Cómo los cambios a Seminarios e Institutos ayudarán en el recogimiento de Israel

Cambios recientes al programa de Seminarios e Institutos tanto actuales como futuros, son parte de una invitación “de unirse a la obra más grande del mundo — la urgente necesidad y la oportunidad de recoger a Israel”, dijo Chad H. Webb, el administrador de Seminarios e Institutos de la Iglesia. 

El hermano Webb extendió una invitación a los instructores, administradores y a otros empleados del Sistema Educativo de la Iglesia para ayudar en el recogimiento de Israel durante un panel de discusión durante la transmisión anual de capacitación de Seminarios e Institutos el martes, 26 de enero. 

La capacitación digital también incluyó los comentarios del élder Paul V. Johnson un setenta autoridad general y comisionado de educación de la Iglesia, y de la presidenta general de la Sociedad de Socorro presidenta Jean B. Bingham.

Rory Bigelow, administrador asociado de operaciones, y Adam Smith, administrador asociado de instrucción, se unieron al hermano Webb en la discusión para compartir una visión de las metas de Seminarios e Institutos — para ayudar en el recogimiento de Israel entre una generación entera de jóvenes y jóvenes adultos. 

Seminarios e Institutos están haciendo un “maravilloso trabajo” al satisfacer las necesidades de miembros de la Iglesia comprometidos participando activamente, dijo Webb. Sin embargo, “otros generalmente no están siendo impactados, y la verdad es que, las inscripciones mundiales en los programas de Seminarios e Institutos están disminuyendo”, añadió él.

El hermano Webb hizo notar que en el recogimiento de Israel  se incluye la obra misional y la obra del templo, pero como enseñó el presidente Russell M. Nelson “también incluye el fortalecimiento de la fe y el testimonio en los corazones de aquellos a quienes servimos”. 

Si bien el “perder” a algunos jovencitos y jóvenes adultos es una preocupación, las Escrituras frecuentemente hacen referencia al ser esparcido o recogido, explicó Webb. “Hay algunos que están teniendo dificultades con su fe. Pero sabemos dónde están; ellos no están perdidos para nosotros. Pero están esparcidos por las influencias del mundo y pueden haberse retirado para no unirse a nosotros. Tenemos una oportunidad notable y una necesidad urgente de ayudar en ‘el recogimiento’ de esta porción de Israel”. 

Esto se llevará a cabo al crear experiencias que lleven a la conversión, relevancia y pertenencia y al hacer esas experiencias accesibles a tantos como sea posible, dijo Webb. Pero crear esas experiencias requerirá algunos ajustes. 

“Necesitamos que pasar: de hablar y decir a comprometernos e invitar; de decirle a los estudiantes dónde deben estar a reconocer dónde están ahora; de solo elogiar el ideal a también honrar el esfuerzo; de actividades sociales a interacción social significativa; de un enfoque en créditos de clase y graduación a un enfoque de crecimiento espiritual y de conversión; de alumnos pasivos a participantes activos que son un instrumento del Espíritu Santo”, dijo Webb.

Los hermanos Webb, Bigelow y Smith luego describieron varios cambios, algunos ya implementados y otros próximos, que enfocarán a Seminarios e Institutos en la meta del recogimiento de Israel. 

Cambios

En colaboración con la presidencia general de la Escuela Dominical y el Departamento del Sacerdocio y la Familia, Seminarios e Institutos tendrá un manual para maestros en la Iglesia, dijo Smith. “’Enseñar a la manera del Salvador’ y ‘Enseñanzas y Aprendizaje del Evangelio’ se juntarán para simplificar y aclarar y unificar para realmente darnos una definición clara de enseñar, de cómo debe de ser una experiencia en clase, de qué debe experimentar un alumno cuando está con nosotros”. 

Para llevarlo a cabo, también crearán una Biblioteca de Recursos de Capacitación para proporcionar a los maestros un lugar a donde puedan ir para ver una habilidad de enseñanza explicada y modelada que luego puedan practicar e implementar. 

