El élder Uchtdorf hace un ‘llamado a los héroes’ durante devocional de BYU-Pathway

Desde su infancia temprana, al élder Uchtdorf le han encantado las historias de aventura, y señaló que, cuando el personaje principal tiene un problema, “cuanto más grande es el problema, más cautivadora es la historia”. 

A medida que los desafíos empeoran, puede que el héroe o la heroína comience a sentir que nunca los superará. Pero entonces, aparece una persona de confianza o una fuente de sabiduría para ayudarle a obtener el conocimiento y perspectiva suficientes para formular un nuevo plan a fin de superar sus dificultades.

El élder Uchtdorf puede enumerar varios ejemplos literarios: Bilbo Bolsón tuvo a Gandalf, que le ayudó a matar a un dragón; Obi Wan Kenobi ayudó a Luke Skywalker a aprender cómo dominar la Fuerza y vencer a la Estrella de la Muerte; Anne la de Tejados Verdes tuvo a Marilla y Matthew, que la amaron y la guiaron; y Hermione Granger y Harry Potter tuvieron maestros amorosos en Hogwarts, que les ayudaron a aprender lo que necesitaban a fin de derrotar al Innombrable.

“Y ahora, yo vengo a ustedes”, dijo el élder Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, a los estudiantes y profesores de BYU-Pathway en un devocional en línea transmitido el martes, 14 de julio. “Ya sea que se sientan como héroes o no, lo son. Son los héroes de su propia historia de vida”.

Dieter Uchtdorf, con dieciséis años, monta su bicicleta sobre un puente en Wasserburg, Alemania, en 1956. El élder Uchtdorf mostró la fotografía durante un discurso en un devocional transmitido el martes, 14 de julio de 2020, para los estudiantes de BYU-Pathway.
Dieter Uchtdorf, con dieciséis años, monta su bicicleta sobre un puente en Wasserburg, Alemania, en 1956. El élder Uchtdorf mostró la fotografía durante un discurso en un devocional transmitido el martes, 14 de julio de 2020, para los estudiantes de BYU-Pathway. Credit: Cortesía del élder Dieter F. Uchtdorf

Al hablar a los estudiantes inscriptos en la universidad en línea de la Iglesia —que residen en todo el mundo— el élder Uchtdorf reconoció la época “interesante” que está experimentando actualmente el mundo. 

“Vivimos en tiempos en los que las páginas de la historia son todo menos blancas. El COVID-19 nos está forzando a encontrar y usar diferentes maneras de comunicarnos”.

Debido a que la mayor parte del aprendizaje en BYU-Pathway ocurre en el hogar por medio del internet, “me complace decir que el programa Pathway de la Iglesia está muy adelantado a su tiempo”, dijo él.

Aun así, algunos podrían preguntarse si sus sueños algún día se harán realidad. “Comprendo cómo se sienten”, dijo.

Cuando era un hombre joven, el élder Uchtdorf solía pararse junto al vallado del aeropuerto internacional para mirar los despegues y aterrizajes de los aviones. “Cuánto deseaba estar en la cabina de uno de esos impresionantes aviones y sentir la emoción de elevarme del suelo, subir por sobre las nubes y viajar hacia nuevos horizontes”.

Sin embargo, el joven Dieter no había nacido en la riqueza. Como alguien que había sido refugiado en dos ocasiones, solía trabajar en el negocio de lavandería de su familia mientras otros niños jugaban con sus amigos.

Si el líder de la Iglesia y ex piloto profesional pudiera volver atrás y hablarle a ese muchacho junto al vallado, le diría: “No será fácil, pero puedes lograrlo. Estarás bien.

Dieter Uchtdorf de niño (a la derecha) con amigos en la escuela. El élder Uchtdorf mostró la fotografía durante un discurso en un devocional transmitido el martes, 14 de julio de 2020, para los estudiantes de BYU-Pathway.
Dieter Uchtdorf de niño (a la derecha) con amigos en la escuela. El élder Uchtdorf mostró la fotografía durante un discurso en un devocional transmitido el martes, 14 de julio de 2020, para los estudiantes de BYU-Pathway. Credit: Cortesía del élder Dieter F. Uchtdorf

“La jornada estará llena de desafíos, Dieter. Pero la dificultad en sí te transformará en la persona que deseas ser. Trabaja duro. Sé constante. Enfócate en lo que puedes cambiar y no tanto en lo que no puedes cambiar. Ten fe. Ten esperanza. Confía en Dios. Debes saber que, si haces tu parte, las cosas saldrán bien”.

Luego, añadió para la audiencia: “Este también es mi consejo para ustedes hoy”.

Quizás algunos de los estudiantes de entre la audiencia están ante su propio vallado proverbial, anhelando algo en lo que se quieren convertir, dijo el élder Uchtdorf. “A veces, puede que se sientan solos —pero no lo están. 

“Son hijos de Dios. Él es su Padre Celestial. Él los ama y solo está a una oración de distancia. Tienen a Jesucristo. Los efectos de Su Expiación o sacrificio siempre están disponibles para quitar el dolor y la soledad de los errores. Tienen amorosos obispos y otros líderes de la Iglesia, así como su familia del barrio, que los guiarán y los ayudarán”.

Los estudiantes también tienen a BYU-Pathway, añadió. El programa de educación en línea de la Iglesia puede ser “una guía informada a medida que emprenden su propia gran aventura para matar a su propio dragón”.

Sin importar cuán lejos parezca estar un destino, el élder Uchtdorf aseguró a los estudiantes: “Si continúan poniendo un pie frente al otro y se esfuerzan cada día por seguir su plan, las cosas saldrán bien y alcanzarán sus metas.

“Indudablemente encontrarán sorpresas y desafíos inesperados durante su aventura, pero esas son las cosas que hacen que una historia —la historia de su vida— sea exitosa. Y, especialmente, recuerden que, si confían en el Señor, aprenden de Él y tienen fe en Él, Él dirigirá su camino”.

El joven Dieter Uchtdorf sostiene un libro. El élder Uchtdorf mostró la fotografía durante un discurso en un devocional transmitido el martes, 14 de julio de 2020, para los estudiantes de BYU-Pathway.
El joven Dieter Uchtdorf sostiene un libro. El élder Uchtdorf mostró la fotografía durante un discurso en un devocional transmitido el martes, 14 de julio de 2020, para los estudiantes de BYU-Pathway. Credit: Cortesía del élder Dieter F. Uchtdorf

El élder Uchtdorf llamó a los que lo escuchaban “compañeros de viaje en el camino de esta gran aventura de la mortalidad”, y les dijo: “No se desalienten. No se den por vencidos. El futuro es brillante”.

Sin importar cuán difícil parezca hoy el camino, “Dios los guiará a medida que se acerquen a Él”.

El élder Uchtdorf alentó a su audiencia a permitir que BYU-Pathway sea una guía y a buscar el consejo y ayuda de asesores, líderes de la Iglesia y su familia del barrio.

“Tengan fe en Dios y escojan Su senda. Y, un día, mirarán atrás y sabrán que en verdad fueron cuidados y amados por su Padre Celestial. Dios estuvo y está con ustedes”.

Lea el texto completo de su discurso (en inglés) aquí.