Cómo dos ex compañeros de misión continúan compartiendo el evangelio juntos después de más de 40 años

En 1980, dos jóvenes finlandeses — Ismo Määttä y Ville Kervinen — fueron llamados a servir en la Misión Finlandia, Helsinki. Nunca imaginaron que sus vidas continuarían entrelazándose durante los siguientes 40 años.

Primero, el élder Määttä y el élder Kervinen sirvieron en la misma área durante varios meses y trabajaron juntos para organizar y prepararse para la visita del grupo de danza Young Ambassadors de la Universidad Brigham Young. Más tarde, trabajaron y enseñaron juntos como compañeros en la oficina de la misión.

El élder Määttä ha sido miembro de la Iglesia desde su nacimiento, pero el élder Kervinen se unió a la Iglesia cuando era un joven adulto y rápidamente tomó la decisión de servir una misión. La historia de conversión del élder Kervinen siempre había impresionado al élder Määttä, quien apreciaba escucharla especialmente cuando era un joven misionero. “Realmente me conmovió el corazón el hecho de que tomó la decisión de servir una misión tan pronto después de su bautismo”, recordó.

Los ex compañeros de misión Ismo Määttä y Ville Kervinen recuerdan cuando sirvieron juntos en Helsinki, Finlandia, de 1980 a 1982.
Los ex compañeros de misión Ismo Määttä y Ville Kervinen recuerdan cuando sirvieron juntos en Helsinki, Finlandia, de 1980 a 1982. Credit: Cortesía de Ismo Määttä

Aunque sus historias en la Iglesia eran diferentes, sus puntos en común eran más fuertes que sus diferencias.

“Algo significativo sucedió cuando nosotros, dos hombres jóvenes con diferentes historias de vida, pero con corazones muy dispuestos, tuvimos la oportunidad de servir juntos a nuestro Padre Celestial”, dijo Määttä a Church News. “Creo que ambos Lo amamos más que las cosas que dejamos atrás para servir como misioneros”.

Después de que los dos jóvenes regresaron a casa de sus misiones, se casaron. Määttä, que ha sido miembro toda su vida, se casó con Erja Hämäläinen, a quien su esposo le compartió el evangelio antes de casarse. Por el contrario, Kervinen, quien se bautizó como miembro de la Iglesia cuando era un joven adulto, se casó con Leena Hannula, quien ha sido miembro toda su vida — y Määttä fue su padrino de boda.

Los Kervinens establecieron a su familia en Rovaniemi, una ciudad al norte de Finlandia cerca del Círculo Polar Ártico, y los Määttäs se quedaron en Helsinki, a más de 800 kilómetros al sur de Rovaniemi. Aunque estaban físicamente lejos el uno del otro, su conexión continuó profundizándose al mantenerse en contacto.

“La obra misional nos ha unido de una forma u otra a lo largo de nuestras vidas”, dijo Määttä. “Aunque servimos en diferentes llamamientos, siempre nos hemos animado mutuamente y hemos compartido nuestras experiencias”.

Ambos permanecieron activos en la obra misional — Kervinen como consejero de varios presidentes de misión y Määttä como líder misional de barrio.

El hermano Määttä y yo siempre hemos tenido una pasión por la obra misional”, dijo Kervinen a Church News. “Compartir eso a lo largo de los años ha significado mucho. Ha sido un líder maravilloso en la Iglesia y un gran, gran ejemplo para mí”.

Los ex compañeros de misión Ismo Määttä y Ville Kervinen ahora servirán simultáneamente como presidente del Templo de Helsinki, Finlandia y presidente de la Misión Finlandia, Helsinki, respectivamente, a partir de agosto de 2021.
Los ex compañeros de misión Ismo Määttä y Ville Kervinen ahora servirán simultáneamente como presidente del Templo de Helsinki, Finlandia y presidente de la Misión Finlandia, Helsinki, respectivamente, a partir de agosto de 2021. Credit: Cortesía de Ismo Määttä

El entrelazamiento de sus vidas se prolongó aún más cuando el hijo de los Kervinens, Niilo, y la hija de los Määttäs, Annina, se conocieron en una actividad para jóvenes adultos solteros y se hicieron amigos.

Las dos familias tenían, cada una, una hija llamada a servir en la Misión Alpina de habla alemana al mismo tiempo, y estuvieron en el CCM, Provo al mismo tiempo y “se hicieron mejores amigas”, según Määttä.

Las dos jóvenes recibieron sus investiduras del templo al mismo tiempo por casualidad, lo que provocó una reunión no planificada de las familias.

“Después del templo, tomamos algunas fotos familiares juntos fuera del templo y bromeamos sobre la posibilidad de que Niilo y Annina harían una gran pareja”, dijo Määttä. “Nunca nos imaginamos que terminarían pasando tiempo juntos después de eso y que se darían cuenta de que podría haber algo especial allí”.

Niilo Kervinen y Annina Määttä pronto comenzaron a salir, a pesar de la gran distancia que los separaba. Finalmente se casaron y ahora tienen tres hijos.

“De alguna manera nuestras vidas simplemente han estado unidas, especialmente después de que nuestro hijo y su hija se casaron, y tenemos los mismos tres maravillosos nietos”, dijo Kervinen.

Ahora, 40 años después de haber servido juntos en la misión cuando eran jóvenes, estos dos miembros de la Iglesia han sido llamados nuevamente para invitar a otros a venir a Cristo en el mismo lugar, pero en diferentes llamamientos — el presidente y la hermana Määttä servirán como presidente y directora de obreras del Templo de Finlandia, Helsinki a partir de agosto, y el presidente y la hermana Kervinen han estado presidiendo la Misión Finlandia, Helsinki como presidente de misión y compañera desde julio de 2020. Esperan trabajar juntos para recoger a Israel una vez más.

Ville y Leena Kervinen.
Ville y Leena Kervinen. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El presidente Määttä “es un hombre muy leal, entusiasta y trabajador”, dijo el presidente Kervinen. “Tiene ojos muy agudos que pueden ver fácilmente … lo que hay detrás de las respuestas y reacciones de la gente. Y es muy atento. Él hace la obra uno por uno”.

Tanto el presidente Kervinen como el presidente Määttä están convencidos de que el Señor cruzó sus caminos con un propósito claro.

Erja Sisko Birgitta Määttä e Ismo Uljas Määttä.
Erja Sisko Birgitta Määttä e Ismo Uljas Määttä. Credit: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“El Señor ha guiado e influido nuestras vidas de muchas maneras diferentes”, dijo el presidente Määttä. “Podemos ser parte de esta gran obra en ambos lados del velo”.

“He experimentado durante toda mi vida cómo el Señor pone personas específicas en nuestro camino. El hermano Määttä ha sido una de esas personas que ha tenido un impacto en mi vida”, dijo el presidente Kervinen. “He tratado de enseñar eso a los misioneros también — que no saben por qué están en las ciudades en ese momento, … pero pueden estar seguros de que el Señor guía su camino, y pone personas, miembros, amigos investigadores y compañeros de misión en su camino con un propósito”.