otros miembros en todo el mundo en el grito de Hosanna”. Credit: Connie Hatton
Soren, Oskar, Liz, Jesper, Magnus, Dan, Karsten y Anders Agle, del Barrio Fallbrook 1, Estaca Vista California, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Liz Agle escribió lo siguiente: “¡Nos emocionó mucho que nuestros hijos tuvieran la experiencia de unirse a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en todo el mundo en el grito de Hosanna!”.
Soren, Oskar, Liz, Jesper, Magnus, Dan, Karsten y Anders Agle, del Barrio Fallbrook 1, Estaca Vista California, participan del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Liz Agle escribió lo siguiente: “¡Nos emocionó mucho que nuestros hijos tuvieran la experiencia de unirse a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en todo el mundo en el grito de Hosanna!”. Credit: Liz Agle
La familia Noble, del Barrio Jardines, Estaca Santiago República Dominicana Este, participa del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020.
La familia Noble, del Barrio Jardines, Estaca Santiago República Dominicana Este, participa del grito de Hosanna durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190 el 5 de abril de 2020. Credit: Ana Noble