Cómo un dictado del Espíritu Santo ayudó al élder Stevenson a evitar el peligro y aprender a #Escucharlo

En el último video lanzado como parte de la iniciativa #Escúchalo de la Iglesia de 2020, el élder Gary E. Stevenson comparte cómo aprendió de niño a escuchar al Espíritu Santo.

Cuando hacía senderismo con su padre en el desierto de niño, el élder Stevenson recuerda cómo un dictado del Espíritu Santo lo protegió de un posible peligro cuando se había desviado del camino indicado.

“Desde entonces he aprendido que recibiremos impresiones del Espíritu Santo y que escucharemos literalmente lo que el Señor desea que escuchemos”, el élder Stevenson dice en el video.

“He escuchado al Espíritu Santo advertirme”, continúa él. “Lo he sentido enseñarme. He sentido paz y Consuelo del Espíritu Santo y he recibido testimonio por medio de Él. Una de las maneras en las que escucho al Señor es al hacer todo lo posible por seguir las impresiones del Espíritu”.

En una publicación de blog que acompaña el video, el élder Stevenson reflexionó sobre cómo ha escuchado la voz del Señor de modo más consistente a lo largo de su vida mediante el poder del Espíritu Santo.

“Después del bautismo, los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días recibimos el don del Espíritu Santo”, escribió el élder Stevenson. “El tener la compañía constante del tercer miembro de la Trinidad constituye un privilegio y una bendición únicos”.

El élder Stevenson prestó testimonio de que cuando las personas escuchan o sienten las impresiones del Espíritu Santo, el Señor se está comunicando con ellos. “Testifico de cuatro funciones especiales del Espíritu Santo que nos ayudan en nuestra vida diaria: Él nos enseñará, nos testificará, nos advertirá y nos consolará”, escribió el élder Stevenson.

El Espíritu Santo a menudo le ha brindado consuelo durante momentos difíciles, escribió el élder Stevenson. Asimismo, al viajar el apóstol por todo el mundo, el Espíritu Santo le ha servido como un vivo recuerdo de que Dios lo tiene presente.

“[Dios] desea que cada uno de nosotros escuche la voz de Su Hijo, Jesucristo, por medio del Espíritu Santo. Esto es para todos, dondequiera que se encuentren: un taxista en Calcuta, un ingeniero en Londres, un niño de escuela primaria en Ghana y un agricultor en Chile”, escribió el élder Stevenson.

El élder Stevenson finalizó su blog al expresar su gratitud por las verdades eternas que el Espíritu Santo le ha enseñado.

“Cada uno de nosotros puede saber que tenemos Padres Celestiales amorosos. Cada uno de nosotros puede sentir el poder redentor y santificador de nuestro Salvador, Jesucristo. Y cada uno de nosotros puede escucharlo al oír los susurros del Espíritu Santo y prestarles atención”, escribió.