Élder Rasband: Comunicar el ‘poder de la palabra’ en medio del COVID-19

Nota del editor: Esta es la parte 12 de una serie de consejos de los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles durante el brote de COVID-19. Lea el consejo del presidente M. Russell Ballard, el élder Jeffrey R. Holland, el élder Dieter F. Uchtdorf, el élder David A. Bednar, el élder Quentin L. Cook, el élder D. Todd Christofferson, el élder Neil L. Andersen , el élder Gary E. Stevenson, el élder Dale G. Renlund, el élder Gerrit W. Gong y el élder Ulisses Soares.

Desde su oficina en el Edificio Administrativo de la Iglesia, el élder Ronald A. Rasband reflexionó sobre los últimos seis meses, definidos por la marcha constante de la pandemia del COVID-19 por todo el mundo. 

Durante este medio año de temor e incertidumbre, muchos han recurrido a la Iglesia y sus líderes en busca de paz y guía, dijo el miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles.

Y las han encontrado.

Un enfoque más importante “es el poder de la palabra y cómo la comunicamos”, dijo el élder Rasband.

De hecho, Alma enseña que la palabra de Dios es más poderosa que la espada, dijo el élder Rasband, citando Alma 31:5: “Y como la predicación de la palabra tenía gran propensión a impulsar a la gente a hacer lo que era justo —sí, había surtido un efecto más potente en la mente del pueblo que la espada o cualquier otra cosa que les había acontecido— por tanto, Alma consideró prudente que pusieran a prueba la virtud de la palabra de Dios”.

El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, mira fotos en su oficina en Salt Lake City, el miércoles, 5 de febrero de 2020, mientras habla sobre su historia al participar en la ceremonia de primera palada y la dedicación del templo.
El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, mira fotos en su oficina en Salt Lake City, el miércoles, 5 de febrero de 2020, mientras habla sobre su historia al participar en la ceremonia de primera palada y la dedicación del templo. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Al hablar con Church News como parte de una serie de artículos que destacan las enseñanzas del Cuórum de los Doce Apóstoles durante la pandemia de COVID-19, el élder Rasband —presidente del Comité de comunicaciones de la Iglesia— dijo que la pandemia ha amplificado la importancia de que los líderes de la Iglesia sean comunicadores.

El élder Rasband dijo que las escrituras usan palabras familiares que se convierten en metáforas instructivas para describir el papel de un apóstol: testigo, maestro y predicador.

“Nuestro papel como los Doce Apóstoles es comunicar la palabra del Señor, tanto por las palabras que usamos como por el espíritu con el que podemos hacerlo”, dijo él.

‘Un testigo especial’

El élder Rasband dijo que ese encargo divino quedó grabado poderosamente en su mente cuando el presidente Thomas S. Monson lo ordenó al santo apostolado. “Con sus manos y todas las manos de los Doce sobre mi cabeza, dijo que yo estaba llamado a ser un testigo especial del nombre de Cristo ‘en todo el mundo, en todo momento y en toda circunstancia’”.

En los cinco años transcurridos desde esa ordenación, ha tenido muchas oportunidades para hacer precisamente eso. Una de esas oportunidades se produjo cuando el élder Rasband asistió al programa navideño escolar de su nieto.

En medio de la animada multitud, el élder Rasband y su familia encontraron un lugar para sentarse, y se estaban acomodando cuando el director de la escuela se acercó al élder Rasband y le preguntó si podía decir algunas palabras.

El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles, presenta un Libro de Mormón al rey Letsie III y a la reina 'Masenate Mohato Seeiso, de Lesoto, en el palacio real de Maseru, el lunes, 10 de febrero de 2020.
El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles, presenta un Libro de Mormón al rey Letsie III y a la reina ‘Masenate Mohato Seeiso, de Lesoto, en el palacio real de Maseru, el lunes, 10 de febrero de 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

El élder Rasband se puso de pie con la intención de dar la bienvenida a los invitados y desearles una noche maravillosa. Pero mientras miraba a la multitud inquieta y a la banda de la escuela —todos ansiosos por que comenzara el programa— las palabras de su ordenación apostólica le vinieron a la mente.

El élder Rasband dijo que en ese momento supo que su cargo estaba claro. Él dijo: “Damas y caballeros, no puedo perder esta oportunidad, ya que es la temporada del nacimiento de Cristo, para dar testimonio de Su nombre, de Su ministerio y de Su vida”.

