La Primera Presidencia aprueba excepciones en la vestimenta misional, entre ellas, camisas azules y no usar corbata

Imaginen esto: los misioneros varones de tiempo completo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en situaciones aprobadas de enseñanza o contacto utilizando algo que no sean las reconocidas y distintivas camisas blancas y corbatas — como camisas de vestir azules o sin corbata.

Esas son las últimas excepciones en las normas de vestimenta para los hombres jóvenes que sirven como misioneros de la Iglesia, aprobadas por la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles y anunciadas el viernes, 12 de junio.

Las presidencias de área de la Iglesia pueden valerse de estas excepciones —utilizar camisas de vestir blancas o azules y con o sin corbata — para ajustar la vestimenta misional a sus lugares específicos, lo que ayudará a los misioneros a mantener y mejorar su dignidad, seguridad, efectividad, accesibilidad y sensibilidad cultural mientras representan al Señor y Su Iglesia de manera apropiada.

Estas excepciones son los últimos ajustes en el largo historial de normas de vestimenta y arreglo misional de la Iglesia, lo cual incluye varios cambios solo en la última década.

“La vestimenta misional se ha adaptado regularmente a lo largo del tiempo de acuerdo con la ubicación, el estilo y las costumbres”, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf, el miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles que dirige el Consejo Ejecutivo Misional. “Estas excepciones son una continuación de ese proceso.

“En todas nuestras consideraciones, tenemos muy presente al misionero, su llamamiento de representar a Jesucristo, su salud y seguridad, y las sensibilidades culturales de los lugares en donde sirven”.

La Primera Presidencia anunció la aprobación de excepciones en la vestimenta misional para los élderes, entre ellas, usar camisas blancas o azules y con o sin corbata, tal como se muestra aquí. El modelo estándar sigue siendo una camisa blanca con corbata y, en algunas áreas, un saco de traje. El anuncio se produjo el 12 de junio de 2020.
La Primera Presidencia anunció la aprobación de excepciones en la vestimenta misional para los élderes, entre ellas, usar camisas blancas o azules y con o sin corbata, tal como se muestra aquí. El modelo estándar sigue siendo una camisa blanca con corbata y, en algunas áreas, un saco de traje. El anuncio se produjo el 12 de junio de 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

La vestimenta estándar de los jóvenes misioneros varones seguirá siendo una camisa blanca con corbata y, en algunas áreas, un saco de traje. Sin embargo, en áreas aprobadas de enseñanza y contacto donde se den excepciones, los élderes pueden usar una camisa de vestir blanca tanto como azul claro, y posiblemente sin corbata.

Dichas excepciones serán determinadas por cada presidencia de área, y luego los presidentes de misión notificarán a los élderes si las excepciones se aplican a sus áreas asignadas.

Las normas de vestimenta misional seguirán requiriendo que los élderes usen una camisa blanca con corbata — y un saco de traje, en áreas específicas — al asistir al templo, los servicios dominicales de adoración, las conferencias de liderazgo y de zona, los centros de capacitación misional, los servicios bautismales y otras reuniones de la Iglesia.

“La vestimenta misional siempre será digna, respetuosa y accesible, a medida que los misioneros cumplen su propósito de enseñar a las personas sobre el evangelio de Jesucristo”, dijo el élder Uchtdorf.

Esto marca la primera modificación significativa en la vestimenta misional desde el cambio de diciembre de 2018, que daba a las misioneras la opción de usar pantalones en actividades misionales y de capacitación normales. Así como se requiere que los élderes usen camisas blancas con corbata en situaciones específicas, las hermanas aún llevan vestidos o faldas para asistir al templo, los servicios dominicales de adoración, las conferencias de liderazgo y de zona, los devocionales del CCM, los servicios bautismales y otras reuniones de la Iglesia.

Utilizar pantalones ayuda a disminuir e incluso prevenir las enfermedades transmitidas por vectores como los mosquitos, garrapatas y pulgas; en alrededor de la mitad de las misiones de todo el mundo, desde 2016, a las misioneras se les ha permitido usar pantalones durante las estaciones húmedas infestadas de insectos. Otros beneficios de que las hermanas utilicen pantalones incluyen mantenerse cálidas en climas fríos o montar una bicicleta con más facilidad en áreas de proselitismo.

Entre otros cambios en las normas de vestimenta y arreglo misional de la última década se incluyen los siguientes:

  • No requerirse ya los sacos de traje en áreas de África, Asia, Centroamérica, las islas del Pacífico y Sudamérica (anunciado en 2015).
  • Descontinuar el uso de mochilas, aprobarse el uso de sandalias de punta cerrada y de talón cerrado y permitirse los trajes grises o marrones, así como los pantalones de color gris, marrón, café claro o caqui (2013).
  • Permitirse el uso de accesorios simples y de colores y patrones más brillantes en la ropa de las hermanas, así como considerarse las medias de nylon opcionales y modificarse el longitud de las faldas (2011).

Otras excepciones en la vestimenta tienen una historia más larga, tal como el hecho de que los misioneros usen camisas blancas de mangas cortas en climas o estaciones más cálidas, o que los misioneros en las islas del Pacífico utilicen el lava-lava tradicional, una pieza rectangular de tela estampada utilizada como una especie de falda y conocida con otros nombres específicos según la cultura en lugares como Fiyi, Samoa y Tonga.

Fotografía de misioneros en Tonga en mayo de 2019 utilizando vestimenta misional apropiada alineada con las costumbres locales.
Fotografía de misioneros en Tonga en mayo de 2019 utilizando vestimenta misional apropiada alineada con las costumbres locales. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Las nuevas excepciones entrarán en vigor en tanto que las presidencias de área tomen decisiones para las misiones de sus áreas. No se requiere que los élderes compren camisas azules para complementar su vestuario, pero pueden adquirirlas cuando necesiten camisas de reemplazo. Además, los nuevos misioneros que se asignen a cada lugar específico recibirán un aviso sobre las posibles excepciones en su área de servicio en la sección “Artículos específicos para su misión” del paquete de su llamamiento.

El élder Uchtdorf visualiza una transición fluida en cuanto a las excepciones en la vestimenta, similar a la que ocurrió el año pasado con los cambios en las comunicaciones semanales de los misioneros con sus hogares, que se expandieron para incluir mensajes de texto, llamadas telefónicas y videollamadas.

“Tenemos mucha confianza en que esto sea algo que los misioneros abrazarán — y lo harán de una forma muy madura y digna”, dijo él.

El apóstol añadió que las excepciones ayudan a disminuir cualquier tipo de impresión de que los misioneros que se visten de manera más formal “estén por encima de nadie” o “enseñen desde una posición superior” a los demás. Además, las excepciones no deben considerarse un rebajamiento casual en la apariencia de los misioneros.

“No debe verse como un rebajamiento, sino como una apertura”, dijo él, añadiendo que “nos dará una mejor conexión con las personas a las que intentamos encontrar y enseñar — e incluso con nuestros miembros”.

El evangelio de Jesucristo se comunica a través de las palabras, los hechos y los ejemplos, dijo el élder Uchtdorf. “Esperamos que, por medio de estas excepciones, podamos aumentar nuestro alcance en las comunidades, las personas y las familias”.