La presidenta Cordon habla sobre las mujeres y el sacerdocio — Un mayor poder mediante el servicio

Nota del editor: Esta narración es parte de una serie de Church News titulada “Mujeres del convenio”, en la que las mujeres de la Iglesia hablan de sus experiencias personales con el poder del sacerdocio y comparten lo que han aprendido al seguir el consejo del presidente Russell M. Nelson de “trabajar con el Espíritu para comprender el poder de Dios, o sea, el poder del sacerdocio” (“Tesoros espirituales”, conferencia general, octubre de 2019).

Es mediante el acto de dar que recibimos. Aprendí esto de la hermana Amy Wright. A finales de 2015, Amy fue diagnosticada con cáncer en etapa cuatro y se le dio un 17% de posibilidad de vivir. Sus médicos explicaron que el tratamiento actual para su cáncer era tan invasivo y doloroso que, a pesar de que era su única esperanza de supervivencia, muchos pacientes luchan por completar el tratamiento.  

Amy comenzó el tratamiento y, tal como dijo el médico, causó estragos en su cuerpo y mente.  Un día le declaró a su esposo: “¡Renuncio!”. Estaba agotada emocional y físicamente y sabía que no podía continuar sin una gran ayuda divina. Amy cuenta lo que pasó después: “En su sabiduría, mi amado esposo escuchó pacientemente y luego respondió: ‘Bueno, entonces necesitamos encontrar a alguien a quien servir’”.

Como familia, se les ocurrieron algunas formas de servir a los demás. Incluso durante sus noches de insomnio, Amy preparaba nombres para el templo o enviaba una breve nota o texto de amor y aliento a otras personas. 

La presidencia y mesa directiva general de las Mujeres Jóvenes posan para una foto en Goshen, Utah.
La presidencia y mesa directiva general de las Mujeres Jóvenes posan para una foto en Goshen, Utah. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

En la lucha por su vida, Amy descubrió la verdad de la promesa del presidente Russell M. Nelson: “Su poder aumentará a medida que sirvan a los demás” (“Tesoros espirituales”, conferencia general de octubre de 2019). Hoy, ella está sana y continúa sirviendo en maneras grandes y pequeñas.

Servir a los demás es una fuente de fortaleza, incluso cuando nosotros mismos nos sentimos débiles. Al prestar servicio, Amy se sintió física y espiritualmente más fuerte, pero la fuerza emocional que recibió fue realmente más de lo que podía haber imaginado. Ella tiene una idea de lo que el élder Neal A. Maxwell dio testimonio tanto en palabras como en hechos: “¡La empatía durante la agonía es una porción de la divinidad!” (“Las mujeres de Dios”, Liahona, mayo de 1978).

El rey Benjamín declaró que el servicio era una de las claves para descubrir los misterios de Dios. “[Abrid] … vuestras mentes para que los misterios de Dios sean desplegados a vuestra vista. … Os digo estas cosas para que aprendáis sabiduría; para que sepáis que cuando os hayáis al servicio de vuestros semejantes, solo estáis al servicio de vuestro Dios” (Mosíah 2:9,17). 

La hermana Amy Wright es miembro de la mesa directiva de las Mujeres Jóvenes.
La hermana Amy Wright es miembro de la mesa directiva de las Mujeres Jóvenes. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Poder, sabiduría, comprensión de los misterios de Dios — si el servicio nos da acceso a estas amplias promesas, quizás las siguientes preguntas deberían ser: “¿En el mundo acaso he hecho hoy a alguno favor o bien?  ¿Le he hecho sentir que es bueno vivir?” (Himnos, #141).

El servicio amplía nuestra alma, amplía nuestra perspectiva y nos permite recurrir al poder de Dios en mayor abundancia. El Señor lo sabe, pero Satanás también. En su intento siempre vigilante de distanciarnos del poder de Dios, el adversario podría abrumarnos o hacernos sentir que lo que tenemos para ofrecer es insuficiente. 

En otra hermosa etapa de la historia de la hermana Wright, ella me presentó a Irmgard Dixon, quien nació en Alemania en 1932. Amy dijo: “Irmgard apareció en mi pórtico delantero una tarde de verano aproximadamente un mes después de haber completado mi último tratamiento de quimioterapia.  En sus brazos había una pequeña bolsa de ‘tesoros’.  Ella confesó que por muchos meses había querido llevarme algo, pero que un pensamiento venía seguido a su mente: ‘¿Quién soy yo para visitar a la hermana Wright?’”.

Irmgard había permitido temporalmente que el adversario le robara el poder que tendría a través del servicio. Amy continuó diciendo: “Luego procedió a sacar, uno por uno, pequeños obsequios que le consolaron durante la guerra; pequeños tesoros para la vista, gusto y olfato que le confortaron cuando era niña en Alemania y tenía miedo. Ambas nos quedamos de pie en mi pórtico y lloramos.  No sabía yo cuánto necesitaría de su valentía en los próximos meses cuando descubrí que mi cáncer no había desaparecido y que aún se necesitaban múltiples cirugías”. 

Esta lección ahora está grabada en el corazón de Amy: Nunca dudes en realizar un acto de bondad. 

La hermana Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro, y la hermana Bonnie H. Cordon, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, leen mensajes escritos por niños que recibieron atención en el Avenues Children’s Justice Center, el miércoles, 27 de junio de 2018.
La hermana Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro, y la hermana Bonnie H. Cordon, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, leen mensajes escritos por niños que recibieron atención en el Avenues Children’s Justice Center, el miércoles, 27 de junio de 2018. Credit: Laura Seitz, Deseret News

Al hacer que el servicio a los demás sea parte de nuestra vida, descubriremos los misterios de Dios. Descubriremos la paz, encontraremos fortaleza y recibiremos un aumento de poder a medida que sirvamos a nuestro Salvador Jesucristo y nos esforcemos por ser Sus manos para levantar y bendecir a quienes nos rodean.

El presidente Spencer W. Kimball confirmó que es a través del servicio que descubrimos “la vida abundante que destacan las escrituras. … Nos volvemos más sustanciales a medida que servimos a los demás; de hecho, es más fácil ‘encontrarnos’ a nosotros mismos porque hay mucho más de nosotros para encontrar” (La vida abundante”, Liahona, julio de 1978).

“Por tanto, muy queridos hermanos, hagamos con buen ánimo cuanta cosa esté a nuestro alcance; y entonces podremos permanecer tranquilos, con la más completa seguridad, para ver la salvación de Dios y que se revele su brazo” (Doctrina y Convenios 123:17).