La razón por la que el Reino Unido siempre será el ‘hogar espiritual’ del élder Holland

El élder Jeffrey R. Holland, emocionado, se puso de pie para hablar en la dedicación de la capilla del Barrio Solihull en Inglaterra el 11 de noviembre de 1995. “Estoy en casa”, dijo a los santos británicos. 

En esa época, el élder Holland era un miembro recientemente llamado del Cuórum de los Doce Apóstoles, y él y su familia habían pasado los últimos tres años viviendo en Solihull —un pueblo 16 kilómetros al sudeste de Birmingham— mientras él servía como presidente del Área Europa Norte, desde 1990 hasta 1994. 

“Parece que no ha pasado un día desde que nos fuimos en el que no hayamos pensado en ustedes”, dijo el élder Holland, mientras miraba la capilla completamente llena. “Amamos este país, esta localidad y, en especial, a estas personas. Este es mi hogar espiritual”. (Ensign, febrero de 1996).

El élder Holland expresó una emoción y sentimientos similares durante un devocional en conmemoración del 25 o aniversario  de la dedicación de la capilla del Bario Solihull el 16 de agosto. El élder Patrick Kearon, miembro de la presidencia de los Setenta, lo acompañó. Sus mensajes se transmitieron desde Salt Lake City a 10 estacas de la Misión Inglaterra Birmingham.

El élder Jeffrey R. Holland es fotografiado con Pat y Paul Wilkinson, residentes de Solihull, y dos de sus hijos, Peter y Catherine, luego de la dedicación de la capilla del Barrio Solihull el 11 de noviembre de 1995.
El élder Jeffrey R. Holland es fotografiado con Pat y Paul Wilkinson, residentes de Solihull, y dos de sus hijos, Peter y Catherine, luego de la dedicación de la capilla del Barrio Solihull el 11 de noviembre de 1995. Credit: Michelle Young

“Nací físicamente en los Estados Unidos de América, pero nací a la espiritualidad y la vida eterna en el Reino Unido”, dijo el élder Holland, refiriéndose al fuerte testimonio que desarrolló cuando era un joven misionero de tiempo completo en la Misión Británica.

Mientras continuaba reflexionando en sus experiencias formativas en Inglaterra, el élder Holland citó una inscripción que descubrió en una pequeña iglesia en Leicestershire mientras servía como presidente de área. 

“En el año 1653, cuando todas las cosas sagradas eran demolidas o profanadas, Sir Robert Shirley edificó esta iglesia, cuya singular alabanza es haber hecho las mejores cosas en los peores tiempos, y haberlas esperado en los más calamitosos”, declaraba la inscripción.

En medio de la turbulencia de la pandemia de COVID-19, el élder Holland dijo a los santos de Inglaterra, reunidos en sus hogares: “Este es el momento de dar nuestro mejor esfuerzo, no el peor. Este es un momento para tener nuestra mayor esperanza, no para retraernos a la calamidad. Estaremos bien. Todo estará bien. Esto pasará”.

El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles.
El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Pat Wilkinson, una residente de Solihull desde hace mucho tiempo cuyo esposo actualmente preside la Estaca Birmingham Inglaterra, dijo que los miembros del área se sintieron edificados gracias a los mensajes del élder Holland y el élder Kearon.

“El Reino Unido se ha visto bastante afectado por el coronavirus, así como también algunos de los países europeos”, dijo ella. “Algunos miembros no han podido ir a la iglesia desde marzo. Para quienes viven solos o no pueden salir, esto ha sido muy duro, además de todas las otras pruebas y desafíos de la vida con los que las personas están lidiando”.

El devocional fortaleció la fe y renovó la esperanza, dijo ella. “Un miembro me dijo que sintieron como si el élder Holland y el élder Kearon estuvieran sentados en su sala hablándoles”.

