Élder Cook en el Seminario de Liderazgo Misional: La obra de ‘edificar’ la Iglesia

El élder Quentin L. Cook tenía casi 7 años en 1947 cuando su madre le dio un volumen de la historia de su bisabuelo, Heber C. Kimball.

Incluso cuando era un niño, el élder Cook comenzó a comprender la importancia de la obra misional del élder Kimball, reconocido por la Iglesia como su primer presidente de misión de tiempo completo.

Hoy, el llamamiento de uno de los primeros apóstoles es una “herencia histórica notable” para otros que están llamados a presidir misiones, dijo el élder Cook.

Hablando en el Seminario de Liderazgo Misional 2020, el 26 de junio, el miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles discursó sobre el mandato del Señor a todos los líderes de misión: “Ustedes edificarán Mi Iglesia”.

Mirando hacia atrás en el legado de Heber C. Kimball, el élder Cook dijo que 1837 fue un momento peligroso para todo el mundo. El pánico de 1837 había paralizado bancos y otros negocios, tanto en los Estados Unidos como en Gran Bretaña. Aun así, durante ese momento difícil, el Espíritu le susurró al profeta José Smith que llamara al élder Kimball a Inglaterra para proclamar el evangelio.

Abrumado, Heber ofreció una oración renuente con respecto a su llamamiento de “predicar en esa tierra, que es tan famosa en toda la cristiandad por el aprendizaje, el conocimiento y la piedad”.

“La fe y la obediencia [de Heber] prevalecieron”, dijo el élder Cook.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se sienta en su oficina en el Edificio Administrativo de la Iglesia en Salt Lake City, el miércoles 24 de junio, hablando sobre un próximo discurso en el que hará referencia a un libro titulado “Heber C. Kimball”.
El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se sienta en su oficina en el Edificio Administrativo de la Iglesia en Salt Lake City, el miércoles 24 de junio, hablando sobre un próximo discurso en el que hará referencia a un libro titulado “Heber C. Kimball”. Credit: Scott G. Winterton, Deseret News

Heber registró: “En el momento en que entendí la voluntad de mi Padre Celestial, sentí la determinación de enfrentar todos los peligros, creyendo que Él me apoyaría con Su inmenso poder… y aunque mi familia era muy querida por mí, y tendría que dejarlos casi destituidos, sentí que la causa de la verdad, el evangelio de Cristo, sobrepasaba cualquier otra consideración”.

Durante el seminario, transmitido a 17 países, el élder Cook dijo a los líderes de misión que los sentimientos de Heber C. Kimball pueden resonar en los propios sentimientos de ellos. “Pero ¿se imaginan ser un presidente de misión sin miembros de la Iglesia, sin edificios de la Iglesia, ni siquiera una casa de misión y sin fondos?”.

En una carta, la esposa de Heber, Vilate, copió la revelación que se convertiría en la sección 112 de Doctrina y Convenios. La revelación fue recibida el día en que el evangelio fue predicado por primera vez en Inglaterra, el 23 de julio de 1837, dijo el élder Cook.

Al notar que se podía decir mucho sobre esa revelación, el élder Cook destacó Doctrina y Convenios 112: 21 y 28 (cursiva agregada) y les dijo a los líderes de misión que esos versículos los describen “a cada uno de ustedes”.

“Y además, te digo que a quienesquiera que envíes en mi nombre, por la voz de tus hermanos los Doce, debidamente recomendados y autorizados por ti, tendrán el poder para abrir la puerta de mi reino en cualquier nación a donde los mandes. … Sino purificad vuestro corazón delante de mí, y entonces id por todo el mundo y predicad mi evangelio a toda criatura que no lo haya recibido”.

Debido a que “la mayoría de los misioneros se dedican a encontrar y enseñar con métodos que son dramáticamente diferentes a los del pasado”, este es un momento emocionante para comenzar el servicio misional, dijo el élder Cook.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, sentado en su oficina en el Edificio Administrativo de la Iglesia en Salt Lake City, el miércoles 24 de junio de 2020, sostiene un libro titulado Heber C. Kimball, al que hizo referencia en su discurso del Seminario de Liderazgo Misional 2020.
El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, sentado en su oficina en el Edificio Administrativo de la Iglesia en Salt Lake City, el miércoles 24 de junio de 2020, sostiene un libro titulado Heber C. Kimball, al que hizo referencia en su discurso del Seminario de Liderazgo Misional 2020. Credit: Scott G. Winterton, Deseret News

“Estamos en un nuevo mundo de redes sociales conectado a Internet”, dijo él. “Ustedes y sus misioneros pueden estar entre los ‘buscadores espirituales’ para proclamar verdaderamente el evangelio de Jesucristo en este mundo conectado a Internet. Tenemos la obligación en esta dispensación de preparar al mundo para la Segunda Venida de Jesucristo”.

El élder Cook llamó al mandato para los líderes de misión —“Ustedes edificarán Mi Iglesia”— “directo y profundo”.

