Primer barrio de jóvenes adultos solteros de América Latina creado en la Ciudad de México

Los santos de los últimos días mexicanos pueden identificar y celebrar una larga lista de momentos felices e históricos de la historia de la Iglesia en su nación.

Después de todo, la Iglesia ha disfrutado de una presencia constante en México durante más de un siglo cuando los misioneros llegaron por primera vez a mediados del siglo XIX.

En 1961, la primera estaca del país —la Estaca México— fue creada. Veintidós años después, el primero de los 13 templos aquí —el Templo de la Ciudad de México— fue dedicado. Y más tarde, México se convertiría en el primer país fuera de los Estados Unidos en tener más de 100 estacas.

Pero hasta hace poco, este país de casi 1,5 millones de santos de los últimos días no tenía ni un solo barrio de jóvenes adultos solteros.

Eso cambió hace unos meses con la creación del barrio Politécnico de jóvenes adultos solteros (JAS) de la Estaca Arbolillo de la Ciudad de México. No es sólo el primer barrio de JAS en México — se cree que la unidad Politécnico es la primera de su tipo en América Latina.

Pertenecer a un barrio de JAS “ha sido increíble”, dijo Karime Cárdenas. “Hay un espíritu tan especial al ser parte de las clases y reuniones sacramentales”.

Cárdenas, una ex-misionera de 29 años, se preguntaba si alguna vez habría un barrio de JAS en su país. “Pero ahora ha llegado este momento para mi país y estoy realmente feliz y bendecida. Sé que el Señor nos conoce y nos ama y Él espera grandes cosas de nosotros para ayudarlo en el recogimiento de Israel”.

Y aunque Cárdenas y muchos otros santos de los últimos días mexicanos pueden haber tenido que esperar un tiempo para un barrio propio de JAS, ellos dicen que su paciencia está siendo recompensada. 

Mientras tanto, los líderes de México dijeron que el Barrio Politécnico está demostrando ser una bendición para muchos.

“Estamos muy entusiasmados con este nuevo barrio”, dijo el élder Rafael E. Pino, un setenta autoridad general que preside el Área México.

El consejero del élder Pino y compañero de la autoridad general setenta, el élder Hugo Montoya, presidió la creación del Barrio Politécnico JAS. Como padre de un joven adulto soltero, admite tener debilidad por este grupo demográfico vital.

“Conozco sus necesidades y sé que [este barrio] puede brindarles soluciones en la vida”, dijo al Church News. 

Mucha discusión y oración precedieron a la creación del primer barrio de JAS de México, agregó el élder Montoya. Las clases se ofrecen en español e inglés, y su centro de reuniones asignado es lo suficientemente espacioso para una congregación considerable, todo de acuerdo con las instrucciones actuales para la pandemia. 

“Ya están haciendo grandes cosas”, dijo él.

Muchos de los miembros del recién formado Barrio Politécnico JAS en la Ciudad de México son empleados del cercano Centro de Capacitación Misional de la Ciudad de México.
Muchos de los miembros del recién formado Barrio Politécnico JAS en la Ciudad de México son empleados del cercano Centro de Capacitación Misional de la Ciudad de México. Credit: Ravell Call, Deseret News

El barrio Politécnico ya ofrece nuevos niveles de compañerismo para los jóvenes de 18 a 29 años que asisten. Muchos de los miembros jóvenes viven en la extensa capital de México, lejos de sus respectivos lugares de origen y familias. Algunos están estudiando en universidades del área. Otros son empleados del Centro de Capacitación Misional de la Ciudad de México. 

“Ellos sienten un sentido de pertenencia en el barrio de JAS, donde adoran junto a personas en situaciones similares”, dijo el élder Montejo, un setenta de área, en un comunicado de la Sala de Prensa. “Y tienen la bendición de tener un obispo que está totalmente enfocado en ellos, lo que les permite estar bien cuidados”.

Ángel Orozco, obispo del barrio Politécnico, dijo que una unidad de JAS en México “brinda a muchos de nuestros jóvenes adultos solteros oportunidades no solo de interactuar socialmente, sino también de tener grandes experiencias espirituales”. 

