Presidencia general de las Mujeres Jóvenes: ‘La bella realidad de lo que significa ser una hija de Dios’

Hablando sobre el tema “La bella realidad de lo que significa ser una hija de Dios”, durante la sesión de la tarde del jueves de la Conferencia de Mujeres de BYU, la presidencia general de las Mujeres Jóvenes dividió su tiempo y sus mensajes en tres temas — identidad divina, discipulado y ser testigos.

“Somos hijas amadas. Somos discípulos de Jesucristo. Somos testigos de Dios”, dijo la presidenta Bonnie H. Cordon, presidenta general de las Mujeres Jóvenes, recordando a los oyentes el lema de las Mujeres Jóvenes.

“Juntas seremos como una sinfonía; una melodía rica y envolvente que nos recuerda nuestra identidad y propósito divino como mujeres del convenio. Hermanas, nunca olviden que solas no somos suficientes, pero gracias a nuestro divino y celestial Salvador Jesucristo, somos gloriosas”.

La presidenta general de las Mujeres Jóvenes, hermana Bonnie H. Cordon habla durante la Conferencia de Mujeres de BYU, 29 de abril de 2021.
La presidenta general de las Mujeres Jóvenes, hermana Bonnie H. Cordon habla durante la Conferencia de Mujeres de BYU, 29 de abril de 2021. Credit: Captura de pantalla

Presidenta Cordon: Testigos de Dios

A veces, testificar de Dios puede resultar un poco abrumador, admitió la presidenta Cordon.

“Incluso en medio de nuestra remodelación mortal, el Señor nos pide que ‘seamos testigos de Dios en todo momento, en todas las cosas y en todo lugar’. No nos da ningún calificativo. No dice cuándo la casa esté limpia, cuándo los niños estén en su mejor momento angelical o cuándo el trabajo finalmente se calma. Él nos pide que seamos testigos de Él ahora, mientras estamos en nuestro ‘confuso medio mortal’”.

Ella agregó: “No seremos perfectos y eso está bien. Pero podemos esforzarnos — y afortunadamente, podemos arrepentirnos según sea necesario”.

El Señor les pide a Sus discípulos que sean una luz y testifiquen a sus amigos, familiares, compañeros de trabajo, asociados y extraños, dijo la presidenta Cordon. “Podemos hacer esto porque no lo hacemos solos. Las vidas de quienes nos rodean son preciosas para nuestro Padre Celestial, Él nos invita a tratarlos con amor — Su amor”.

Es más que bondad, continuó, llamándola “bondad en Cristo” — un poder que viene cuando la bondad se combina con la promesa de Exaltación a través de un Salvador misericordioso y amoroso.

“Mis amadas amigas, sin importar los escombros que puedan rodear sus pies, sin importar el lío en el que se sientan, miren hacia arriba y sepan que la luz del evangelio de Jesucristo brilla a través de ustedes para aquellos a su alrededor. La luz del Señor es más que suficiente. Ustedes son suficiente. Pónganse de pie y brillen”.

La hermana Michelle D. Craig habla durante la Conferencia de Mujeres de BYU, 29 de abril de 2021.
La hermana Michelle D. Craig habla durante la Conferencia de Mujeres de BYU, 29 de abril de 2021. Credit: Captura de pantalla

Hermana Craig: Discípulos de Cristo

“Ojalá pudiéramos ir a almorzar y hablar sobre lo que significa ser un discípulo en sus circunstancias únicas”, dijo la hermana Michelle D. Craig, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes.

“Todas estamos en diferentes etapas de la vida, pero estamos unidas en nuestros deseos de llegar a ser más como Jesucristo. Este proceso de discipulado no es una lista de verificación, es individual y no sucede rápidamente”.

Más bien, el discipulado comienza justo donde uno está, dijo, citando tres elementos del amor.

  • Amar a Dios: “Si queremos ser discípulos, ciertamente se nos pedirá que hagamos algunas cosas que son difíciles, algunas cosas que nos llevan más allá de nosotros mismos y directamente a la ‘zona del Consolador’. No tienen que ser cosas grandes y llamativas — la mayoría de las veces serán cosas pequeñas, pero podemos hacerlas con gran amor”.
  • Amar a los demás: “Los discípulos pueden mostrar este gran amor en actos pequeños —abriendo su hogar y su corazón a alguien que pueda estar errante; amando a otros con los que trabaja— ya sea que ese trabajo sea cambiando pañales o cambiando opiniones”.
  • Somos amados: “Jesucristo sana las cosas rotas. Todos estamos rotos de alguna manera —corazones rotos, sueños rotos, cuerpos rotos, mentes rotas— y eso está bien. … Su gracia sana y podemos ser mejores y más fuertes porque venimos rotos a nuestro Salvador y Redentor. Porque somos amados”.
La hermana Rebecca L. Craven habla durante la Conferencia de Mujeres de BYU, 29 de abril de 2021.
La hermana Rebecca L. Craven habla durante la Conferencia de Mujeres de BYU, 29 de abril de 2021. Credit: Captura de pantalla

La hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes enumeró cinco bendiciones de conocer la identidad divina de una persona:

  • “Amplifica nuestra comprensión de lo que podemos llegar a ser y nos da un estándar por el cual vivir.
  • “Nos ayuda a vivir nuestros convenios y a emular características semejantes a las de Cristo.
  • “Nos impulsa a tratar a los demás como hijas e hijos de Dios y evitar pensamientos y comportamientos divididos.
  • “Comprender nuestra herencia divina nos da fuerza para vencer al adversario y sostenernos a través de los desafíos de la vida.
  • “Nos da una perspectiva eterna”.

Al igual que el Caballo de Troya de la mitología griega, Satanás coloca engaños y distracciones aparentemente atractivas para minimizar la identidad y el egoísmo.

“¿No es reconfortante que en un mundo que disminuye —y a veces trata de borrar— títulos eternos como madre y padre, mujer y hombre, guardemos estas identidades sagradas?” preguntó la hermana Craven. “Debemos ser deliberados en nuestros esfuerzos por interiorizar nuestra identidad y enseñarla a nuestra nueva generación”.

El conocimiento de la identidad divina, concluyó ella, “me da valor para ir más allá de mis habilidades naturales para hacer cosas que nunca pensé que podría hacer. Me ayuda a mantener los pies en la tierra en un mundo con actitudes y puntos de vista contradictorios. Y me da confianza para afrontar el futuro con fe”.