Doctrina y Convenios 10, recibida por el profeta José Smith en 1829, detalla los desafíos del profeta y contiene algunos principios fundamentales de la obra misional. La sección trata sobre el manuscrito perdido y el plan del adversario para destruir la obra.

Entonces el Señor le dice a José que no dio a luz el evangelio para destruir lo que la gente ya había recibido, sino para “edificar mi iglesia”, (Doctrina y Convenios 10:54), dijo el élder Cook.

Dos años más tarde, en enero de 1831, la doctrina esencial del mandato de hacer la obra misional se presentó en Doctrina y Convenios, sección 39: “Eres llamado para obrar en mi viña y edificar mi iglesia y establecer Sion, a fin de que se regocije sobre los collados y florezca” (Doctrina y Convenios 39:13).

“¿Cómo ‘edificaremos la Iglesia?’”, preguntó el élder Cook. “Con referencia al uso de las escrituras, la palabra ‘edificar’ se define en el diccionario 1828 de Noah Webster [en inglés] de la siguiente manera: ‘para aumentar y fortalecer; para cementar y tejer juntos; para acordar o establecer y preservar’”.

Los misioneros pueden ayudar a “edificar” la Iglesia de muchas maneras, dijo, enfatizando tres de ellas:

Primero, enseñen a los misioneros a entender que es el Señor quien establecerá la Iglesia. Los misioneros deben seguir las indicaciones del Espíritu. Esta es la obra del Señor.

Wilford Woodruff en Inglaterra es un maravilloso ejemplo de ir a donde el Espíritu lo dirigió, dijo el élder Cook. “Estaba teniendo éxito, pero el Espíritu le dijo que fuera al sur. Viajó 80 millas al sur, donde la gente oraba por la luz y la verdad. En total, unas 1.800 personas fueron bautizadas en ese nuevo campo de la obra.

“Creo que, en este mundo conectado a Internet, los misioneros necesitarán estar más cerca del Espíritu y seguir las indicaciones para llegar de maneras que tal vez no entiendan completamente. El Espíritu puede guiarnos sobre cómo amonestar al mundo de maneras que superan con creces lo que experimentó Wilford Woodruff”.

Segundo, ayudamos a edificar la Iglesia al trabajar con miembros y líderes de barrio y estaca.

Cuando los misioneros aman y sirven al barrio o rama, “ayudan a edificar la Iglesia”, dijo el élder Cook. “Cuando ganan el amor y el apoyo de los miembros de la Iglesia, no solo reactivan y edifican la fe, sino que también bautizan. Las relaciones que desarrollen con los miembros de la Iglesia los bendecirán por el resto de sus vidas”.

Los misioneros necesitarán aprender a relacionarse con los miembros de la Iglesia. Necesitan comprender el impacto que pueden tener si “son cálidos y amigables y aman a la gente, y si realmente quieren servir”, dijo.

La tercera forma en que pueden ayudar a edificar la Iglesia es preparar a los misioneros para el servicio futuro como padres y madres, maestros y líderes de la Iglesia.

“Un misionero mismo es su primer y más importante converso”, enfatizó el élder Cook. “El papel que ustedes juegan como los líderes de misión para ayudar a cada misionero a obtener una conversión permanente y de por vida, está más allá de la capacidad que las palabras puedan describir”.

El élder Quentin L. Cook habla durante el Seminario de Liderazgo Misional 2020.
El élder Quentin L. Cook habla durante el Seminario de Liderazgo Misional 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

El “poder por excelencia de una misión” es que aquellos que son llamados a servir pasan mucho menos tiempo pensando en sí mismos y en sus objetivos mundanos personales, dijo el élder Cook. “En el mejor de los casos, se sumergen por completo en la adoración y en el servicio al Señor Jesucristo al aprender Sus doctrinas y esforzarse por llevar la salvación y la exaltación a Sus hijos.

“Cuando los misioneros se vuelven parte de un equipo misional, donde cada éxito pertenece al Señor, porque Él estableció Su Iglesia, entonces toda la misión es bendecida. Cuando esto ocurre, los misioneros están en sintonía con el Espíritu”.

El élder Cook habló del impacto que su presidente de misión tuvo en su vida cuando citó las palabras que Winston Churchill alguna vez usó para describir a un gran personaje contemporáneo: “Él encendió fuegos de faro que aún arden; hizo llamadas de trompeta cuyos ecos todavía llaman a soldados tenaces al campo”.

A los líderes de misión, concluyó diciéndoles: “Mi oración es que enciendan fuegos de faro espiritual que ardan brillantemente en la vida de sus misioneros, que hagan sonar las trompetas doctrinales, y que resuenen en los corazones y en las mentes de sus misioneros a lo largo de sus vidas, y que sean ustedes bendecidos al seguir adelante para ayudar al Señor a edificar y establecer Su Iglesia”.