Edificando la Iglesia en todo el mundo con el nuevo Setenta Autoridad General, el élder Alvin Meredith III

Para muchos miembros de la Iglesia, su primer llamamiento para servir fuera de su barrio o rama de origen llega cuando reciben un llamamiento misional como jóvenes adultos. Para el joven Alvin Frazier Meredith III — o “Trip”, como lo llaman sus amigos y familiares — ese llamamiento misional lo llevó a la Misión Utah Salt Lake City.

Si bien esa podría no ser la misión que algunos futuros misioneros esperarían, era el lugar perfecto para el élder Meredith, y estaba lejos de ser el último lugar — o la última vez en Salt Lake City — donde serviría al Señor.

Poco más de una década después de casarse con Jennifer Denise Edgin en el Templo de Salt Lake en 1998, la familia Meredith se mudó a Hong Kong como parte de una asignación de trabajo — una experiencia única para una familia con seis hijos.

“Es una ciudad muy vertical, así que fue toda una aventura con todos esos cochecitos”, dijo la hermana Meredith.  

La familia llamó a Hong Kong su hogar del 2010 al 2011. Cuando regresaron a los Estados Unidos, el élder Meredith fue llamado y sostenido como Setenta de Área en el Área Sudeste de América del Norte. Sirvió en esa capacidad del 2012 al 2016 hasta que la familia se mudó a Asia una vez más por motivos de trabajo. Con la mudanza vino otro llamamiento para servir como Setenta de Área, esta vez en el Área de Asia del 2016 al 2018.

“Consideramos una gran bendición haber servido en “the buckle of the Bible Belt” [área de los Estados Unidos donde el protestantismo evangélico juega un papel importante en la sociedad] en el sur (de los Estados Unidos), en toda Asia y en el corazón de la Iglesia aquí en Salt Lake”, dijo el élder Meredith.

Su servicio en Salt Lake inició cuando recibió un segundo llamamiento misional, esta vez con su esposa e hijos, para servir en el mismo lugar donde había servido como joven misionero. El élder Meredith servía como presidente de misión de la Misión Utah Salt Lake City South cuando fue llamado como Setenta Autoridad General.

Durante la última década, el élder Meredith ha cumplido asignaciones de la Iglesia en Utah, Tennessee, Arkansas, Alabama y Carolina del Norte en los Estados Unidos. En Asia trabajó en Singapur, Malasia, Indonesia, Hong Kong, Pakistán, China, Tailandia e India.

El hijo mayor del élder y la hermana Meredith recibió su llamamiento misional mientras la familia vivía en Singapur. Fue llamado a servir en Madagascar. Y mientras servía en Utah, su segundo hijo recibió su llamamiento misional y actualmente está recibiendo capacitación del CCM en casa antes de partir para servir en Chile.

Con tantas oportunidades de ver el evangelio de Jesucristo a través de los lentes de personas en más de una docena de países y estados, la lección espiritual fue fácil de explicar.

“Hemos aprendido que dondequiera que uno vaya, es la obra del Señor y es la Iglesia del Señor, sin importar el idioma o la cultura de donde provengan”, dijo el élder Meredith.

La hermana Meredith dijo que aprendió ese principio por primera vez mientras servía en su propia misión en Argentina cuando era una joven adulta.

“Ahí es donde aprendí que el Espíritu no conoce las barreras del idioma”, dijo. “Aprender español fue un poco desafiante al principio. Pero aprendí que cuando testificaba, el Espíritu podía trascender mis deficiencias”.

A pesar de que los Meredith han vivido y servido en tantos lugares del mundo, el prestar servicio y el sacrificio a lo largo de sus vidas en la Iglesia no es parte de su herencia.

La madre del élder Meredith es conversa a la Iglesia. Los padres de la hermana Meredith también son conversos.

“No hubo carros de mano en nuestra historia familiar, ni cruce de las llanuras”, dijo el élder Meredith.

Élder Alvin F. Meredith III.
Élder Alvin F. Meredith III. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“Somos producto de miembros y misioneros trabajando juntos, y estaremos eternamente agradecidos por todos aquellos que contribuyeron a que nuestros padres se unieran a la Iglesia”, dijo.

Cuando se trata de la conversión de su familia, la gratitud de la hermana Meredith es por las acciones más sencillas.

