Por qué las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes son necesarias ahora más que nunca

Vivir en una pandemia mundial no significa que estemos de vacaciones de nuestros llamamientos de la Iglesia.  El servicio, el amor y la inspiración de las mujeres jóvenes que sirven en las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes ahora son más necesarios que nunca. 

Piensen en la diferencia que podría marcar para una mujer joven el recibir un mensaje de texto de una de las muchachas de la presidencia de su clase de las Mujeres Jóvenes, preguntándole cómo está, si hay algo en que pueda ayudarla o cómo le va en la escuela. La mujer joven sabría que alguien está pensando en ella, que le importa a alguien. 

Vivian Tillery, segunda consejera en una presidencia de clase de las Mujeres Jóvenes en el Barrio Panorama, Estaca Calgary Alberta Confederation Park, dijo: “Envío mensajes a las mujeres jóvenes por Instagram. Sé que es un momento difícil para todas nosotras. Me preocupo por ellas; son mis amigas y son como mi familia”.  

Una presidencia de clase de las Mujeres Jóvenes de Sandy, Utah, posa para una fotografía.
Una presidencia de clase de las Mujeres Jóvenes de Sandy, Utah, posa para una fotografía. Credit: Juliana Cole

Nuestras jóvenes están descubriendo maneras creativas de acercarse y mantenerse conectadas.  En el Barrio Roskilde, Estaca Copenhague Dinamarca, las mujeres jóvenes juegan al “minuto positivo” en el que comparten pensamientos espirituales y/o pensamientos y experiencias positivos. Las presidentas de clase también usan el internet para encontrar pequeños videos o mensajes espirituales para enviar a sus grupos cada semana.

Katja, que sirve como consejera en las Mujeres Jóvenes del barrio, explicó: “Mediante todo el trabajo que han hecho nuestras dos jóvenes presidentas de clase, no solo han creado una relación más fuerte y amorosa con sus amigas de la Iglesia, sino que también han obtenido una mejor comprensión espiritual de la importancia de mantenerse cerca como mujeres jóvenes —no solo de forma física, sino también mental y espiritual”. 

Es un momento difícil para las mujeres jóvenes y sus líderes, pero estamos viendo maneras extraordinarias en que las presidencias de clase están prestando servicio y marcando una diferencia.

Ellie Whitmore, una secretaria de clase de las Mujeres Jóvenes del Barrio Willow Hills, Estaca Sandy Utah Granite, dijo: “Nuestra presidencia decidió que nuestro papel más importante es acercar más a Cristo a nuestras mujeres jóvenes al mostrarles amor cristiano”. 

Una líder de las Mujeres Jóvenes dijo: “Lo que motiva a su presidencia de clase a mantenerse en contacto con las mujeres jóvenes es que ¡verdaderamente se AMAN unas a otras!”.  

Mujeres jóvenes conversan sentadas sobre el césped.
Mujeres jóvenes conversan sentadas sobre el césped. Credit: Intellectual Reserve, Inc

Existe un potencial enorme y a menudo sin explotar en las presidencias de clase de las Mujeres Jóvenes. Al igual que las líderes adultas de las Mujeres Jóvenes, estas jóvenes líderes han sido llamadas por Dios y han sido apartadas por aquellos que tienen llaves del sacerdocio. Se les han dado responsabilidades de preparar, aconsejar, enseñar, ministrar y liderar.

“Las presidencias de clase pueden ganar confianza y obtener habilidades de liderazgo”, dijo Herbee Angolluan, de la Rama San Isidro 2, Estaca Antipolo Filipinas. “Esto las hace darse cuenta de que dar un buen ejemplo no solo ayuda a otras mujeres jóvenes, sino que también las ayuda a ellas a conocer más acerca de su capacidad de liderar e influir en otras mujeres jóvenes de su edad”. 

Una presidencia de clase puede recibir revelación a medida que sus integrantes se hacen preguntas como: “¿A quién podemos bendecir hoy? ¿A quién podemos prestar servicio? ¿Quién necesita una mano de ayuda o una palabra de aliento?”. Al actuar conforme a las impresiones que reciban, crecerán en amor cristiano y caridad, lo cual les dará ojos para ver y corazones para sentir compasión y preocupación por las mujeres jóvenes. 

Una miembro de una presidencia de clase de las Mujeres Jóvenes de Sandy, Utah, se envía mensajes con las miembros de su clase.
Una miembro de una presidencia de clase de las Mujeres Jóvenes de Sandy, Utah, se envía mensajes con las miembros de su clase. Credit: Juliana Cole

Benedikte Willemann, una presidenta de clase del Barrio Roskilde, Estaca Copenhague Dinamarca, compartió sus experiencias: “Buscamos oportunidades y maneras de mantenernos en contacto y juntas permanecer espiritualmente fuertes, aunque estemos distanciadas físicamente. Usar la tecnología en mi llamamiento [nos ha ayudado a] alcanzar a todas, aumentar la espiritualidad de todas nosotras, las integrantes de las mujeres jóvenes, y fortalecer nuestras relaciones”. 

Nuestras jóvenes han sido llamadas por un profeta de Dios a fin de ser participantes activas en la obra de salvación y exaltación —de vivir el evangelio de Jesucristo, de cuidar de los necesitados, de invitar a todos a recibir el evangelio y de unir a las familias por la eternidad. Las presidencias de clase hacen esto al vivir su vida siendo ejemplos de los creyentes. Cuidan y ministran a las miembros de su clase, apoyan a las miembros nuevas y rescatan a las miembros menos activas. Invitan a quienes son de otras religiones y creencias a “venir y ver”. Promueven la unión de las familias mediante la obra misional y la obra del templo y de historia familiar. Estas mujeres jóvenes trabajan de cerca con el Espíritu para traer a otros a Cristo de formas pequeñas pero significativas.  

9 citas de profetas y apóstoles sobre la capacidad de los jóvenes

Caroline Hoffman Carvalho, presidenta de las Mujeres Jóvenes del Barrio Morada do Sol, Estaca Rio Verde Brasil, dijo que la presidencia de clase de su barrio está acercándose a las jóvenes por medio de la tecnología y buscando formas de ayudar a cada muchacha a enfocarse en el evangelio. “La mayoría de ellas son las únicas miembros de sus familias. La presidencia de clase organiza reuniones en línea para conversar sobre el evangelio, poner metas y ayudarse mutuamente a mantenerse en la senda”.

La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Becky Craven, segunda consejera.
La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Becky Craven, segunda consejera. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

Al dirigirse a los jóvenes, el presidente Russell M. Nelson dijo: “Ustedes fueron enviados a la tierra en este preciso momento, el momento más crucial en la historia del mundo, para ayudar a recoger a Israel. No hay nada que esté ocurriendo en esta tierra ahora que sea más importante que eso. … Esta es la misión para la cual fueron enviados a la tierra”.

Nuestros jóvenes han sido preparados de forma extraordinaria para vivir y liderar en este momento crucial de la historia del mundo en el que tantas personas se están preparando para la segunda venida de Jesucristo. Se los necesita ahora —más que nunca.