Sarah Jane Weaver: Cómo el Señor multiplicó la ‘cosa más importante’ que hizo un líder de la Iglesia en todo el día

A principios de este año, el presidente M. Russell Ballard miró las pantallas llenas de rostros de jóvenes adultos de toda Norteamérica y prometió que, incluso en tiempos oscuros, hay esperanza y luz.

El devocional del 7 de marzo se originó en la sede de la Iglesia y llegó a 300.000 jóvenes. El presidente Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, dijo que esta generación de Santos de los Últimos Días lo llenaba de confianza para el futuro.

Vi la transmisión de la misma manera que los jóvenes adultos — a través de mi computadora.

El presidente Ballard, que ha servido como autoridad general desde 1976, no se anduvo con rodeos. “Al darse cuenta ahora de lo importante que son para el futuro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”, dijo. “No subestimen lo que el Señor tiene preparado para ustedes”.

El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, centro; está acompañado por el élder Brent Nielson de la Presidencia de los Setenta y la hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, para un devocional con jóvenes adultos solteros desde el edificio de las oficinas de la Iglesia en Salt Lake City, el domingo, 7 de marzo de 2021.
El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, centro; está acompañado por el élder Brent Nielson de la Presidencia de los Setenta y la hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, para un devocional con jóvenes adultos solteros desde el edificio de las oficinas de la Iglesia en Salt Lake City, el domingo, 7 de marzo de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Así que me sorprendió cuando le explicó a la congregación virtual que el devocional no era lo más importante que haría ese día.

El presidente Ballard dijo que justo antes del devocional, se había enterado de que la esposa de su primo había recibido un diagnóstico de cáncer. Después del devocional planeaba llamarla. Ese acto, dijo, sería “lo más importante” que haría en todo el día — incluso más importante que el devocional.

El presidente Ballard no se disculpó por esta apreciación. Pero inmediatamente me cuestioné. ¿Cómo puede ser más importante hablar con uno que con 300.000? pensé.

Pronto tuve mi respuesta.

Presidente M. Russell Ballard.
Presidente M. Russell Ballard. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Mientras la reunión continuaba, el presidente Ballard respondió preguntas de la congregación. El élder Brent H. Nielson, de la Presidencia de los Setenta, leyó las preguntas y los comentarios enviados por los jóvenes adultos. “Solo quería decir que estoy agradecido por los comentarios del presidente Ballard sobre lo más importante que hará hoy”, escribió un joven. “Acabo de recibir un diagnóstico de cáncer esta semana. Y por alguna razón, eso realmente me consoló”.

En una sola noche, el presidente Ballard ministró a un familiar, la esposa de su primo que tenía cáncer. Luego, así como el Salvador multiplicó los panes y los peces en la antigüedad, ese único acto de servicio alimentó a 300.000.

En el discurso sobre la búsqueda de la esperanza y la luz, el presidente Ballard ha ofrecido un hermoso modelo. El servicio es lo único que siempre trae luz a esta vida, dijo.

Lea más: El presidente Ballard, la hermana Eubank y el élder Nielson prometen un futuro lleno de esperanza y luz

El presidente Ballard prometió al joven con el diagnóstico de cáncer — y a todos los jóvenes adultos — que el Señor los ayudaría a superar cualquier desafío que se les presente.

“Veo cada día como un desafío nuevo, una oportunidad nueva para hacer algo que valga la pena. Creo que ustedes simplemente enfoquen sus mentes para hacer lo mejor que puedan. El Señor no espera que sean sobrehumanos, Superman, Superwoman. Él solo quiere que sean buenos. Él quiere que sean amables el uno con el otro”.

Las personas más felices son las que viven la vida un día a la vez, dijo el presidente Ballard.

Semanas más tarde, durante la conferencia general de la Iglesia de abril de 2021, el presidente Ballard volvería a centrar sus comentarios en la esperanza. “He experimentado esta soledad desde la muerte de mi preciosa esposa, Bárbara, hace más de dos años y medio. … Sin embargo, a pesar de los desafíos que enfrentamos en la vida, como esa primera mañana de Pascua, podemos despertar a una nueva vida en Cristo con nuevas y maravillosas posibilidades y nuevas realidades al volvernos al Señor en busca de esperanza y pertenencia”, dijo.

La Iglesia envió ese mismo dulce mensaje a los jóvenes adultos de todo el mundo en febrero y marzo; El devocional del presidente Ballard para los jóvenes adultos fue uno de los seis transmitidos por los líderes de la Iglesia.

El élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, enseña durante una transmisión del devocional desde el edificio de Oficinas de la Iglesia en Salt Lake City, el domingo, 21 de marzo de 2021.
El élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, enseña durante una transmisión del devocional desde el edificio de Oficinas de la Iglesia en Salt Lake City, el domingo, 21 de marzo de 2021. Credit: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Los devocionales estuvieron disponibles en los seis continentes principales y se enviaron a todo el mundo en 31 idiomas. En el primer devocional, que se llevó a cabo el 21 de febrero, el élder Neil L. Andersen y su esposa, la hermana Kathy Andersen, hablaron a los jóvenes adultos de habla francesa durante una reunión que se originó completamente en francés. La serie terminó el 21 de marzo con el élder Ulisses Soares y su esposa, la hermana Rosana Soares, dirigiéndose a los Santos de los Últimos Días de habla portuguesa completamente en su idioma.

Recuerdo haber escuchado el devocional del élder y la hermana Andersen. No hablo francés y no entendí nada. Pero tuve el mismo sentimiento que me consumió durante los comentarios del presidente Ballard.

Durante este tiempo inquietante, en el que una pandemia mundial ha aislado a muchas personas, los líderes de la Iglesia llegaron a los jóvenes adultos de todo el mundo en su propio idioma — hablando a miles y sirviendo a otros.

En el proceso modelaron lecciones de esperanza y paz y nos enseñaron a todos que el Señor multiplicará nuestros esfuerzos “más importantes”.