Presidente Dallin H. Oaks: ‘Defendiendo la inspiración divina de nuestra Constitución’

Primero Consejero de la Primera Presidencia

Resumen del discurso:

La Constitución de los Estados Unidos contiene al menos cinco principios de inspiración divina.

Primero, la fuente del poder del gobierno es el pueblo. “La Constitución estableció una república democrática constitucional, donde el pueblo ejerce su poder a través de sus representantes electos”.

Segundo, es la división del poder delegado entre la nación y sus estados subsidiarios.

Tercero, es la separación de poderes, o la delegación de “poderes ejecutivos, legislativos y judiciales independientes para que estas tres ramas puedan ejercer control entre sí”.

Cuarto, es el conjunto de garantías de derechos individuales y límites específicos a la autoridad gubernamental en la Declaración de Derechos.

Quinto, es “el propósito vital de toda la Constitución. Debemos regirnos por la ley y no por individuos, y nuestra lealtad es hacia la Constitución y sus principios y procesos, no hacia ningún funcionario”.

Debido a las muchas amenazas que desvirtúan los principios de la constitución, los Santos de los Últimos Días tienen la responsabilidad única de sostener y defender la Constitución de los Estados Unidos orando para que el Señor guíe y bendiga a todas las naciones y a sus líderes.