El élder Kearon, un nativo de Inglaterra que también sirvió en la presidencia del Área Europa, mostró el video “Los corazones de los hombres están desfalleciendo”, en el que el presidente Russell M. Nelson narra su experiencia al estar en un avión cuando el motor del ala se incendió. 

El presidente Nelson estaba tranquilo y no tenía miedo porque sabía que estaba viviendo en rectitud. “Si uno tiene suficiente fe, puede manejar las dificultades sabiendo que, con una perspectiva eterna, todo va a estar bien”, dijo él en el video. 

El mensaje del presidente Nelson es para todos —incluidos aquellos que puedan haberse apartado de la Iglesia, dijo el élder Kearon.

“A quienes se han alejado, regresen”, continuó diciendo el élder Kearon. “A quienes tengan miedo, escuchen al profeta. A quienes sientan dolor, nuestro Salvador nos da paz en nuestro duelo, en nuestra pérdida, en nuestro pecado, en nuestro dolor, y Él desea que ustedes tengan gozo”. 

Valiéndose de las palabras del Salvador en Doctrina y Convenios 38:7, él dijo: “Sabemos de dónde vinimos, sabemos hacia dónde vamos. Sabemos que Él está en medio de nosotros. Sabemos que podemos hallar paz en tiempos difíciles”.

El élder Holland se hizo eco de las palabras del élder Kearon: “Las cosas rotas se arreglan. Esa es la historia del evangelio de Jesucristo.

“Se requieren nubes fragmentadas para nutrir la tierra. Se requiere una tierra resquebrajada para nutrir el grano. Se requiere un grano molido para hacer pan, y pan partido para nutrirnos a nosotros. … Las cosas se rompen a fin de arreglarse, a fin de dar vida. Y la cosa rota más preciosa de todas fue el corazón roto del Hijo de Dios”.

“El Salvador nos pide un corazón quebrantado y un espíritu contrito”, dijo él. “Eso es lo que necesitamos a fin de estar preparados para dar. Así se supone que debe ser nuestra ofrenda de sacrificio”.

La capilla del Barrio Solihull, ubicada unos 16 kilómetros al sudeste de Birmingham, Inglaterra.
La capilla del Barrio Solihull, ubicada unos 16 kilómetros al sudeste de Birmingham, Inglaterra. Credit: Chris Willis

Citando al poeta inglés John Donne, el élder Holland dijo: “Pedimos el pan de cada día y Dios nunca dice: ‘Debiste haber venido ayer’. … [No, sino que dice:] ‘Si hoy escuchas [mi] voz, hoy yo escucharé la tuya’. … Si hasta ahora has estado en la oscuridad, invernado y congelado, nublado y eclipsado, enfriado y entumecido, sofocado y aturdido hasta ahora, aun así, Dios viene a ti, no como al amanecer del día, … sino como el sol en [pleno] mediodía, para desvanecer toda sombra”.

Él continuó diciendo: “Si tienen un matrimonio en problemas, podría sanar ahora mismo. Si van a ayudar a un hijo, cónyuge o padre a acercarse más al evangelio, puede ocurrir ahora mismo. Si desean ayudar a los misioneros, pueden hacerlo ahora mismo. Y, pronto, muy pronto, podremos adorar en los templos nuevamente … todos los tiempos son Sus estaciones”.

El élder Holland concluyó su mensaje recitando el himno inglés “Jerusalén”, escrito por William Blake —las mismas palabras que citó de memoria durante la dedicación de la capilla del Barrio Solihull hace 25 años— y la estrofa final, que dice así: 

“No cesaré en mi lucha mental
Ni dormirá mi espada en mi mano
Hasta que hayamos edificado Jerusalén
En la verde y placentera Inglaterra”.

La iglesia de San Alphege en la calle principal de Solihull se remonta al siglo XIII.
La iglesia de San Alphege en la calle principal de Solihull se remonta al siglo XIII. Credit: Bill Boaden a través de Geograph.org