“Estoy muy agradecida de que la gente haya abierto la boca”, dijo. “Compartieron el evangelio de Jesucristo para que pudiéramos recibir las mismas bendiciones que ellos disfrutaban”.

Sus padres se criaron en otras religiones, pero tenían preguntas.

“Estaban buscando”, dijo. “Tenían preguntas que nadie podía responder”.

Amigos y compañeros de trabajo ayudaron a sus padres a encontrar las respuestas a sus preguntas. Después de una transferencia de trabajo de Inglaterra a Carolina del Sur en los Estados Unidos, los nuevos amigos continuaron ayudándoles. Finalmente, la familia Edgin fue sellada en el Templo de Washington D.C.

Hablando de sus dos familias, el élder Meredith dijo: “Venimos de una buena estirpe, pero no de una estirpe pionera”.

Su propio viaje para obtener un testimonio fuerte del Evangelio implicó una experiencia desafiante cuando era adolescente.

Élder Alvin Frazier Meredith III — o “Trip”, como lo llaman sus amigos y familia — nació en Chattanooga, estado de Tennessee, E.E.U.U.
Élder Alvin Frazier Meredith III — o “Trip”, como lo llaman sus amigos y familia — nació en Chattanooga, estado de Tennessee, E.E.U.U. Credit: Church News graphic

“Crecí en Tennessee, rodeado de mucha gente realmente buena”, dijo el élder Meredith.

Durante el tercer año de secundaria del élder Meredith, fue elegido por sus compañeros para ser el presidente de un grupo de estudiantes atletas cristianos en su escuela.

Al enterarse de que el élder Meredith era miembro de la Iglesia, el liderazgo estatal de ese grupo se negó a reconocer a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como religión cristiana. Eso significaba que el élder Meredith no sería el presidente del grupo de la organización de su escuela.

Hablando de dicha experiencia, el élder Meredith dijo: “Me hizo analizar profundamente en lo que creía y por qué creía”.

Después de un tiempo, se le dijo a la escuela y al élder Meredith que el problema se había resuelto.

Irónicamente, al final de su último año de escuela secundaria, sus compañeros votaron por él como atleta masculino del año de la organización. Fue entonces cuando se enteró de que la organización no había cambiado realmente su punto de vista sobre su religión.

“Mi entrenador me sacó de mi … clase y me dijo, ‘Las oficinas estatales llamaron y notaron su denominación, y usted no podrá recibir el premio’”.

“Mi entrenador era un buen cristiano. Con un poco de emoción, me dijo, ‘Les dije que necesitaban enviar a alguien aquí para que te explicaran esto en persona’”, dijo el élder Meredith.

La organización envió a un representante de sus oficinas estatales. El élder Meredith lo describió como “un hombre realmente bueno — bien intencionado, estoy seguro”. Vino a la escuela y explicó diez puntos de doctrina que consideraba que justificaban la decisión de descalificar al élder Meredith para el premio. Al ver una Biblia en la bolsa del hombre, el élder Meredith preguntó si los dos podían repasar algunos versículos.

“Tuve un maestro de seminario realmente bueno. Así que recurrimos a las Escrituras y analizamos cada uno de esos 10 puntos. Fuimos a Crónicas y Santiago y al Libro de Apocalipsis y Corintios”, dijo el élder Meredith. “Ese hombre no fue persuadido, pero yo sí. Mi fe fue desafiada y, a través del fuego de ese desafío, se fortaleció y nunca ha vacilado desde entonces”.

Información biográfica

Familia: Nacido en Chattanooga, Tennessee, el 22 de julio de 1970, hijo de Alvin Frazier Meredith Jr. y Mary Smartt Meredith. Se casó con Jennifer Denise Edgin, el 6 de junio de 1998 en el Templo de Salt Lake. Tienen seis hijos

Educación: Licenciatura en psicología de la Universidad Brigham Young en 1994 y Maestría en Administración de Empresas de la Universidad de Chicago en el 2001.

Empleo: Trabajó como ‘Six Sigma Black Belt’ para GE Capital, consultor de Boston Consulting Group y vicepresidente principal de Asurion.

Servicio en la Iglesia: Servía como presidente de la Misión Utah Salt Lake City South en el momento de su llamamiento y había servido de joven en la Misión Utah Salt Lake City. Los llamamientos anteriores incluyen Setenta de Área, presidente de estaca, consejero de la presidencia de misión, obispo y maestro de Escuela Dominical.