El presidente Nelson exhorta a los santos de los últimos días a que ‘lideren en el abandono de actitudes y acciones de prejuicio’

Después de meses caracterizados por tensiones raciales, protestas pacíficas y disturbios ilegales en los Estados Unidos y en otras naciones del mundo, el presidente Russell M. Nelson declaró que todas las personas son iguales ante los ojos de Dios.

“Hoy, hago un llamado a nuestros miembros en todas partes para que lideren en el abandono de actitudes y acciones de prejuicio”, dijo el líder de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el domingo por la mañana. “Les suplico que promuevan el respeto por todos los hijos de Dios”.

En su discurso durante la Conferencia General Semestral N.° 190, el presidente Nelson pidió a los 16,5 millones de santos de los últimos días en todo el mundo que “escuchen atentamente lo que estoy a punto de decir”.

El presidente Russell M. Nelson habla durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 4 de octubre del 2020.
El presidente Russell M. Nelson habla durante la sesión del domingo por la mañana de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 4 de octubre del 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

“Dios no ama a una raza más que a otra”, enfatizó él. “Su doctrina sobre este asunto es clara. Él invita a todos a venir a Él, ‘blancos y negros, esclavos y libres, varones y mujeres’ (2 Nefi 26:33).

“Les aseguro que su posición ante Dios no está determinada por el color de su piel.

“La aceptación o la desaprobación de Dios depende de su devoción a Dios y Sus mandamientos, y no del color de su piel”.

La pregunta para todos los hijos de Dios, independientemente de su raza, es la misma, dijo él.

“¿Estás dispuesto a dejar que Dios prevalezca en tu vida? ¿Estás dispuesto a dejar que Dios sea la influencia más importante en tu vida? ¿Permitirás que Sus palabras, Sus mandamientos y Sus convenios influyan en lo que haces cada día? ¿Permitirás que Su voz tenga prioridad sobre cualquier otra? ¿Estás dispuesto a permitir que lo que sea que Él necesite que hagas tenga prioridad sobre cualquier otra ambición? ¿Estás dispuesto a que tu voluntad sea absorbida por la Suya?

Las palabras del presidente Nelson reflejaron un lenguaje similar al de otros líderes de alto rango de la iglesia mundial denunciando el racismo.

El presidente Dallin H. Oaks, de la Primera Presidencia, dijo que los santos de los últimos días —como ciudadanos y miembros de la Iglesia del Señor— “debemos hacer más para ayudar a erradicar el racismo”.

Saber que “todos somos hijos de Dios nos da una visión divina del valor de todos los demás y la voluntad y la capacidad de superar los prejuicios y el racismo”, dijo el presidente Oaks.

Los Estados Unidos, dijo, “debería ser mejor en la eliminación del racismo, no solo contra los estadounidenses negros, que fueron más visibles en las protestas recientes, sino también contra los latinos, asiáticos y otros grupos. La historia del racismo de esta nación no es una feliz y debemos mejorar”.

El presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, habla durante la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 3 de octubre del 2020.
El presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, habla durante la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Semestral N.° 190 de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 3 de octubre del 2020. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, dijo el sábado por la mañana que la doctrina de la Iglesia afirma que todos los hijos de Dios son hermanos y hermanas.

“Con nuestra doctrina de inclusión, podemos ser un oasis de unidad y celebrar la diversidad”, dijo él. “La unidad y la diversidad no son opuestos. Podemos lograr una mayor unidad a medida que fomentamos un ambiente de inclusión y respeto por la diversidad”.

Los barrios y las ramas de la Iglesia están determinados por la geografía o el idioma, no por la raza o la cultura, dijo. La raza no se identifica en las cédulas de membresía.

“El ministerio y el mensaje del Salvador han declarado consistentemente que todas las razas y los colores son hijos de Dios”, dijo el élder Cook.

