‘La obra continúa’ dicen el presidente Ballard y otros miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles en medio del COVID-19

Bajo las circunstancias particulares y difíciles ocasionadas por la pandemia mundial de COVID-19, los líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días “siguen adelante”, dijo el presidente M. Russell Ballard.

“La obra continúa”, dijo el presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles. “El Señor nos ha proveído la tecnología para este momento”.

Los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles —bajo la dirección de la Primera Presidencia— se están adaptando a los desafíos actuales. Continúan llevando a cabo reuniones para los misioneros, los jóvenes y los miembros, todo por medio de la tecnología. Mantienen contacto diario con los líderes de área para supervisar la obra de la Iglesia en todo el mundo e incluso reorganizar estacas de forma remota cuando es necesario. Todos participaron en un seminario de liderazgo misional virtual a fines de junio. Y han continuado reuniéndose —junto con la Primera Presidencia— utilizando las videoconferencias y la distancia social.

“No nos desesperamos”, dijo él en una entrevista reciente con Church News. “Sino que descubrimos cómo hallar una nueva manera”.

El mundo ganará la guerra contra el COVID-19, dice el presidente Ballard

Durante esta época compleja y desafiante, “la realidad es simple”, dijo el presidente Ballard, que ha servido como autoridad general durante 44 años. “La Iglesia debe seguir avanzando”.

Sobre todo, dijo el presidente Ballard, “tenemos que mantenernos en contacto con el Señor, dondequiera que estén nuestros desafíos en el mundo. Y no necesitamos la tecnología para eso.

“Todos pueden orar y buscar guía y dirección”, dijo él.

El presidente Ballard dijo que extraña las reuniones en persona con los apóstoles. “No hay nada como interactuar cara a cara, espíritu a espíritu, corazón a corazón”, dijo él.

Cada miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles se está desempeñando bien, añadió. “Todos están edificando el reino. Están comprometidos. Aman al Señor. …

“La obra continúa”.

De izquierda a derecha, el presidente M. Russell Ballard, el élder Jeffrey R. Holland, el élder Dieter F. Uchtdorf, el élder David A. Bednar, el élder Quentin L. Cook, el élder D. Todd Christofferson, el élder Neil L. Andersen, el élder Ronald A. Rasband, el élder Gary E. Stevenson, el élder Dale G. Renlund, el élder Gerrit W. Gong y el élder Ulisses Soares en una fotografía tomada por Busath Photography.
De izquierda a derecha, el presidente M. Russell Ballard, el élder Jeffrey R. Holland, el élder Dieter F. Uchtdorf, el élder David A. Bednar, el élder Quentin L. Cook, el élder D. Todd Christofferson, el élder Neil L. Andersen, el élder Ronald A. Rasband, el élder Gary E. Stevenson, el élder Dale G. Renlund, el élder Gerrit W. Gong y el élder Ulisses Soares en una fotografía tomada por Busath Photography. Credit: Busath Photography Inc

Al participar de entrevistas para una serie reciente sobre la pandemia del COVID-19, otros miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles se hicieron eco de la resolución del presidente Ballard.

El élder Dale G. Renlund dijo que, si bien la pandemia ha detenido la productividad económica y la conectividad social, la obra del reino continúa avanzando. La Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles “no están ociosos ni se quedan a un lado” debido a la pandemia, enfatizó él. “Nos preguntamos: ‘¿Cómo podemos hacer mejor las cosas? ¿Cómo podemos mejorar? ¿Cómo podemos bendecir a nuestro pueblo?’”.

El élder Renlund dijo que los líderes están “llenos de confianza plena en que el Salvador nos ayudará a superar esto. Y la única preocupación es: ‘¿Aprenderemos lo que necesitamos aprender?’”.

El élder Dieter F. Uchtdorf dijo que La Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles —en estrecha coordinación y con información directa de las presidencias de área y los líderes locales— continúan deliberando en consejo y orando para encontrar soluciones a medida que dirigen la Iglesia.

Lo que dicen los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles sobre las implicaciones del COVID-19

El COVID-19 ha “[abierto] nuestros ojos a nuevas maneras”, incluido el uso de la tecnología, dijo el élder Uchtdorf. “El Espíritu puede trabajar de maravilla a medida que nos valemos de formas nuevas y desconocidas de comunicarnos unos con otros”.

El élder Jeffrey R. Holland dijo que la pandemia presenta una “oportunidad preciosa” de demostrar fe.

“El Espíritu no se bloquea debido a un virus o a fronteras nacionales o a pronósticos médicos”. Existen “dones del cielo que no se ven limitados por los problemas en la tierra o las enfermedades en el aire”.

El élder Neil L. Andersen dijo que la realidad de la situación es clara. “Todo el mundo está en manos del Señor. Todas las cosas están bajo Su control”.

La obra del Señor no se ha detenido y no se detendrá, prometió el élder Andersen.

La organización de la Iglesia del Señor ha proporcionado las Sociedades de Socorro y los cuórums del sacerdocio para velar y cuidar los unos de los otros —en tiempos buenos y difíciles, dijo el élder D. Todd Christofferson.