‘El portavoz del Señor’

Este encargo divino de comunicar la palabra de Dios también ha estado en la mente del élder Rasband mientras la Iglesia ha navegado por la pandemia de COVID-19, la cual resultó en la suspensión de las reuniones de la Iglesia, el cierre de templos y el regreso de decenas de miles de misioneros a sus países de origen.

Durante estos desafíos, nadie ha sido mejor para comunicar la voluntad del Señor al mundo que el presidente Russell M. Nelson, dijo él.

“Es muy sencillo”, dijo él. “El Señor está a cargo. Su profeta es el portavoz de la Iglesia”.

El élder Ronald A. Rasband recibe un abrazo del presidente Russell M. Nelson el 9 de marzo de 2019 en Roma, Italia.
El élder Ronald A. Rasband recibe un abrazo del presidente Russell M. Nelson el 9 de marzo de 2019 en Roma, Italia. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Citando un discurso pronunciado por el presidente Ezra Taft Benson el 15 de agosto de 1975, el élder Rasband dijo: “El profeta más importante, en lo que a nosotros respecta, es el que vive en nuestros días. Este es el profeta que tiene las instrucciones de Dios para nosotros, hoy. La revelación de Dios a Adán no instruyó a Noé sobre cómo construir el arca. Cada generación necesita la escritura antigua, además de la escritura actual del profeta viviente. Por lo tanto, la lectura y la reflexión más importantes que deben hacerse es sobre las últimas palabras inspiradas del portavoz del Señor”.

La lección es tan importante para el élder Rasband que cuando se le pide consejo, él no vacila: Sigan al profeta.

“El presidente Nelson es un usuario activo de los medios”, dijo él. “A menudo los usa a través de sus cuentas de redes sociales, donde lo siguen cientos de miles de personas”.

‘Marchando hacia delante’

El élder Rasband dijo que este fue el consejo que dio a 800 jóvenes en un fin de semana reciente cuando se dirigió a ellos mediante videoconferencia y la red de transmisión de la Iglesia. “Estamos aprendiendo grandes lecciones de esto”, dijo él.

En un momento en que la pandemia ha detenido los viajes, los líderes de la Iglesia “todavía están recibiendo asignaciones para hablar a todo el mundo”, dijo el élder Rasband. “No podemos ir allí y no sería prudente que lo hiciéramos debido a la pandemia mundial”. Sin embargo, a través de la tecnología: “Podemos reunir a nuestros miembros en cualquier parte del mundo. Y por video, o al menos por audio, podemos comunicarnos con ellos. … Avanzamos cada fin de semana”.

Con los viajes restringidos, el élder Rasband dijo que también ha tenido un poco más de tiempo para prepararse para las asignaciones, para meditar y reflexionar.

El presidente Joseph F. Smith, el sexto presidente de la Iglesia, describió esa bendición en Doctrina y Convenios 138, recordando estar sentado en su habitación meditando sobre los escritos de Pedro. “Entonces dice que su mente fue avivada por el Espíritu”.

El élder Rasband dijo que siempre hay asuntos en su calendario. En tiempos pasados se sentía un poco apurado. “Me estoy tomando tiempo ahora. Estoy haciendo las cosas que el presidente Smith dijo que hizo: meditar, reflexionar. Y también he sentido que mi mente se aviva. Y he sentido un mayor poder para recurrir a las escrituras, a las revelaciones y a los profetas vivientes”.

El élder Ronald A. Rasband y su esposa, la hermana Susan Rasband, en el Templo de Roma, Italia, en marzo de 2019.
El élder Ronald A. Rasband y su esposa, la hermana Susan Rasband, en el Templo de Roma, Italia, en marzo de 2019. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Dijo que ha crecido su aprecio por cómo el Señor lo preparó a él y a la Iglesia para la pandemia. Con “Ven, sígueme” y una Iglesia centrada en el hogar, la Primera Presidencia pudo liderar y estar entre los primeros grupos religiosos en suspender los servicios de adoración dominicales.

Seis meses después, los templos están comenzando a reabrirse y los misioneros están regresando a sus áreas de servicio. “Personalmente, me ha inspirado cómo el Señor, que preside a la cabeza de esta Iglesia, ha guiado a Sus líderes apóstoles sobre cómo lidiar con esta pandemia. … Estamos en las manos del Señor”.

Las escrituras están repletas de referencias del centinela en las torres en los últimos días, dijo él. “Eso es exactamente lo que está pasando”.

Aquellos que miran al vigilante de la torre “pueden bajar un poco su nivel de temor, pueden bajar su ansiedad, pueden disminuir su soledad al saber que esta Iglesia está en las manos del Señor. Y Él está guiando y dirigiendo a Sus apóstoles y profetas”.