3 lecciones que la presidenta Cordon aprendió de la moneda de un antepasado en la cápsula del tiempo del Templo de Salt Lake

La presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon, descubrió recientemente una conexión personal con la construcción del Templo de Salt Lake. 

Una de las 400 monedas extraídas de la cápsula del tiempo en la piedra de coronamiento del templo está inscrita con el nombre de Alice Hillam, de 17 años, prima hermana de su abuelo. La familia de Alice asistía al Barrio Salt Lake 10 de, y probablemente vivió cerca de la calle 400 South.

“Alice Hillam quería ser parte de la historia y contribuir a la cápsula del tiempo del templo. Ella buscó estar en lugares sagrados”, dijo la presidenta Cordon a Church News. “Puedo aprender mucho de Alice. ¿Se encuentran mis ofrendas sencillas en lugares sagrados? ¿Busco formas de ser parte de la edificación del reino de Dios? ¿Me enfoco en la eternidad?”

Monedas halladas en la piedra angular y cápsula del tiempo del Templo de Salt Lake en Salt Lake City, exhibidas el martes, 14 de julio de 2020.
Monedas halladas en la piedra angular y cápsula del tiempo del Templo de Salt Lake en Salt Lake City, exhibidas el martes, 14 de julio de 2020. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El Templo de Salt Lake “siempre ha sido muy querido” para la presidenta Cordon. Sus padres fueron sellados en ese templo, y ella cumplió su sueño de ser sellada allí. Encontrar una conexión más profunda con el templo a través de Alice ha hecho que el templo sea aún más especial, dijo.

“Su ejemplo, simbolizado por su moneda, me ha fortalecido”, dijo la presidenta Cordon. “Estoy segura de que ella nunca pensó que un miembro de la familia, generaciones después, tendría su moneda o que la gente de todo el mundo sabría acerca de su sencilla ofrenda”.

Lea más sobre lo que se encontró dentro de la cápsula del tiempo del Templo de Salt Lake

La presidenta Cordon identificó algunas lecciones que pueden aprenderse de Alice, su moneda y su deseo de seguir al Salvador —una lección personal y otras más aplicables a todos. 

El Padre Celestial nos conoce

La presidencia general de las Mujeres Jóvenes recientemente buscó historias de jóvenes relacionadas con la construcción y la dedicación del Templo de Salt Lake. Emily Utt, curadora de sitios históricos de la Iglesia, mencionó casualmente que habían encontrado una moneda de una niña de 17 años llamada Alice Hillam en la cápsula del tiempo.

Emily Utt, curadora de sitios históricos de la Iglesia, muestra una moneda que se encontró en la piedra de coronamiento del Templo de Salt Lake grabada con el nombre de Alice Hillam, prima hermana del abuelo de la presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon.
Emily Utt, curadora de sitios históricos de la Iglesia, muestra una moneda que se encontró en la piedra de coronamiento del Templo de Salt Lake grabada con el nombre de Alice Hillam, prima hermana del abuelo de la presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon. Credit: Sydney Walker

“Me incliné con incredulidad”, dijo la presidenta Cordon, al relatar la historia a Church News. “¿En verdad dijo ella el apellido Hillam?”. Utt confirmó la ortografía: “H-I-L-L-A-M”. 

La hermana Michelle Craig, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, intervino: “¿Sabía usted que el apellido de soltera de la hermana Cordon es Hillam?”. Utt no tenía idea, todos estaban sorprendidos.

“Hubo esta sensación de conexión inmediata —una dulce confirmación de que el Padre Celestial no solo conocía a Alice, sino que también me conocía y nos guiaba a ambas en nuestros fieles esfuerzos para servirle”, dijo la presidenta Cordon. “Sentí que había descubierto un gran tesoro”.

Tu ofrenda es suficiente

Otra lección que la presidenta Cordon aprendió de Alice es la de “las ofrendas sencillas”. El nombre de Alice grabado en la moneda muestra que pensó en dar su ofrenda. “Incluso en su sencillez, se esforzó por ofrecer lo mejor”, dijo la presidenta Cordon. 

“Nuestra sencilla ofrenda en este vasto mundo es suficiente”, continuó ella. “Nosotros somos suficientes. Es posible que nunca sepamos el impacto de nuestras acciones y nuestro servicio, pero cuando ofrecemos voluntariamente lo que tenemos, el Señor magnificará nuestra ofrenda. Nos bendecirá a nosotros y a los demás a través de nuestro esfuerzo”.

Algunas monedas permanecen en el concreto de la piedra angular y cápsula del tiempo del Templo de Salt Lake en Salt Lake City, el martes, 14 de julio de 2020.
Algunas monedas permanecen en el concreto de la piedra angular y cápsula del tiempo del Templo de Salt Lake en Salt Lake City, el martes, 14 de julio de 2020. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Estar ansiosamente comprometido en la obra del Señor

Alice también es un ejemplo de estar ansiosamente involucrado en la obra del Señor, dijo la presidenta Cordon. “Tenemos un propósito en esta tierra. Nunca renuncies a la oportunidad de testificar de Cristo. Alice quería ser parte de esta santa obra. Su sencilla moneda es un testimonio de que creía y deseaba hacer lo que pudiera para marcar la diferencia.

“Nosotros también podemos dedicar nuestro tiempo y energía a edificar y contribuir al reino del Señor. Avancemos y agreguemos nuestra moneda a la obra. Eso puede marcar la diferencia y la hará”.