Los mensajes de la conferencia del sábado destacan temas de superación de prejuicios y esperanza para el futuro

Las horas anteriores al primer día de la Conferencia General Semestral N.° 190 el sábado fueron muy parecidas a las semanas y meses anteriores. Estuvieron marcadas por inquietantes noticias de última hora, divisiones políticas y el miedo persistente a un virus tenaz.

Luego, un profeta de los últimos días subió al podio y, con una cálida característica, aseguró a su audiencia mundial que son amados y recordados por Dios.

Nuestro Padre Celestial y Su Hijo, Jesucristo, “cuidan de nosotros”, dijo el presidente Russell M. Nelson. “Ellos y Sus santos ángeles nos vigilan. Sé que esto es cierto”.

Los mensajes de las sesiones de la mañana y la tarde del sábado fueron oportunas y atemporales. A los santos de los últimos días, y a cualquier otra persona que se sintonizara, se les aconsejó sobre cómo superar la división, evitar el racismo y mantenerse en espíritu de oración, devotos y optimistas.

El presidente Nelson designó este “tiempo único” como un tiempo para crecer mediante el ejercicio de la fe.

El presidente Russell M. Nelson habla en el Teatro del Centro de Conferencias durante la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 3 de octubre del 2020.
El presidente Russell M. Nelson habla en el Teatro del Centro de Conferencias durante la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 3 de octubre del 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

“Estamos aquí en la tierra para ser probados, para ver si elegiremos seguir a Jesucristo, para arrepentirnos con regularidad, para aprender y progresar”, dijo él. “Nuestros espíritus anhelan progresar. Y lo hacemos mejor al permanecer firmemente en la senda del convenio”.

A pesar de las cuarentenas y cierres generalizados por el COVID-19, el presidente Nelson confirmó que la Iglesia no está simplemente manteniéndose a flote y esperando que el virus pase. Están sucediendo cosas históricas.

La obra misional y la del templo están avanzando. Se está abriendo terreno para futuros templos. Se están creando barrios y estacas. Y las personas necesitadas están siendo bendecidas por más de 800 proyectos humanitarios relacionados con la pandemia en todo el mundo.

Mientras tanto, el aumento del estudio del evangelio en los hogares durante los últimos meses está dando como resultado testimonios y familias más fuertes.

“Haremos más que simplemente apretar nuestros dientes, aguantar y esperar a que las cosas vuelvan a la normalidad”, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf el sábado por la tarde. “Avanzaremos y, como resultado, seremos mejores”.

Dios, agregó, pastoreará a Su pueblo durante estos tiempos de incertidumbre y miedo.

“Él escucha sus súplicas. Él es fiel y confiable. Él cumplirá sus promesas”.

Una familia en la República Dominicana escucha la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 3 de octubre del 2020.
Una familia en la República Dominicana escucha la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 3 de octubre del 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Las bendiciones del evangelio y el poder del amor de Dios continúan siendo inmunes a los virus y al malestar social.

“Conforme llegamos a confiar en Dios, a veces al suplicar en nuestros momentos más oscuros, solitarios e inciertos, aprendemos que Él nos conoce mejor y nos ama más de lo que nos conocemos o amamos a nosotros mismos”, dijo el élder Gerrit W. Gong, del Cuórum del Doce Apóstoles durante su discurso pregrabado del sábado por la tarde.

“Por precaución, debido a que recientemente ha estado expuesto al COVID-19, el élder Gong está hoy en casa”, dijo el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, mientras dirigía la sesión del sábado por la tarde. “Él se siente bien, pero grabó su discurso con anterioridad”.

Superar los prejuicios y el racismo

Aún cuando muchas comunidades están luchando por controlar el COVID-19, otras están librando batallas contra el racismo y la injusticia social. Las sesiones del sábado incluyeron asesoramiento sobre cómo superar los prejuicios.

“Como ciudadanos y como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, debemos hacer más para ayudar a desarraigar el racismo”, dijo el presidente Oaks en sus comentarios del sábado por la mañana.

El élder Quentin L. Cook, miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y su esposa, la hermana Mary Cook, ingresan al Teatro del Centro de Conferencias para la Conferencia General Semestral N° 190 de la Iglesia el sábado, 3 de octubre del 2020.
El élder Quentin L. Cook, miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y su esposa, la hermana Mary Cook, ingresan al Teatro del Centro de Conferencias para la Conferencia General Semestral N° 190 de la Iglesia el sábado, 3 de octubre del 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Saber que “todos somos hijos de Dios”, señaló, forma la comprensión del valor divino de cada individuo “y la voluntad y la capacidad de superar los prejuicios y el racismo”.

Para los ciudadanos de los Estados Unidos, la protesta pacífica está protegida por la Constitución. Pero el presidente Oaks advirtió que la anarquía “socava en vez de proteger los derechos individuales”.

Los enfrentamientos entre culturas que acaparan los titulares siguen siendo un desafío. Pero la “cultura de Cristo” sigue siendo la más grande de todas, enseñó el élder William K. Jackson, setenta autoridad general.

“Prácticamente todos los conflictos y el caos se desvanecerían rápidamente si el mundo tan solo aceptara su cultura original, la que todos poseíamos no hace mucho tiempo”, dijo él.

Las políticas gubernamentales y, quizás, una elección nacional que se acerca rápidamente pueden dividir las lealtades políticas de los santos de los últimos días.

“Sin embargo, como seguidores de Cristo, debemos renunciar a la ira y el odio con los que se debaten o denuncian las decisiones políticas en muchos entornos”, dijo el presidente Oaks.

Una reunión colectiva de santos

Una vez más, la Primera Presidencia y otros líderes de la Iglesia que participaron en la conferencia general se adhirieron al distanciamiento social para mantener a todos seguros. Llevaban mascarillas cuando no estaban dando sus mensajes en el podio.

Y, una vez más, el auditorio principal del Centro de Conferencias estaba silencioso y vacío. Las presentaciones pregrabadas del Coro del Tabernáculo en la Manzana del Templo y otros coros se utilizaron por segunda vez en la conferencia bianual.

Los líderes de la Iglesia sentados en el Teatro del Centro de Conferencias al comienzo de la sesión del sábado por la tarde de la conferencia general el 3 de octubre del 2020.
Los líderes de la Iglesia sentados en el Teatro del Centro de Conferencias al comienzo de la sesión del sábado por la tarde de la conferencia general el 3 de octubre del 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Pero la conferencia general sigue siendo una reunión comunitaria y de tendencias en las plataformas de las redes sociales populares. Decenas de miles de Tweets que utilizan la etiqueta #conferenciageneral mostraron una amplia participación durante cada mensaje de la conferencia. Otros memes y citas se publicaron en tiempo real en Instagram y Facebook.

Mientras tanto, familias en todo el mundo se reunieron en sus salas, invitando virtualmente a sus hogares al presidente Nelson y a otros líderes de la Iglesia a través de la televisión e Internet.

Los asistentes a la conferencia pueden no haber estado sentados juntos en masa el sábado, pero adoraron como uno solo. Encontraron consuelo —aún cuando miraban a una época en la que los desafíos del 2020 son los reclamos distantes de la historia de la Iglesia.

“Expresamos comprensión y preocupación por su situación”, dijo el obispo W. Christopher Waddell, del Obispado Presidente. “Así como una firme convicción de que se avecinan días mejores”.