Piedras angulares desenterradas en proyecto de renovación del Templo de Salt Lake vinculan los desafíos pasados con los presentes

A nueve meses de comenzar la renovación del Templo de Salt Lake, el proyecto de varios años se encuentra en un punto donde las piedras angulares del templo —colocadas hace casi 170 años— se han desenterrado y se han vuelto el punto central de los esfuerzos de fortalecimiento y solidificación.

Así como el valle de Salt Lake ha sido sacudido por un terremoto de magnitud 5,7 el 18 de marzo, vientos huracanados el 8 de septiembre y la pandemia global de COVID-19 durante la mayoría de estos nueve meses, las piedras angulares expuestas del templo sirven como un recordatorio de los desafíos que enfrentaron los primeros pioneros santos de los últimos días cuando se dispusieron a construir lo que se ha convertido en un edificio icónico y sagrado para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

La renovación del Templo de Salt Lake de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City continúa el martes, 30 de junio de 2020.
La renovación del Templo de Salt Lake de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City continúa el martes, 30 de junio de 2020. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

“Ver esas piedras es especial”, dijo Andy Kirby, el director de renovaciones de templos históricos de la Iglesia, en un informe del 25 de septiembre en la Sala de Prensa que daba actualizaciones del proyecto del Templo de Salt Lake. “Me hace pensar en los tiempos en los que se colocaron las piedras, los recursos que tenían los santos en esos momentos y los desafíos por los que pasaron.

“Comparémoslos a nuestros días, en los que … puede que luchemos con pandemias mundiales y cosas así, pero nuestros recursos y nuestra tecnología son muy diferentes”.

El informe del 25 de septiembre en la Sala de Prensa resaltaba la remoción del ala de sellamientos del templo, la entrada norte y las instalaciones subterráneas como la cafetería y los vestuarios antes de la extensa excavación del área.

La actualización también incluía un video (en inglés) que detallaba los procesos y el avance.

Kirk Dickamore, que supervisa el proyecto de renovación para Jacobsen Construction, también fue consciente de los obstáculos que enfrentaron los antiguos pobladores y los que enfrentan los actuales equipos de renovación.

“Ellos vinieron al valle. Tuvieron que construir sus hogares. Tuvieron que plantar cultivos. Tenían problemas con los que estaban lidiando”, dijo Dickamore. “Nosotros también hemos tenido problemas con el COVID-19, el terremoto y demás. Sé que podemos superarlos porque el Señor está guiando esta obra y Él está ejerciendo su influencia en nuestras actividades cada día”.

El terremoto trajo como resultado tanto una pausa de una semana mientras los equipos de trabajo hacían evaluaciones en el sitio, como la remoción acelerada de la estatua del ángel Moroni y las agujas del templo. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 no ha provocado ninguna demora ni restricción en el proyecto, dado que el estado de Utah considera como esencial al trabajo de construcción.

“[La pandemia] nos ha vuelto mucho más atentos a la seguridad de las personas en el sitio. Y no solo su seguridad física, sino también su salud y bienestar”, dijo Spencer Loveless, un gerente de proyecto de Jacobsen que supervisa la programación del sitio de construcción de la Manzana del Templo. “El COVID está cambiando cómo podemos mover la mano de obra a través del edificio y cuántas personas pueden estar trabajando juntas en cualquier momento dado”.

La renovación del Templo de Salt Lake de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City continúa el martes, 30 de junio de 2020.
La renovación del Templo de Salt Lake de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Salt Lake City continúa el martes, 30 de junio de 2020. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

El anexo de sellamiento, la entrada norte y las instalaciones subterráneas se quitaron como parte de la preparación para la excavación, que alcanzará profundidades de 12 a 18 metros.

Los residuos y escombros resultantes se están reutilizando y reciclando, y se están separando las barras de refuerzo y el acero reforzado del concreto y el acero. Este último se envía para ser triturado y reutilizado en otros proyectos de construcción.

El fortalecimiento de los fundamentos —compuestos por piedras de diferentes tamaños y estados— es una preparación para la instalación del sistema de aislamiento de cimientos, el cual ayudará al Templo de Salt Lake a soportar un terremoto de alta magnitud.

El refuerzo y fortalecimiento de los cimientos —la parte más difícil de la renovación— continuará hasta el final del año.

Se están realizando perforaciones de 7,6 centímetros en los cimientos —que miden aproximadamente de 2 a 4 metros en los muros norte y sur y hasta 10 metros en los muros este y oeste. Estas perforaciones se rellenarán con lechada de alta resistencia, lo cual endurecerá las piedras existentes.

Se realizan estas perforaciones como parte del fortalecimiento de los fundamentos del templo en preparación para la mejora antisísmica. Se insertará una vara con sujetadores que pueden ajustar ambos lados del muro de los cimientos para añadir estabilidad. El proyecto de renovación del Templo de Salt Lake, junio de 2020.
Se realizan estas perforaciones como parte del fortalecimiento de los fundamentos del templo en preparación para la mejora antisísmica. Se insertará una vara con sujetadores que pueden ajustar ambos lados del muro de los cimientos para añadir estabilidad. El proyecto de renovación del Templo de Salt Lake, junio de 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Luego de eso, se realizarán perforaciones adicionales en los muros para insertar varas de metal que ayudarán a fijar los cimientos, dijo Brandan Rowley, que supervisa la parte antisísmica del proyecto.

Los preparativos adicionales previos a la excavación extensa incluyen la instalación de pilotes verticales de apuntalamiento cerca de la calle North Temple y la construcción de muros secantes alrededor del templo. El muro de contención resultante estará hecho de pilotes reforzados de vigas de acero entrelazadas, revestimiento de madera de 10 centímetros de espesor y cables de anclaje, y rodeará el templo desde el fundamento hasta el fondo de la excavación.

Para obtener más información acerca de la actualización de los nueve meses del proyecto de renovación del Templo de Salt Lake, vea el informe en Newsroom.ChurchofJesusChrist.org. Se pueden encontrar actualizaciones continuas sobre el progreso del proyecto en TempleSquare.org.

El presidente Russell M. Nelson detalló los planes para el proyecto de renovación de cuatro años del Templo de Salt Lake el 19 de abril de 2019, a la vez que anunció la fecha de cierre del templo para finales de ese año, el 29 de diciembre. Las representaciones y los detalles del proyecto se publicaron el día del anuncio del presidente Nelson, mientras que las representaciones interiores adicionales del templo renovado se publicaron solo tres semanas antes del cierre.

Las agujas del Templo de Salt Lake de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días rodeadas de andamios durante la renovación en Salt Lake City el domingo, 14 de junio de 2020.
Las agujas del Templo de Salt Lake de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días rodeadas de andamios durante la renovación en Salt Lake City el domingo, 14 de junio de 2020. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

“Les prometemos que les encantarán los resultados”, dijo el presidente Nelson. “Enfatizarán y resaltarán la vida, el ministerio y la misión de Jesucristo en Su deseo de bendecir a toda nación, tribu, lengua y pueblo”.

Además, añadió: “Este proyecto mejorará, refrescará y embellecerá el templo y los lugares adyacentes. Se reemplazarán los sistemas obsoletos dentro del edificio. Se abordarán temas de seguridad y protección sísmica”.

Uno de los primeros esfuerzos de renovación más visibles fue la remoción de la estatua del ángel Moroni y la piedra de coronamiento del templo el 18 de mayo. Más tarde, se abrió la piedra de coronamiento y su contenido histórico fue extraído e inspeccionado.