Cómo una llamada telefónica sorpresa convirtió inesperadamente al élder Alan R. Walker en padre de la noche a la mañana

Nota del editor: este artículo se publicó originalmente el 8 de julio de 2019.

El Templo de Buenos Aires Argentina ocupa un lugar especial en el corazón del élder Alan R. Walker, Setenta Autoridad General, y su esposa, la hermana Ines Marcela Sulé.

“Tenemos un sentimiento muy especial sobre ese templo porque nuestras dos ordenanzas de sellamiento se llevaron a cabo allí”, dijo el élder Walker en una entrevista con Church News después de ser sostenido como Autoridad General en la conferencia general de abril de 2019.

Aunque el élder y la hermana Walker se casaron y sellaron en el Templo de Buenos Aires el 12 de agosto de 1993, sólo ocho meses después de conocerse por primera vez en un baile de Institutos, la pareja regresó en el 2015 para ser sellada nuevamente; esta vez con su hija.

En el 2005, cinco años antes de ser llamado a presidir la Misión Monterrey Este México, el élder y la hermana Walker habían dejado una solicitud de adopción en un orfanato privado en la Ciudad de México. Pero al no tener noticias de la instalación después de entregar la aplicación, el élder Walker dijo que se olvidaron de la solicitud y continuaron con su vida.

“Fuimos llamados a una misión y nos enfocamos en amar y servir a los misioneros”, dijo. “Realmente no habíamos vuelto a pensar en adopción después de eso. Para ese entonces llevábamos 20 años casados, estábamos acostumbrados a no tener hijos y disfrutábamos mucho de la vida en pareja”.

A medida que su tiempo como presidente de misión y compañera llegaba a su fin, el élder Walker dijo que estaban concentrados en volver al flujo de la vida cotidiana, incluso cuando fue llamado a servir como Setenta de Área en el Área de México. Pero solo tres meses después de ser relevados como presidente de misión y compañera, recibieron una llamada sorpresa de la agencia de adopción.

“Nos llamaron para una entrevista y … nos dijeron que querían que adoptáramos a Dalila”, dijo el.

En la entrevista, la agencia explicó que sentían que los Walkers serían la familia perfecta para una niña en particular. “Nos recordaban de hace cinco años… y sentían que éramos los mejores calificados para ser sus padres con la personalidad de ella y sus necesidades”, dijo él.

Aunque Dalila tenía 6 años en el momento en que se conocieron y tenía su propia personalidad, la conexión fue rápida. Cuatro días después de conocerse, ambos padres y la futura hija expresaron su deseo de estar juntos como una familia eterna.

“Así que nos convertimos en padres de la noche a la mañana”, dijo riendo. “Fue un cambio de vida, incluso más que comprar un perro”.

El perro de la familia llegó como resultado de las peticiones de su hija, señaló.

El Templo de Buenos Aires, Argentina
El Templo de Buenos Aires, Argentina Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

La nueva y pequeña familia esperó hasta que se completaran todos los trámites para la adopción, y luego, en el 2015, aunque todavía vivían en México, la familia voló a Buenos Aires para ser sellados todos juntos. Y antes [ese] año [2019], cuando Dalila cumplió 12 años, lo primero que quería ella hacer era ir al templo y hacer las ordenanzas por sus antepasados.

De la introducción y conversión de su hija a la Iglesia, el élder Walker dijo: “Creo que nuestro Padre Celestial la preparó para esa transición. Ella se interesó mucho inmediatamente y ahora, seis años después, es una miembro completa de la Iglesia en todos los sentidos”.

Su conversión ocurrió a una edad temprana, al igual que sus dos padres.

Cuando la hermana Walker tenía unos 14 años, siguió el consejo de su madre y oró para recibir un testimonio propio. El testimonio que recibió no fue grande ni grandioso, sino dulce y pacífico, dijo. “Es algo real y verdadero, y es un privilegio para mí tener ese conocimiento en mi vida”.

El élder Walker dijo que él también desarrolló un testimonio simple pero seguro desde el principio de su vida después de leer el Libro de Mormón de tapa a tapa cuando tenía 16 años y se preparaba para una misión.

Nacido el 2 de enero de 1971 en Buenos Aires, Argentina, hijo de Victor Adrian Walker y Cristina Ofelia Sparrow Walker, el élder Walker pasó muchos años en Argentina antes de que su familia se mudara a Boston, Massachusetts, y más tarde a la Ciudad de México, México.

Después de asistir a la Universidad Brigham Young durante un año, el élder Walker fue llamado a servir como misionero de tiempo completo en la Misión Tennessee Nashville. Pero después de su misión, el élder Walker retrasó sus planes de regresar a la escuela para poder ayudar a su padre a recuperarse de un accidente grave.

Fue durante esos meses en su casa en Argentina cuando conoció a su esposa. No fue hasta el día después de casarse que la joven pareja se mudó a Provo, Utah, donde el élder Walker completó su licenciatura en economía en 1996.

Después de sus estudios universitarios, el élder Walker trabajó durante tres años como banquero corporativo con Citibank, seis años como controlador de la Iglesia en el Área Sudamérica Sur, 11 años en el Área de México y, más recientemente, como director de asuntos temporales para el Área Sudamérica Sur.

Mirando hacia atrás en su vida hasta ahora, el élder Walker señaló que “aprender inglés ha sido una gran bendición” y que le ha permitido servir al Señor de formas que nunca había esperado. “Probablemente ha sido el factor determinante más grande en mi servicio en la Iglesia”, dijo.

Añadió que vivir en tres partes diferentes de los Estados Unidos —tres culturas diferentes dentro de la misma cultura— ha jugado un papel importante en la forma en que ha crecido y desarrollado su forma de pensar.

Esa influencia continúa en su vida hoy, dijo, y señaló que algunos de sus momentos familiares favoritos ocurren cuando viajan y exploran nuevos lugares y conocen diferentes personas y culturas.

Pero sin importar en qué parte del mundo se encuentren, la hermana Walker dijo: “Estudiamos las Escrituras en familia todos los días”.

Antes de ser sostenido como Setenta Autoridad General el 6 de abril de [2019], el élder Walker sirvió en varios cargos en la Iglesia, incluso como maestro de Doctrina del Evangelio, líder misional de barrio, obispo, consejero de obispado, consejero de presidencia de estaca y Setenta de Área.