Mujeres líderes recuerdan visita a la Arboleda Sagrada con el presidente Nelson. Lea lo que aprendieron

En preparación para el bicentenario de la Primera Visión, el presidente Russell M. Nelson caminó sobre los pasos del profeta José Smith hacia la Arboleda Sagrada y pronunció una proclamación audaz para el mundo en la que declaraba la Restauración continua de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

En esta ocasión histórica, el presidente Nelson invitó a acompañarlo a dos oficiales generales — la presidenta de la Sociedad de Socorro, Jean B. Bingham, y la presidenta de la Primaria, Joy D. Jones. 

Recientemente, la presidenta Bingham y la presidenta Jones recordaron “el profundo privilegio” de estar en la Arboleda Sagrada mientras el presidente Nelson pronunciaba las palabras de “La Restauración de la plenitud del evangelio de Jesucristo: Una proclamación para el mundo en el bicentenario”.

La hermana Bingham dijo que, cuando estaba en la Arboleda Sagrada, observó los “árboles testigos” — árboles que habrían estado en la arboleda cuando el profeta José estuvo allí.  

La Arboleda Sagrada.
La Arboleda Sagrada. Credit: Archivos de Church News

“Pensé en las cosas que ocurrieron en esa arboleda y que han tenido un impacto en mi vida”, dijo ella. “Y pensé en el presidente Nelson, que ahora es el sucesor legal del profeta José Smith. Y pensé: ‘Es una experiencia absolutamente extraordinaria escuchar esta declaración, esta proclamación sobre la Restauración que ha impactado a cada persona que vive en la tierra, pronunciada por nuestro profeta de 95 años, que es fuerte y enérgico y posee todas las llaves del reino’”.

La presidenta Bingham dijo que sintió la brillantez, el entusiasmo y el amor del presidente Nelson. “Se notaba que estaba muy agradecido por las bendiciones del evangelio para sí mismo y para las personas de todo el mundo”.

Asimismo, la presidenta Jones dijo que fue una “experiencia tierna” estar en la Arboleda Sagrada. Aun cuando había pocas personas con el presidente Nelson en la Arboleda Sagrada, parecía que “él estaba hablándole al mundo”.

“Recuerdo cuando, antes de comenzar la filmación, el presidente Nelson miró hacia arriba solo por un momento”, recordó la presidenta Jones. “Elevó la mirada hacia los cielos. Y en ese momento, pensé: ‘Los cielos en verdad están tan abiertos como lo estuvieron cuando el profeta José estuvo en esa arboleda’”.

Fue importante saber que los santos de los últimos días también sintieron “una conexión con ese lugar extraordinario donde comenzó todo, donde el mundo cambió debido a lo que ocurrió en la Arboleda Sagrada con José Smith, el Padre y el Hijo”.

La casa de la familia de José Smith

En la misma ocasión en la que leyó la proclamación más reciente de la Iglesia, el presidente Nelson también se reunió en la réplica de la casa de la familia de José Smith con algunos de los niños de la Primaria de la Iglesia.

La presidenta Jones dijo que fue algo que “no tuvo precio” ver a los niños y al presidente Nelson interactuar entre sí.

“El presidente Nelson ama a los niños”, dijo ella. “Fue tan cómodo, tan natural; fue como si estuviera sentado con sus propios nietos y bisnietos”.

El presidente Russell M. Nelson y la presidenta Joy D. Jones hablan con un grupo de niños en un video pregrabado que se compartió durante la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190, el 4 de abril de 2020.
El presidente Russell M. Nelson y la presidenta Joy D. Jones hablan con un grupo de niños en un video pregrabado que se compartió durante la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N.o 190, el 4 de abril de 2020. Credit: Captura de pantalla, ChurchofJesusChrist.org

Preguntó sus nombres y los hizo sentir a gusto, dijo ella. “Yo simplemente no podía dejar de mirar a los niños, quienes no podían dejar de mirar al presidente Nelson”.

La hermana Jones dijo que fue apropiado que los niños, “nuestra generación creciente”, se unieran al profeta en ese escenario.

“El presidente Nelson ha desafiado a nuestros jóvenes y niños a ser parte de este maravilloso batallón de jóvenes para dar un paso al frente, elevarse y ser parte de la obra de salvación y exaltación”, dijo la presidenta Jones. “Veo esa fortaleza en nuestros niños y jóvenes. Puedo verla. Sé que el presidente Nelson la ve, y él los está invitando. Los está alentando. …

“Creo que fue un mensaje verdaderamente poderoso para esos niños … poder realmente hablar de la verdad, de la doctrina, de las cosas que son importantes para ellos, de lo que ven y de cómo quieren vivir el evangelio de Jesucristo y ser un ejemplo para los demás”.

El sitio de la restauración del sacerdocio

Durante el viaje, las oficiales generales y el presidente Nelson también visitaron Harmony, Pensilvania — el sitio donde el sacerdocio fue restaurado en la tierra.

Luego de hablar con el presidente Nelson sobre el sacerdocio en ese lugar sagrado, la presidenta Bingham dijo que siente un “mayor aprecio por las bendiciones que tienen las mujeres”.

En una época anterior de su vida, la presidenta Bingham dijo que sentía que las mujeres “no eran bendecidas tan íntimamente por el sacerdocio” como lo eran los hombres.

La presidenta Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad del Socorro, y el presidente Russell M. Nelson hablan sobre el papel de mujeres en la restauración de la autoridad del sacerdocio en un video que so mostró durante la sesión del sábado por la noche de la Conferencia General Anual N.o 190 el 4 de abril de 2020.
La presidenta Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad del Socorro, y el presidente Russell M. Nelson hablan sobre el papel de mujeres en la restauración de la autoridad del sacerdocio en un video que so mostró durante la sesión del sábado por la noche de la Conferencia General Anual N.o 190 el 4 de abril de 2020. Credit: Captura de pantalla, ChurchofJesusChrist.org

Además de su propio estudio personal, ella dijo que el presidente Nelson “[la] ayudó a comprender que las mujeres no se están perdiendo de nada; ellas tienen en su vida cada una de las bendiciones del sacerdocio que tienen los hombres”.

Ella espera que cada miembro de la Iglesia tenga un mayor aprecio por José y Emma Smith, y por su papel en la Restauración.

Durante el viaje, ella pensaba a menudo en Emma Smith. “Cuando piensas en todo por lo que pasó Emma, vez tras vez, al perder hijo tras hijo y, sin embargo, tenía un firme testimonio de que José era el profeta y de que esta era la Iglesia del Señor que estaba siendo restaurada. La Iglesia original de Jesucristo”.

Tal como José Smith, los santos de los últimos días “siempre pueden recurrir a Dios. Él nos responderá, sin importar lo que pase, si somos sinceros”.

La presidenta Bingham dijo que el viaje fue una experiencia que nunca olvidará. “Me sentí muy honrada por ser una de las dos líderes llamadas que estuvieron allí observando — en silencio, en reverencia, en ese hermoso escenario”.