A principios de este año, después de las protestas, disturbios y violencia en los Estados Unidos tras la muerte el 25 de mayo de George Floyd —un hombre negro que murió después de que un oficial de policía blanco se arrodillara sobre su cuello mientras lo inmovilizaba— el presidente Nelson condenó el racismo y imploró por paz en las redes sociales.

“Nos unimos a muchos en toda esta nación y en todo el mundo que están profundamente entristecidos por las recientes evidencias de racismo y una evidente indiferencia por la vida humana”, escribió.

“Aborrecemos la realidad de que unos nieguen a otros el respeto y las libertades más básicas debido al color de su piel. También nos entristece cuando estos ataques a la dignidad humana conducen a un aumento de violencia y disturbios”.

El Creador pide a todos que abandonen las actitudes de prejuicio contra cualquier grupo de hijos de Dios, escribió el presidente Nelson. “¡Cualquiera de nosotros que tenga prejuicios hacia otra raza necesita arrepentirse!”.

El presidente Nelson enfatizó el ejemplo del Salvador de ministrar a los excluidos y marginados durante su ministerio terrenal. “Como Sus seguidores, ¿se nos debe esperar hacer algo menos que esto? ¡La respuesta es no! ¡Creemos en la libertad, la bondad y la justicia para todos los hijos de Dios!

“Seamos claros. Somos hermanos y hermanas, cada uno de nosotros un hijo de un amoroso Padre Celestial. Su Hijo, el Señor Jesucristo, invita a todos a venir a Él —‘blancos y negros, esclavos y libres, varones y mujeres’. Cada uno de nosotros debe hacer todo lo posible en nuestras esferas de influencia para preservar la dignidad y el respeto que todo hijo e hija de Dios merece”.

Cualquier nación solo puede ser tan grande como su gente, continuó el presidente Nelson. Los ciudadanos deben cultivar un compás moral que les ayude a distinguir entre el bien y el mal.

“No se pueden tolerar actos ilegales como saquear, dañar o destruir la propiedad pública o privada. Nunca un error ha sido corregido por un segundo error. El mal nunca se ha resuelto con más maldad”, escribió él.

“Necesitamos fomentar nuestra fe en la paternidad de Dios y la hermandad del hombre. Necesitamos fomentar un respeto fundamental por la dignidad de cada alma humana, independientemente de su color, credo o causa. Y tenemos que trabajar incansablemente para construir puentes de comprensión en lugar de crear muros de segregación”.

El presidente Nelson concluyó instando a todos a unirse por la paz. “Les suplico que trabajemos juntos por la paz, el respeto mutuo y una efusión de amor por todos los hijos de Dios”.

Un año antes, el 21 de julio del 2019, el presidente Nelson emitió un llamado a la acción a los miembros de la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color (NAACP, por sus siglas en inglés). “Brazo con brazo y hombro con hombro, luchemos por levantar a nuestros hermanos y hermanas en todas partes, de todas las formas que podamos”, dijo durante la convención nacional NAACP en Detroit, Michigan. “Este mundo nunca volverá a ser el mismo”.

Durante su discurso de 10 minutos, el presidente Nelson elogió el trabajo de la NAACP —la organización de derechos civiles no partidista más grande y antigua de Estados Unidos. “En pocas palabras, nos esforzamos por construir puentes de cooperación en lugar de muros de segregación”, dijo el presidente Nelson.

En el 2018, los líderes de la NAACP, encabezados por el presidente Leon Russell, visitaron Salt Lake City y se reunieron con la Primera Presidencia.

En una conferencia de prensa posterior a esa reunión del 2018, el presidente Nelson explicó que una doctrina fundamental de la Iglesia es que todas las personas son hijos de Dios —todos forman parte de la misma familia divina. El presidente de la NAACP, Derrick Johnson, y el presidente Nelson emitieron una invitación conjunta a todas las personas, organizaciones y unidades gubernamentales “a trabajar con mayor cortesía, eliminar todo tipo de prejuicios y centrarse en los intereses importantes que tenemos en común”.