Vea: Huir de la oscuridad y la violencia de los barrios pobres de Nueva York, el élder Johnson encontró la luz del evangelio de Jesucristo

El joven Peter Johnson pasó los primeros años de su vida huyendo. Huyendo de la violencia. Huyendo de la oscuridad. Corriendo en busca de su identidad.

Al mudarse de los barrios pobres de Nueva York a Hawái cuando era adolescente, una nueva pasión por el atletismo lo impulsó por un camino de luz hacia el evangelio de Jesucristo.

“Cuando huyes de la oscuridad, sientes temor”, dijo él. “Pero cuando corres hacia la luz, sientes esperanza. Sabes que corres hacia la fortaleza, la paz y la felicidad. Todos debemos correr hacia la luz”.

El élder Peter M. Johnson, un Setenta Autoridad General que actualmente sirve como presidente de la Misión Inglaterra Manchester, narra su historia en un nuevo video de la Iglesia titulado «Correr hacia la luz».

El video de 17 minutos publicado el jueves, 10 de junio, muestra al élder Johnson sentado en la audiencia de un auditorio viendo escenas de su vida — y termina con él de pie, cara a cara con una versión de él mismo cuando era niño en la luz del escenario. El élder Johnson testifica sobre cómo superar el engaño, la distracción y el desánimo del adversario mediante la comprensión de nuestra identidad divina.

Después de que sus padres se divorciaran cuando él tenía 11 años, Peter luchó por saber quién era y cuál era su lugar.

Su búsqueda de identidad lo llevó a unirse a una pandilla. Cuando la violencia se volvió excesiva, se unió a un grupo de rap con su hermano mayor. Pero la violencia continuó. “Debía haber algo mejor”, pensó.

Todavía corriendo, todavía buscando, todavía intentando encontrarse a sí mismo, Peter fue presentado a través de un amigo a la fe musulmana. El código de salud lo mantuvo alejado del abuso de drogas en el que vio a otros involucrarse. Comenzó a pensar más en la Deidad. “Aquello fue un comienzo para mí”, dijo.

A los 15 años, Peter se mudó a Hawái para vivir con su madre. Se unió al equipo de baloncesto de la escuela preparatoria y obtuvo una beca para jugar en la Universidad Brigham Young-Hawaí. Ver a los padres en las gradas animando a sus hijos reforzó el deseo de Peter de tener una familia, una familia fuerte que se amara y se apoyara mutuamente.

En su primer semestre en BYU–Hawái, Peter se inscribió en un curso del Nuevo Testamento y aprendió a orar al Padre Celestial en el nombre de Jesucristo. Se arrodilló en su pequeño apartamento de Hawái y le dijo a su Padre Celestial por primera vez que lo amaba.

“Y entonces lo supe”, dijo el élder Johnson. “Supe que había un Padre Celestial, y que yo era Su hijo. Fue una luz … que destiló sobre mí de una forma que nunca antes había sentido. Sentí que sabía quién era yo y quién podía llegar a ser”.

Ya no tenía que huir de la oscuridad; encontró la luz. Con el arrepentimiento y el perdón a su alcance, quiso correr hacia la luz.

El mundo está lleno de muchas voces que distraen y engañan, explicó el élder Johnson en el video. Llega el desánimo. “Podemos superar esos momentos con el tiempo al fortalecer nuestra relación con nuestro Padre Celestial y Su hijo Jesucristo”, dijo.

Lea el discurso de la conferencia general de octubre de 2019 del élder Johnson “Poder para vencer al adversario”.