Los momentos desafiantes como estos brindan oportunidades específicas en las que la Sociedad de Socorro y los cuórums del sacerdocio “pueden cumplir su propósito y brindar lo que fueron organizados de forma única para hacer”.

El élder David A. Bednar dijo que, sin la perspectiva del evangelio, muchos desafíos, muchas de las dificultades de la vida, “serían insoportables”.

En medio de todos los desafíos causados por el virus, la obra sigue adelante, dijo él. “Ninguna mano impía puede detener el progreso de esta obra, así como tampoco lo hará ninguna pandemia”, dijo él.

El élder Quentin L. Cook dijo que la revelación ha guiado la creación e implementación de nuevas iniciativas y directivas en años recientes. Esos esfuerzos inspirados ahora forman “un patrón entrelazado de fortaleza” que sostiene y apoya a los miembros durante la pandemia de COVID-19.

“Este momento”, dijo el élder Cook, “es fundamental y permitirá que, en el futuro, la Iglesia crezca, toque más vidas y lleve a cabo más que nunca la obra de salvación. Recordaremos esto como un momento fundamental de preparación y no solo como algo que tuvimos que soportar”.

El élder Gerrit W. Gong dijo que, luego de la conferencia general, muchos le preguntaron qué se sentía hablar en un auditorio vacío. Para reflejar las pautas gubernamentales por la pandemia, las sesiones de la conferencia solo incluyeron a los líderes que estaban en el programa, todos sentados a 2 metros de distancia.

“No estaba hablándole a un auditorio vacío”, dijo él. “En mi mente, podía ver a amigos y vecinos, miembros y líderes, y a otras personas en todo el mundo. …

“Una de las cosas que he sentido profundamente este tiempo es que el Señor está cerca de nosotros y podemos estar cerca los unos de los otros”.

El élder Ulisses Soares dijo que algo que los líderes de la Iglesia han abrazado en medio de los desafíos de este año ha sido encontrar “formas creativas de acercarse a las personas.

“Estoy aprendiendo nuevas maneras de prepararme mejor para otros desafíos futuros de la vida que me puedan sobrevenir”, dijo él. “Estoy viendo cosas que antes no veía. Me siento más inclinado a pensar más en otras personas y acercarme a ellas en vez de enfocarme en mis propias necesidades”.

El élder Gary E. Stevenson dijo que los santos de los últimos días han sido altamente favorecidos del Señor durante esta época de pandemia al recibir las palabras y el consejo de un profeta viviente.

“Estamos viviendo en una época memorable en la que constantemente vemos la mano del Señor en la vida de Sus hijos”, dijo el presidente Russell M. Nelson. “Nuestro Padre Celestial y Su Hijo, Jesucristo, nos conocen, nos aman y nos cuidan. De ello podemos estar seguros”.

El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, camina con su esposa, la hermana Wendy Nelson, en el Centro de Visitantes del Templo de Roma, Italia, en Roma, Italia, el lunes, 11 de marzo de 2019.
El presidente Russell M. Nelson, de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, camina con su esposa, la hermana Wendy Nelson, en el Centro de Visitantes del Templo de Roma, Italia, en Roma, Italia, el lunes, 11 de marzo de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Al mismo tiempo, el presidente Nelson habló sobre el “desafío único” que enfrenta la Iglesia global. “Estos desafíos únicos quedarán atrás en su debido tiempo”, dijo el presidente de la Iglesia. “Permanezco optimista respecto al futuro. Conozco las grandes y maravillosas bendiciones que Dios tiene reservadas para aquellos que lo aman y le sirven. Veo evidencia de Su mano de muchas formas”.

Millones de personas vieron este mensaje y otras palabras inspiradas del presidente Nelson, dijo el élder Stevenson, que añadió lo siguiente: “Sabiendo de las calamidades que vendrían sobre el mundo, el Señor llamó al presidente Russell M. Nelson para guiarnos y ayudarnos a transitar estos tiempos únicos y peligrosos”.

El élder Stevenson dijo que, a medida que los santos de los últimos días edifiquen sobre el fundamento seguro del evangelio de Jesucristo y presten atención al profeta, podrán ver todas las formas en las que han sido “altamente favorecidos del Señor”.

Señalando que la pandemia de COVID-19 ha traído muchos días difíciles, el élder Ronald A. Rasband pidió a los miembros “que crean en las promesas de Jesucristo, que Él vive y que nos cuida, se preocupa por nosotros y está a nuestro lado”.

Debido a la imposibilidad de viajar, el presidente Ballard dijo que los líderes están físicamente distantes. “Pero, espiritualmente, todavía estamos en contacto”, dijo él. “Nos entristece no poder estar directamente afuera entre las personas. Pero podemos estar con ellas por medio de la tecnología”.

Si el “evangelio arde con intensidad en los corazones de las personas, tendrán todo lo que necesitan para capear la tormenta”, dijo él. “Sabemos que, si guardamos los mandamientos, estaremos bien”.