Setenta Autoridad General comparte con los alumnos de BYU-I lo que aprendió de las rocas y las piedras en las Escrituras.

En un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril, el élder Chi Hong (Sam) Wong, un Setenta Autoridad General, compartió tres relatos de las Escrituras centrados en rocas y piedras que le han enseñado principios de planificación, preparación y resistencia.

El hermano de Jared

En el Libro de Mormón, el hermano de Jared construyó barcos de acuerdo con las instrucciones del Señor para que su pueblo pudiera cruzar el océano. En el proceso, se enfrentó a dos grandes desafíos: el acceso al aire y el acceso a la luz.

Al pedirle guía a Dios, el Señor respondió una de las preguntas, pero después de que el hermano de Jared hizo la segunda pregunta, el Señor trató de “ayudar al hermano de Jared a ser más autosuficiente para encontrar una solución” y le preguntó: “¿Qué queréis que os prepare para que tengáis luz cuando seáis hundidos en las profundidades del mar?” (Ether 2:25).

El hermano de Jared fue un tema del élder Chi Hong (Sam) Wong durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021.
El hermano de Jared fue un tema del élder Chi Hong (Sam) Wong durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021. Credit: Captura de pantalla

Una vez que fundió 16 piedras transparentes de la roca, el hermano de Jared “clamó de nuevo al Señor” y le pidió a Dios que tocara las piedras con su dedo y las preparara para que brillaran en la oscuridad.

El élder Wong comparó la historia con la experiencia de planificar y trazar el curso para el futuro.

“Ya sea en sus actividades educativas o en sus decisiones profesionales, el Señor puede brindarles orientación. Está especialmente interesado en el curso que ustedes están tomando hacia la tierra prometida”, enseñó el élder Wong. “Como el hermano de Jared pidió la ayuda del Señor para iluminar las piedras, ¿no puede Él también proporcionarles la luz para brillar en la oscuridad de las dudas?”

David y Goliat  

Para prepararse para la batalla contra Goliat, David encontró cinco piedras lisas y las puso en su bolsa de pastor.

David y Goliat fueron un tema del élder Chi Hong (Sam) Wong durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021.
David y Goliat fueron un tema del élder Chi Hong (Sam) Wong durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021. Credit: Captura de pantalla

“No fue una batalla larga ya que David pudo matar a Goliat con una sola piedra”, relató el élder Wong. “Si David sabía que Dios estaba de su lado y sólo se necesitaba una piedra, ¿por qué se tomó la molestia de elegir cinco piedras lisas?” 

El élder Wong explicó la importancia de prepararse para el futuro. 

“Es posible que no podamos cambiar todo lo que viene, pero podemos elegir cómo nos preparamos para lo que viene. … Ustedes están buscando su educación para aprender, para prepararse mejor para su carrera futura incierta y una vida futura inexplorada”, dijo.

La roca de nuestro Redentor

La última piedra a la que se refirió el élder Wong fue “el buen pastor y la piedra de Israel. El que edifica sobre esta roca, no caerá jamás” (Doctrina y Covenios 50:44)

En el Nuevo Testamento, el Salvador enseña a Sus discípulos usando la historia del hombre “prudente y del insensato” (Mateo 7:24-27). La única diferencia entre estos hombres y su situación era el cimiento sobre el que construían sus casas.

“Dónde está nuestro cimiento es realmente importante, y esto tiene un efecto decisivo en el resultado final y eterno”, dijo el élder Wong.

"La roca de nuestro Redentor” fue un tema del élder Chi Hong (Sam) Wong durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021.
«La roca de nuestro Redentor” fue un tema del élder Chi Hong (Sam) Wong durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021. Credit: Captura de pantalla

El élder Wong animó a los oyentes a “considerar estas 22 piedras” al trazar el futuro: “Dieciséis piedras de planificación, como el hermano de Jared. Cinco piedras de preparación como lo evidenció David. La piedra más importante, nuestra primera piedra, nuestra roca, nuestro Salvador Jesucristo”.

Durante sus comentarios, la hermana Carol Wong testificó sobre el poder de la conferencia general. “¿Se dan cuenta de que todas las enseñanzas impartidas en esas cinco reuniones son las mejores que podríamos tener para nuestro tiempo, especialmente durante los próximos seis meses de nuestras vidas?” ella preguntó.

La hermana Carol Wong se dirige a los estudiantes durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021.
La hermana Carol Wong se dirige a los estudiantes durante un devocional de BYU-Idaho el martes, 27 de abril del 2021. Credit: Captura de pantalla

El simplemente sentarse durante las sesiones no es suficiente, ni tampoco darle “me gusta a esas citas de los discursos bellamente decoradas que se publican en las redes sociales”.

“Necesitan tener un plan para aprender de los discursos por ustedes mismos e incorporar intencionalmente lo que han aprendido en su vida”, dijo.

“Yo hago una combinación de lectura y escucho tanto en chino como en inglés para entender mejor”, explicó.

Ella expresó su gratitud por el amor cristiano de los líderes de la Iglesia y por su testimonio de que ellos son “verdaderamente llamados por Dios para ser nuestros guías en nuestro camino de regreso a nuestro querido Padre Celestial y Su único hijo, nuestro Salvador Jesucristo”.