Selecciones musicales durante la sesión de la mañana de Pascua de la conferencia representan a una Iglesia global y a sus miembros

La música durante la sesión del domingo por la mañana de la 191ª Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días el 4 de abril, amplificó el sentimiento global de la sesión especial de la mañana de Pascua.

Transmitida por estaciones de radio y televisión en más de 70 países, muchos por primera vez — la sesión de la conferencia incluyó discursantes representando a una Iglesia internacional. También por primera vez en una sesión general, los números musicales se originaron en lugares de todo el mundo.

La música de adoración es una parte integral de la conferencia general. Las canciones de alabanza cantadas por el Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo y otros coros ayudan a los asistentes a la conferencia a sentir la influencia del Espíritu Santo.

Durante las últimas tres conferencias, definidas por la pandemia mundial de COVID-19, los coros no han podido cantar en vivo o reunirse para grabar música para la conferencia general. Esto brindó la oportunidad de reutilizar música de años anteriores.

“La música es un idioma que todos podemos hablar a pesar de nuestras diversas circunstancias”, dijo Katie Bastian, gerente de música de la Iglesia. “Tiene el poder de unificar a los santos a través de nuestra fe compartida en Jesucristo, mientras celebramos la necesidad de nuestras diferencias”.

Cómo los mensajes desde otros países y una lista internacional de discursantes realzaron una conferencia general mundial

El primer coro internacional fue un grupo de hombres y mujeres de Mérida, México. Cantaron “Redentor de Israel” grabado en una capilla en México en 2016.

Un coro de México interpreta “Redentor de Israel”, el cual se transmitió durante la sesión del domingo por la mañana de la 191ª Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 4 de abril de 2021.
Un coro de México interpreta “Redentor de Israel”, el cual se transmitió durante la sesión del domingo por la mañana de la 191ª Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 4 de abril de 2021. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Otros dos números musicales transmitidos el domingo por la mañana se emitieron originalmente en la conferencia de 2014 durante la sesión general de mujeres.

Un coro infantil de 50 niñas de Corea del Sur cantó “Me encanta ver el templo” luciendo vestimentas nativas para la sesión general de mujeres el 27 de septiembre de 2014.

Elie y Laïs Truong, de la Rama Gap, Estaca Niza, Francia, miran la sesión del domingo por la mañana de la 191ª Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 4 de abril de 2021.
Elie y Laïs Truong, de la Rama Gap, Estaca Niza, Francia, miran la sesión del domingo por la mañana de la 191ª Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 4 de abril de 2021. Crédito: Joseph Truong

El número final se emitió originalmente el 29 de marzo de 2014. El video presentaba un coro de mujeres y niños de todo el mundo cantando “Soy un hijo de Dios” incluyendo un video de los asistentes del Centro de Conferencias uniéndose al tercer verso.

“Esta es una iglesia mundial, pero es fácil sentirse desconectado debido a las barreras del idioma y las diferencias culturales”, dijo Bastian. “Debido a la tecnología, están aumentando las oportunidades de adorar juntos a través de la música”.

Un coro internacional interpreta “Soy un hijo de Dios”, el cual se transmitió durante la sesión del domingo por la mañana de la 191ª Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 4 de abril de 2021.
Un coro internacional interpreta “Soy un hijo de Dios”, el cual se transmitió durante la sesión del domingo por la mañana de la 191ª Conferencia General Anual de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el 4 de abril de 2021. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días