Misioneros en el Centro de Visitantes de la Ciudad de México prosperan a pesar de interrupciones por el COVID-19

Las operaciones en el Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México cesaron temporalmente un día antes de los deplorables augurios de marzo.

El 14 de marzo, la querida instalación —algunos la llamaron la “compañera menor” del vecino Templo de la Ciudad de México— se cerró al público debido a la pandemia de COVID-19.

El abrupto cambio se sintió de inmediato.

Por un lado, las puertas del Centro de Visitantes se cerraron temporalmente para los miles de personas que caminan cada semana a través de sus galerías y exposiciones serenas y ancladas en el evangelio. 

El Templo de la Ciudad de México tiene un terreno extenso en la capital mexicana, que incluye al Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México. El templo comenzó operaciones limitadas el 24 de agosto de 2020, luego de meses de estar cerrado.
El Templo de la Ciudad de México tiene un terreno extenso en la capital mexicana, que incluye al Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México. El templo comenzó operaciones limitadas el 24 de agosto de 2020, luego de meses de estar cerrado. Credit: Ravell Call, Deseret News

Y, lamentablemente, más de la mitad de las hermanas misioneras y los matrimonios mayores asignados para recibir y acompañar a los visitantes en el centro tuvieron que regresar a sus países de origen —incluidos los de los Estados Unidos, América Central y Sudamérica.

La pandemia marcó una despedida no deseada para todos los que vieron que sus asignaciones en el centro se vieron interrumpidas inesperadamente.

“El Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México, para mí, es una extensión del templo, en donde la gente puede sentir paz”, dijo la hermana Tania Vieira, una misionera paraguaya que sirvió en el centro a principios de este año.

Cada rincón del centro “testifica de Jesucristo”, agregó la hermana Erika García, nativa de Nicaragua, que regresó a su tierra natal cuando la pandemia llegó a las Américas.

El élder Terry F. Calton, quien dirige el Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México, conoce de primera mano el poder que se encuentra dentro de cualquier de los centros de visitantes dedicados de la Iglesia. Como converso, todavía recuerda haber sentido el Espíritu por primera vez hace décadas cuando visitó el Centro de Visitantes del Templo de Los Ángeles.

Una vista de las exhibiciones en el Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el viernes 24 de enero de 2020. La rica historia de los santos de los últimos días de México se ensalza en el centro de Visitantes.
Una vista de las exhibiciones en el Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el viernes 24 de enero de 2020. La rica historia de los santos de los últimos días de México se ensalza en el centro de Visitantes. Credit: Ravell Call, Deseret News

“Y sé que, si las paredes del Centro de Visitantes de la Ciudad de México pudieran hablar”, dijo, “contarían muchas otras historias de conversión”.

A pesar de la incertidumbre y la decepción causadas por la pandemia, el Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México y su reducido, pero dedicado equipo de misioneros, han perseverado, se han adaptado y prosperado.

La instalación permanece cerrada a los visitantes en persona. Pero las hermanas misioneras continúan enseñando a los “visitantes” las lecciones de la Restauración y la rica historia de los santos de los últimos días de México a través de recorridos virtuales en tiempo real.

Mientras tanto, el centro de enseñanza en línea, que opera dentro del Centro de Visitantes, mantiene bastante ocupados a los 14 misioneros que actualmente sirven ahí. Cada día, reciben llamadas de visitantes de habla hispana de todo el mundo que han descubierto un sitio web de la Iglesia y que están ansiosos por saber más acerca de la Iglesia.

Los misioneros del Centro de Visitantes de la Ciudad de México “se han atrincherado, prosperado y hecho todo lo que se les ha pedido”, dijo la esposa y compañera misional del élder Calton, la hermana Renita Calton.

El Templo de la Ciudad de México comenzó su reapertura en la Fase 1 el lunes, 24 de agosto. Los Calton esperan que el Centro de Visitantes, que está a un lado, abra sus puertas, de forma modificada, una semana después.

Una computadora muestra un coro de misioneras asignadas al Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México cantando al final de un recorrido virtual por el centro. Los directores del centro esperan reanudar las visitas públicas limitadas a las instalaciones a principios de septiembre de 2020.
Una computadora muestra un coro de misioneras asignadas al Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México cantando al final de un recorrido virtual por el centro. Los directores del centro esperan reanudar las visitas públicas limitadas a las instalaciones a principios de septiembre de 2020. Credit: Jason Swensen

“Habrá horas limitadas, con cita previa, … y habrá [medidas] de esterilización en vigor, con las personas usando mascarillas”, dijo el élder Calton. “Daremos prioridad a los nuevos conversos y a las personas que están siendo enseñadas por los misioneros”. 

Las citas para recorridos virtuales dirigidos por misioneros se pueden concertar visitando la página de Facebook del Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México.

A pesar de las restricciones, los misioneros están de acuerdo en que será un día alegre cuando la gente vuelva al Centro de Visitantes. “Todos estaremos muy felices”, dijo la hermana Calton.

También están agradecidos por las lecciones eternas aprendidas todos los días en el Centro de Visitantes del Templo de la Ciudad de México durante un año singular. “Sabemos que hay una pandemia afuera, pero el Señor sabe lo que necesitamos dentro de este centro”, dijo la hermana Guadalupe Montoya, de Monterrey, México, a un reportero de Church News después de realizar un recorrido virtual. “He aprendido a enseñar en