“Realmente esperamos ayudar a nuestros maestros a identificar una habilidad que quieran mejorar y tener los recursos para hacerlo”, dijo Smith. 

También están viendo “maneras efectivas y significativas” para que un maestro se mida y evalúe a sí mismo. 

Webb dijo que algunas veces los instructores pueden pensar en la evaluación de rendimiento como un término profesional que los pone nerviosos. Sin embargo, el manual, y la Biblioteca de Recursos de Capacitación y las evaluaciones están destinados a ser positivas y a “brindarles ayuda en su deseo de progresar y de bendecir a los estudiantes — no porque todos ustedes quieran ser maestros perfectos, sino porque quieren crear la mejor experiencia para sus estudiantes”, dijo Webb. 

Webb también expresó su agradecimiento por la disposición de los instructores para adaptarse a varios cambios recientes, incluyendo la alineación del plan de estudios de Seminarios e Institutos con “Ven, sígueme” y la modificación de las lecturas requeridas para completar los cursos de Seminario. 

“Otro cambio, o quizás algo que no podemos ocultar, es la pandemia y lo que ha pasado en los últimos meses en nuestros salones de clase con tantas interrupciones y cambios con el aprendizaje en línea y otros cambios que se han creado debido a la pandemia”, Webb dijo. 

Al verse obligados a impartir la instrucción en línea, dijo Smith, ellos han aprendido dos cosas críticas. Primera: “Nuestros maestros de tiempo completo, nuestros voluntarios, están tan dispuestos, son maravillosos y están consagrados. Ellos realmente se enfrentaron a una situación difícil y se desempeñaron maravillosamente”. 

Segundo, también se dieron cuenta de que hay muchas oportunidades para mejorar.

“Nuestro nivel de capacidad de educación religiosa en línea no está donde debe estar”, dijo Bigelow. “Y algunos se han adaptado rápidamente y el conjunto de habilidades era simplemente innato, inherente a ellos, y han sido capaces de hacerlo. Otros tal vez no tanto”.

Necesitan continuar creciendo, dijo Bigelow, y buscar formas de mejorar.

Muchos han preguntado si se extenderá la oferta de clases virtuales de seminario e instituto después que la pandemia de COVID-19 termine. 

“Diría que todavía estamos luchando con esas preguntas”, dijo Webb. “Es muy posible que llegue el día en que haya maestros de seminarios de tiempo completo que enseñan exclusivamente en línea. Pero también es cierto que todos nosotros necesitamos tener la comprensión básica de cómo enseñar efectivamente en línea. Todos podríamos, en algún momento, ser llamados a hacerlo”.

Algunos maestros han hecho “maravillosamente bien”, con la instrucción en línea, continuó Webb. “Hemos visto maestros que han cuadriplicado sus inscripciones en programas de instituto porque su enseñanza en línea es efectiva”.

Lo que nunca cambiará 

A pesar de algunos cambios y modificaciones en el programa, hay algo que nunca cambiará, dijo Bigelow. “Existimos para ayudar a los jóvenes y a los jóvenes adultos a comprender y a confiar en las enseñanzas y en la Expiación de Jesucristo. Queremos ayudarles a calificar y a prepararse para las bendiciones que les esperan”.

Otras dos cosas que nunca cambiarán, añadió Smith, son que “siempre seremos leales a las prioridades proféticas y la dirección que recibimos de los profetas y apóstoles. Y siempre nos esforzaremos por tener el Espíritu Santo con nosotros en nuestra vida personal, cuando nos preparemos, y especialmente en un salón de clases con estudiantes”. 

Webb dijo que ningún programa nuevo o recurso importará o tendrá éxito a menos que esté de acuerdo con la voluntad del Padre Celestial. “Requerirá lo mejor que podamos ofrecer. Requerirá que dejemos que Dios prevalezca en nuestras vidas. Requerirá que estemos dispuestos a acoger y responder alegremente al cambio. Para tener el poder de cambiar vidas, debemos enseñar y testificar desde corazones cambiados”, dijo.