Enfocarse en el camino hacia el templo, aconseja la presidencia general de las Mujeres Jóvenes

En el Libro de Mosíah en el Libro de Mormón, leemos sobre el rey Benjamín, un líder justo que se acerca al final de su vida. El rey deseaba dar un último sermón al pueblo de Zarahemla y conferir su reino a su hijo Mosíah.

Una proclamación se difundió por todo el país invitando a la gente a reunirse alrededor del templo al día siguiente y escuchar el último discurso de su amado rey. Los seguidores del rey Benjamín llegaron en gran número. Leemos que había, “tantos así que no los contaron …” (Mosíah 2:2).

También aprendemos que cuando llegaba la gente, venían en grupos familiares formados por esposos, esposas, hijas e hijos, desde el mayor hasta el menor. Sin duda, muchas mujeres jóvenes habrían sido parte de la multitud de personas que caminaron hasta el templo para escuchar el mensaje de su líder. Mosíah explica que la gente instaló sus tiendas alrededor del templo, y cada familia tenía su tienda con la puerta hacia el templo, para poder escuchar el consejo y el testimonio de su rey por última vez.

Hombres y mujeres se reúnen para escuchar al rey Benjamín en la torre en la Tierra de Zarahemla en esta escena de los videos del Libro de Mormón.
Hombres y mujeres se reúnen para escuchar al rey Benjamín en la torre en la Tierra de Zarahemla en esta escena de los videos del Libro de Mormón. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En estos breves versículos de hace más de 2.000 años, hay muchas lecciones y ejemplos que son importantes para las mujeres jóvenes que quieren ser discípulas de Cristo hoy en el siglo XXI. El sermón en sí sigue siendo uno de los discursos más instructivos e inspiradores contenidos en las sagradas escrituras, con la guía divina sobre las maneras en que todas las personas deben vivir y comprender su verdadera identidad como hijos de Dios.

El acto de armar nuestras carpas con las puertas mirando hacia el templo es una poderosa metáfora para nuestro día. Esta simple oración comunica algo del sentido de propósito y fe que el pueblo de Zarahemla demostró al haber hecho todos el viaje con sus familias y tiendas, y luego las colocaron cuidadosamente para que pudieran escuchar las palabras de su profeta y rey.

Qué diferencia con respecto a hoy, cuando todo lo que tenemos que hacer es encontrar la radio, televisión o dispositivo más cercano y escuchar desde donde estemos, cuando queramos, las palabras de los profetas.

¿Cómo podemos, figurativamente, poner nuestras tiendas hacia el templo todos los días y enfocarnos en nuestro propósito, ya sea que tengamos o no un templo real a nuestra vista? En nuestros días, somos bendecidos con muchas oportunidades y opciones que pueden ser recordatorios poderosos de quienes estamos destinados a ser y cómo podemos, como los jóvenes de Zarahemla, demostrar nuestra fe en Jesucristo.

Buscar y mantener una recomendación de uso limitado mientras estamos en las Mujeres Jóvenes nos pondrá en el camino hacia el templo y traerá paz a nuestra vida. Cuando buscamos y guardamos una recomendación, le indicamos al Señor que lo amamos y queremos seguirlo y estar en Su santa casa. Aunque muchos templos permanecen cerrados debido a la pandemia, obtener una recomendación para el templo nos permite evaluar nuestra espiritualidad, nuestras decisiones y nuestro compromiso con los convenios que hicimos en el bautismo. Nos permite usar el preciado don del arrepentimiento y alinear nuestra voluntad con la de Dios.

La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera.
La presidencia general de las Mujeres Jóvenes: de izquierda a derecha, la hermana Michelle D. Craig, primera consejera; la presidenta Bonnie H. Cordon y la hermana Rebecca L. Craven, segunda consejera. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Caroline Faust, una joven de 16 años de Oakton, Virginia, ha ampliado su visión de la adoración en el templo durante la pandemia. Ella explicó: “Extrañé la paz del templo durante el cierre de COVID-19, pero comencé a comprender que la mejor manera de mantener mis estándares es asegurarme siempre de ser digna del templo, ya sea que pueda asistir a un templo o no. El hecho de que no podamos entrar físicamente en un lugar tan sagrado no significa que no siempre debamos estar preparados y dignos”.

En la conferencia general de octubre de 2020, el élder Ronald A. Rasband habló sobre las recomendaciones para el templo en su discurso “Recomendados al Señor”. Nos recordó: “Ya sean jóvenes o adultos, su entrevista para la recomendación para el templo no tiene que ver con qué hacer y qué no hacer. La recomendación no es una lista de verificación, un permiso o un boleto para conseguir asientos especiales; tiene un propósito mucho más elevado y santo. A fin de ser merecedores del honor de tener una recomendación para el templo, deben vivir en armonía con las enseñanzas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.

Cuando recibimos una recomendación y la llevamos en nuestro bolso, bolsillo o billetera, nos sirve como un recordatorio constante de que estamos más que invitados — estamos recomendados para entrar a los santos templos donde podemos participar en la obra sagrada de la salvación y exaltación y sentir la paz de esos espacios sagrados.

Es una gran bendición tener la oportunidad en la juventud de ser digno de obtener y mantener una recomendación de uso limitado hasta el momento en que uno pueda obtener una recomendación para el templo. Es en los templos de Dios donde podemos dejar atrás la conmoción del mundo y encontrar un santuario y una conexión más cercana y un sentido de pertenencia a nuestro hogar celestial.