Celebra la culminación del 150 aniversario de las Mujeres Jóvenes con el evento Cara a Cara del 15 de noviembre

Para culminar el 150 aniversario de la organización de las Mujeres Jóvenes, la presidencia general de las Mujeres Jóvenes —la presidenta Bonnie H. Cordon, la hermana Michelle D. Craig y la hermana Becky Craven— encabezarán un evento Cara a Cara especial el domingo 15 de noviembre.

La transmisión Cara a Cara ofrece la oportunidad de reunirse con mujeres jóvenes de todo el mundo y estar juntas para “hablar y disfrutar de la música y celebrar lo glorioso que es ser una mujer joven en este tiempo”, dijo la presidenta Cordon del evento. También es una celebración de los asombrosos 150 años de historia de una organización que fue creada para ayudar a brindar instrucción y aliento a las mujeres jóvenes que viven el evangelio, así como promover su desarrollo personal como discípulas de Jesucristo.

Se invita a las mujeres jóvenes de todo el mundo a ver un evento Cara a Cara especial el 15 de noviembre para celebrar el 150 aniversario de la organización de las Mujeres Jóvenes.
Se invita a las mujeres jóvenes de todo el mundo a ver un evento Cara a Cara especial el 15 de noviembre para celebrar el 150 aniversario de la organización de las Mujeres Jóvenes. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

“Va a estar llena de energía, llena de música y llena de luz. Este será el evento culminante a medida que nos reunamos y realmente celebremos a las Mujeres Jóvenes, y también celebremos a nuestro Salvador, Jesucristo”, dijo la presidenta Cordon, compartiendo su esperanza de que “el Espíritu Santo nos inspirará cosas que personalmente podamos hacer o entender mejor personalmente”.

Al señalar su propio entusiasmo por el evento, la hermana Craven dijo: “Al celebrar el 150 aniversario de la organización de las Mujeres Jóvenes, también celebramos el futuro conforme avanzan nuestras mujeres jóvenes en la gran obra que fueron llamadas a hacer: congregar al Israel disperso y prepararse para la segunda venida del Señor”.

Participar en eventos como este con las Mujeres Jóvenes es una bendición, agregó la hermana Craig, “porque podemos recopilar solo una fracción de lo que están haciendo las chicas de todo el mundo; y ellas nos inspiran”.

Las mujeres jóvenes de la Iglesia están buscando revelación personal y actuando en consecuencia, continuó diciendo la hermana Craig. “Son las manos del Señor para realizar Su gran obra. El mundo necesita desesperadamente lo que nuestra juventud tiene para ofrecer. Ellas son ejemplos de cómo encontrar gozo y difundir ese gozo entre los demás. Estamos aprendiendo mucho de ellas y estamos muy agradecidas”.

La publicación en Instagram de una joven que comparte su gratitud por el programa de las Mujeres Jóvenes se comparte en el sitio web de la Iglesia para el evento Cara a Cara de las Mujeres Jóvenes.
La publicación en Instagram de una joven que comparte su gratitud por el programa de las Mujeres Jóvenes se comparte en el sitio web de la Iglesia para el evento Cara a Cara de las Mujeres Jóvenes. Credit: Captura de pantalla de ChurchofJesusChrist.org

En los 150 años transcurridos desde el inicio de la organización, esta ha evolucionado enormemente, dijo la hermana Craig. “Me ha encantado aprender más sobre la organización de las Mujeres Jóvenes, y cómo y por qué comenzó. Mucho ha cambiado en 150 años: nombres, uniformes y logros, solo por nombrar algunos. Algunas de esas cosas nos hacen sonreír, pero en realidad, los propósitos subyacentes no han cambiado”.

Desde sus inicios hasta ahora, la organización de las Mujeres Jóvenes ha ayudado continuamente a las mujeres jóvenes a “conocer su verdadera identidad como hijas amadas de Dios y les ha dado un sentido de pertenencia. La organización de las Mujeres Jóvenes nos ayuda a aprender de Jesucristo, y con esperanza de también a llegar a ser más como Él”, dijo la hermana Craig.

Inicialmente conocida como el Departamento de las Primeras Damas Jóvenes de la Asociación de Reducción Cooperativa de Damas, la organización de Mujeres Jóvenes fue formada el 27 de mayo de 1870 por algunas de las hijas del presidente Brigham Young.

Lo que comenzó como una pequeña reunión de mujeres fieles, se ha convertido en una organización mundial con cientos de miles de mujeres jóvenes en todo el mundo en 182 países.

