Transmisión anual de la noche de servicio de la Conferencia de Mujeres de BYU: ‘Tienes algo que ofrecer que nadie más puede dar’

En un mensaje pregrabado para la Conferencia de Mujeres de BYU de 2021, la hermana Wendy Nelson dijo: “Los milagros suceden, los sueños se hacen realidad, suceden cosas realmente asombrosas cuando las mujeres se reúnen para dar servicio”. La esposa del presidente de la Iglesia habló durante la transmisión anual de la noche de servicio de la conferencia el jueves 29 de abril.

Una tradición nacida en 1999 e iniciada por la hermana Nelson, quien entonces era la presidenta de la conferencia de mujeres, la noche de servicio se ha convertido en un evento significativo cada año, ya que las mujeres se reúnen para brindar miles de horas colectivas de servicio.

Vea la Conferencia de Mujeres de BYU y lea los resumenes

“En lugar de decirle a las mujeres, ‘Eres realmente, realmente, realmente importante; y realmente, realmente, realmente las necesitamos’, les dimos una experiencia en la que marcaron la diferencia”, dijo la hermana Nelson durante su mensaje, una entrevista grabada con la hermana Sheri Dew, vicepresidenta ejecutiva de Deseret Management Corp. y directora ejecutiva de Deseret Book Co.

“El efecto dominó fue que se fueron sabiendo que eran necesarias y que eran importantes. No tuvimos que decírselo; ellas tuvieron esa experiencia”.

Madre e hija afuera de la biblioteca que ellas restauraron en una escuela rural en México.
Madre e hija afuera de la biblioteca que ellas restauraron en una escuela rural en México. Credit: Captura de pantalla

Amigas de toda la vida, la hermana Nelson y la hermana Dew reflexionaron sobre esa primera noche de servicio en 1999, cuando la hermana Dew era miembro de la presidencia general de la Sociedad de Socorro.

Junto con los otros miembros de la presidencia y el entonces presidente de BYU, establecieron una meta de 1,999 horas de servicio durante la noche de servicio.

La hermana Nelson recordó: “5.000 mujeres vinieron a pesar de las lluvias torrenciales porque tenían una misión. En tres horas, 5.000 mujeres dieron 7.000 horas de servicio. … Y en ese tiempo de tres horas, completaron 100.000 kits, piensen en eso. Eso no es posible”.

“El milagro ocurre cuando las mujeres del convenio de Dios se unen para hacer una diferencia”, dijo.

En la conferencia de mujeres de 1999, las mujeres no solo tuvieron la oportunidad de prestar servicio, sino que también aprendieron sobre “cómo organizar su propio proyecto de servicio relacionado con su conferencia de mujeres de barrio o de estaca”, dijo la hermana Nelson.

Las mujeres se reúnen para dar servicio durante la primera noche de servicio de la Conferencia de Mujeres de BYU en 1999.
Las mujeres se reúnen para dar servicio durante la primera noche de servicio de la Conferencia de Mujeres de BYU en 1999. Credit: Captura de pantalla

La hermana Mary Ellen Edmunds, otra ex presidenta de la conferencia de mujeres, también dio un mensaje pregrabado que reflejaba las formas en que el servicio la ha impactado a lo largo de su vida. La hermana Edmunds completó cuatro misiones de tiempo completo y fue miembro de la mesa directiva general de la Sociedad de Socorro.

Mientras la hermana Edmunds estaba sirviendo en Indonesia, observó a las hermanas de la Sociedad de Socorro sacrificarse por el bienestar de quienes las rodeaban mientras apartaban un puñado de arroz cada mañana, luego llevaban el arroz a la Sociedad de Socorro y oraban para saber quién podría necesitarlo.

“Me gustaría ser más como ellas”, dijo la hermana Edmunds.

A lo largo de la transmisión de video, se encontraban clips de autoridades generales que enseñan sobre el servicio en discursos de la conferencia general, incluyendo el presidente Russell M. Nelson, el presidente Thomas S. Monson, el élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles y la ex presidente general de la Sociedad de Socorro la hermana Linda K. Burton, quien acuñó la frase: “Primero observa, luego sirve”.

La hermana Mary Ellen Edmunds reflexiona sobre una vida de servicio durante la transmisión anual de la noche de servicio de la Conferencia de Mujeres de BYU, el jueves, 29 de abril de 2021.
La hermana Mary Ellen Edmunds reflexiona sobre una vida de servicio durante la transmisión anual de la noche de servicio de la Conferencia de Mujeres de BYU, el jueves, 29 de abril de 2021. Credit: Captura de pantalla

Antes de la transmisión, se invitó a las mujeres a identificar las necesidades de sus comunidades y a servir de manera significativa durante todo el mes de abril. Las oportunidades de servicio que se presentaron se compartieron como parte de la transmisión del video.

“Desde que mi hijo Jake falleció hace unos 16 años, mi familia ha disfrutado de completar un proyecto de servicio todos los años en la fecha de su muerte”, dijo una mujer. “Siento que eso es lo principal que se supone que debemos aprender aquí en la Tierra, cómo servir a otras personas, porque así es como somos las manos de Dios. … Somos bendecidos por eso”.

Cuando las mujeres Santos de los Últimos Días sirven a los demás, están cumpliendo el convenio “que hicieron con Dios de que servirán a otras personas”, enseñó la hermana Nelson. “Así que inmediatamente experimentan el gozo de la hermandad”.

Al concluir la transmisión, Lorelie Sander, miembro del comité de la Conferencia de Mujeres de BYU, expresó su gratitud en nombre de la organización por todos los que participaron en el evento.

“Esperamos que, al escuchar esta transmisión, se hayan sentido inspiradas al saber que hay personas a su alrededor, en su propio círculo, en su propia esfera de influencia, que necesitan lo que usted tiene para dar”, dijo Sander. “No importa cuáles sean sus circunstancias, no importa dónde se encuentren en el mundo, tienen algo que ofrecer que nadie más puede dar”.

Las mujeres se reúnen para dar servicio durante una noche de servicio de la Conferencia de Mujeres de BYU.
Las mujeres se reúnen para dar servicio durante una noche de servicio de la Conferencia de Mujeres de BYU. Credit: Captura de pantalla