México es un poder probado en la Iglesia mundial. Los élderes y hermanas que sirven en 32 misiones en todo el país continúan difundiendo el Evangelio por todo el país, a menudo con el apoyo de miembros cuyas familias han estado en la Iglesia durante generaciones.

Ahora, dijo el obispo Orozco, muchos hijos e hijas de México están obteniendo oportunidades de liderazgo invaluables en el barrio Politécnico.

“Casi todos en nuestro barrio tienen un llamamiento significativo porque tenemos que llenar las presidencias de cuórum del sacerdocio, presidencias de la Sociedad de Socorro, presidencias de Escuela Dominical y maestros para las clases de español e inglés”, dijo él.

Los miembros del Barrio Politécnico JAS en la Ciudad de México observan prácticas de distanciamiento social durante una reunión en el centro de reuniones del barrio. Se cree que el barrio es la primera unidad de JAS en América Latina.
Los miembros del Barrio Politécnico JAS en la Ciudad de México observan prácticas de distanciamiento social durante una reunión en el centro de reuniones del barrio. Se cree que el barrio es la primera unidad de JAS en América Latina. Credit: Cortesía del obispo Ángel Orozco

El obispo también llama a la tecnología de hoy una bendición de los últimos días que le permite ministrar a su creciente rebaño, incluso durante la pandemia actual.

“Es un mundo difícil para vivir”, dijo él. “[Los miembros jóvenes] pueden deprimirse o ponerse ansiosos y sentir que son menos personas si no están sirviendo. Así que este tipo de entorno les permite prosperar. No están perdiendo de vista cuáles son sus metas más importantes”.

Como en cualquier otro lugar del mundo, COVID-19 continúa presentando desafíos para el obispo Orozco y los miembros de su barrio. Cuando el barrio Politécnico se organizó formalmente poco después de la conferencia general de octubre, las restricciones locales impidieron que la nueva unidad se reuniera más de 30 minutos en persona. Los visitantes, desde autoridades generales hasta líderes de estaca, “cada uno tuvo unos dos minutos para hablar” durante una reunión breve, aunque histórica.

“Y sin embargo, hemos aprendido a ser más eficientes en la forma en que usamos nuestro tiempo”, dijo el obispo. «Hemos tratado de ser claros, concisos y poderosos al mismo tiempo en nuestros mensajes”. 

Mientras tanto, dijo él, en las semanas en que el barrio no puede congregarse en persona, “transmitimos nuestras reuniones sacramentales y otras reuniones, como las lecciones de la Escuela Dominical y la Sociedad de Socorro en Zoom”.

Incluso cuando las restricciones de la pandemia finalmente se levanten en la Ciudad de México para siempre, el obispo Orozco planea continuar utilizando reuniones virtuales para muchas de sus entrevistas y otras funciones. Cada semana que pasa, están demostrando ser métodos confiables para mantenerse conectados. 

Los miembros del Barrio Politécnico JAS en la Ciudad de México observan prácticas de distanciamiento social durante una charla en la clase de la Escuela Dominical.
Los miembros del Barrio Politécnico JAS en la Ciudad de México observan prácticas de distanciamiento social durante una charla en la clase de la Escuela Dominical. Credit: Cortesía del obispo Ángel Orozco

Organizar y operar con éxito el primer barrio de JAS de América Latina en medio de los desafíos de una crisis de salud mundial “habla de la resiliencia de los miembros jóvenes y habla de la guía y la revelación que el Señor nos está dando para ayudarnos a comprender una nueva forma de hacer las cosas”.

Aun así, el obispo Orozco está entusiasmado por el día en que pueda disfrutar de bailes, cenas, deportes y eventos sociales con los jóvenes de su barrio.

“Seremos capaces de lograr mucho más”, dijo él.

Eric Velázquez, un ex-misionero de 22 años y secretario del barrio Politécnico, dijo al Church News que el barrio original de JAS de México “ha superado mis expectativas porque tenemos un gran obispado. Es fácil sentir el amor del Señor a través de ellos”.

Velázquez contempla con entusiasmo muchos más barrios de JAS operando en América — una región del mundo donde la Iglesia continúa creciendo y madurando.

“Esta ha sido una experiencia muy positiva para mí”, dijo él. “Espero que este barrio de JAS sea solo el primero de muchos”.