El Departamento de las Primeras Damas Jóvenes de la Asociación de Reducción Cooperativa de Damas se formó el 27 de mayo de 1870, por algunas de las hijas del profeta Brigham Young. Ese fue el origen de la organización de Mujeres Jóvenes.
El Departamento de las Primeras Damas Jóvenes de la Asociación de Reducción Cooperativa de Damas se formó el 27 de mayo de 1870, por algunas de las hijas del profeta Brigham Young. Ese fue el origen de la organización de Mujeres Jóvenes. Credit: Intellectual Reserve, Inc.

El crecimiento y la expansión de la organización, al igual que la difusión del evangelio, ha sido impresionante, dijo la presidenta Cordon. “Me siento honrada y agradecida de estar aquí en este tiempo y en este llamamiento, y de poder tener un asiento en primera fila con estas jóvenes y la bondad de sus corazones. Expreso mi gratitud a cada una de ellas por su amor y su deseo de seguir al Salvador; y por su capacidad y su deseo de tener una causa y de estar colocando a Jesucristo como esa causa y estar levantando a otros”.

Cuando se formó la organización de las Mujeres Jóvenes bajo la dirección de Brigham Young, a los líderes de la Iglesia les preocupaba cómo las influencias mundanas podrían afectar a los miembros jóvenes de la Iglesia, explicó la hermana Craven. 

“Brigham Young dijo que él quería que las jóvenes obtuvieran un testimonio viviente. El nombre ‘Departamento de las Primeras Damas Jóvenes de la Asociación de Reducción Cooperativa de Damas’, puede ser un nombre extraño para llamar a una organización de mujeres jóvenes, pero describe perfectamente su misión: disminuir todo lo que era malo y abrazar la devoción”.

El trabajo de la organización hoy en día, al igual que su propósito, es el mismo de lo que era entonces, dijo la hermana Craven. “Esperamos que todas las mujeres jóvenes obtengan un testimonio viviente que indique su conversión continua a Jesucristo y Su evangelio”.

Dados los desafíos que enfrentan las personas en todo el mundo durante esta pandemia global, las mujeres jóvenes que se convierten a Cristo tienen grandes oportunidades para conectarse y bendecir la vida de los demás, agregó la hermana Craig. 

Los miembros de Samoa comparten lo que hicieron para el desafío Mis 150 en una publicación de Instagram destacada en el sitio web de la Iglesia para el evento Cara a Cara especial, que celebra el 150 aniversario de la organización de las Mujeres Jóvenes.
Los miembros de Samoa comparten lo que hicieron para el desafío Mis 150 en una publicación de Instagram destacada en el sitio web de la Iglesia para el evento Cara a Cara especial, que celebra el 150 aniversario de la organización de las Mujeres Jóvenes. Credit: Captura de pantalla de ChurchofJesusChrist.org

“Nos ha inspirado mucho el haber visto a las mujeres jóvenes brillar intensamente en un mundo cada vez más oscuro, un mundo que necesita la luz que ellas tienen para ofrecer”, dijo ella. “Ellas están llegando y extendiendo la mano”.

A lo largo de la celebración del sesquicentenario de este año, la presidencia general de las Mujeres Jóvenes ha emitido tres invitaciones o desafíos clave para ayudar a las mujeres jóvenes a prepararse para el evento Cara a Cara.

El primero fue el desafío Mis 150, que alentó a las mujeres jóvenes a hacer 150 veces algo positivo. El segundo desafío pidió a las mujeres jóvenes que se acercaran y agradecieran a una líder de las jóvenes que hubiera bendecido sus vidas. La tercera invitación pidió a las mujeres jóvenes que se unieran a los líderes de la Iglesia para compartir cómo escuchan la voz del Señor en sus vidas.

A través de cada desafío e invitación, las mujeres jóvenes han demostrado su fuerza y testimonio en su Salvador, y su compromiso de participar en el gran recogimiento de Israel, dijo la presidenta Cordon.

“A menudo les decimos a las jóvenes que no se están preparando para ser futuras líderes, sino que ya son líderes ahora y que seguirán siendo líderes”, dijo la presidenta Cordon. “Se están dando cuenta de que pueden ayudar a ser parte de una solución ahora, y de que pueden ser una luz y una fuente de fortaleza para muchos que las rodean”.

A medida que las mujeres jóvenes de hoy continúen buscando y actuando sobre la revelación personal, mientras sirven a los demás, continuarán acercándose al Señor y actuarán como faros de luz para el mundo como parte de “esta organización divina”, dijo la hermana Craven. “Confiamos en las mujeres jóvenes de hoy de la misma manera que Brigham Young confiaba en que su hija hiciera el bien y fuera buena”.