Latter-day Saint Charities dona US$20 millones para apoyar los esfuerzos de UNICEF en la vacunación contra el COVID-19

Latter-day Saint Charities dona US$20 millones al Fondo Internacional de Emergencia para la Infancia de las Naciones Unidas para ayudar a garantizar un acceso seguro, rápido y equitativo a las vacunas COVID-19 en todo el mundo, anunciaron los líderes de la Iglesia el viernes.

Esta donación convierte a Latter-day Saint Charities, el departamento humanitario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en el mayor donante del sector privado hasta la fecha en apoyo a UNICEF Acelerador del acceso a las herramientas contra el COVID-19 y el Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19 llamado COVAX. 

Esto complementa una donación de U$3 millones a UNICEF en 2020, que proporcionó servicios de agua, sanidad e higiene en respuesta al COVID-19.

Hasta la fecha, Latter-Day Saint Charities ha apoyado 1.050 proyectos de ayuda para el COVID-19 en 152 países.

El personal de UNICEF examina una caja que contiene el primer envío de vacunas de COVID-19 distribuidas por COVAX en Accra, Ghana, el 24 de febrero de 2021.
El personal de UNICEF examina una caja que contiene el primer envío de vacunas de COVID-19 distribuidas por COVAX en Accra, Ghana, el 24 de febrero de 2021. Credit: UNICEF

La nueva donación contribuirá a los esfuerzos de UNICEF para liderar la adquisición y el suministro de 2 mil millones de vacunas del COVID-19 a 196 países y economías participantes de COVAX para fines de 2021, de acuerdo con la Sala de Prensa.  Las 2 mil millones de dosis iniciales están destinadas a proteger a los trabajadores de la salud y trabajadores sociales de primera línea y educadores, así como a las personas vulnerables y de alto riesgo.

Esta acción tiene como objetivo acelerar el fin de la pandemia y minimizar las alteraciones en la vida de los niños.

La donación también apoyará a UNICEF a medida que trabaja con países para fortalecer las cadenas de suministro, capacitar a los trabajadores de la salud, abordar la desinformación y generar confianza en las vacunas y en los sistemas de salud que las suministran.

“COVID-19 es la primera crisis verdaderamente global que hemos visto en nuestras vidas”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. “No importa dónde vivamos, la pandemia afecta a todas las personas, incluyendo los niños. Nunca ha habido una necesidad más urgente de trabajar juntos”.

La hermana Jean B. Bingham, a la derecha, y Sharon Eubank de Latter-day Saint Charities, prueban frutas locales recolectadas por mujeres refugiadas en el asentamiento de refugiados de Imvepi, en el distrito Arua de Uganda. Esto fue parte de una visita de UNICEF al asentamiento en Uganda a principios de 2017.
La hermana Jean B. Bingham, a la derecha, y Sharon Eubank de Latter-day Saint Charities, prueban frutas locales recolectadas por mujeres refugiadas en el asentamiento de refugiados de Imvepi, en el distrito Arua de Uganda. Esto fue parte de una visita de UNICEF al asentamiento en Uganda a principios de 2017. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

A través del Centro COVAX —codirigido por GAVI (la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización), la OMS y CEPI— UNICEF está aprovechando su experiencia única en la adquisición y entrega de vacunas, así como sus ventajas y alcance en la participación de la comunidad para fomentar la demanda y la aceptación de vacunas.

“Expresamos nuestro agradecimiento al equipo y la organización de UNICEF. Han hecho mucho para cuidar de los niños y sus familias y ayudarlos a satisfacer sus necesidades básicas y alcanzar su potencial”, dijo el obispo Gérald Caussé, Obispo Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. “A medida que se vacunen más adultos en comunidades vulnerables, se podrán reanudar los servicios críticos de salud, nutrición y educación para los niños necesitados. Tenemos la esperanza en nuestros corazones no solo de superar la pandemia, sino de ver un futuro más brillante para todos los niños y sus familias”.

Latter-day Saint Charities y UNICEF USA se asociaron en 2013, trabajando juntos para apoyar a los niños y sus familias en las áreas de inmunización, respuesta a emergencias y necesidades de educación y desarrollo de los refugiados.

Obtenga más información sobre el trabajo de UNICEF y las vacunas de COVID-19 aquí, y sobre el trabajo de UNICEF en materia de inmunización aquí.