La hermana Craig ofrece cinco maneras de protegerse contra los ‘peligros acechantes de la complacencia espiritual’

A medida que algunas partes del mundo comienzan a salir de la pandemia mundial, la hermana Michelle D. Craig dijo que ha escuchado a algunos miembros de la Iglesia expresar que no están seguros de querer regresar cuando se levanten las restricciones. Es más fácil tomarse unas vacaciones de la Iglesia.

Teniendo esto en cuenta, la hermana Craig extendió un desafío: “Vivamos el evangelio de Jesucristo. Estemos donde se supone que debemos estar, cuando se supone que debemos estar allí, y estemos con todo”.

“Al hacer esto, doy testimonio de que nuestra fe en Jesucristo y nuestro gozo en Su evangelio aumentarán”.

La hermana Michelle D. Craig, de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, saluda a los estudiantes antes de dar un discurso en el devocional del campus de BYU–Hawái en Laie, Hawái, el 8 de junio de 2021.
La hermana Michelle D. Craig, de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, saluda a los estudiantes antes de dar un discurso en el devocional del campus de BYU–Hawái en Laie, Hawái, el 8 de junio de 2021. Credit: Monique Saenz, BYU–Hawái

La hermana Craig, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, extendió el desafío como parte de sus comentarios durante el devocional semanal del campus de BYU-Hawái, el martes, 8 de junio.

Hablando desde el Cannon Activities Center en el campus de BYU-Hawái en Laie, la hermana Craig ofreció cinco maneras en que las personas pueden protegerse contra “el peligro acechante de la complacencia espiritual”.

1. Conozcan al enemigo

Como preámbulo a sus dos primeras sugerencias, la hermana Craig compartió una cita del texto antiguo “El arte de la guerra” del estratega general militar Sun Tzu: “Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no debes temer el resultado de cien batallas.

“Si te conoces a ti mismo, pero no al enemigo, por cada victoria obtenida también sufrirás una derrota.

“Si no conoces al enemigo ni a ti mismo, sucumbirás en cada batalla”.

La hermana Craig citó al presidente Russell M. Nelson, quien dijo, “Debemos darnos cuenta de que estamos en guerra. La guerra comenzó antes que el mundo fuera y continuará”.

En respuesta, la hermana Craig dijo, “Si ustedes y yo estamos en guerra, debemos conocer a nuestro enemigo”.

Una de las cosas más importantes que deben saber sobre el enemigo es cómo trabaja, continuó la hermana Craig.

Luego enumeró algunas de las formas en que las tácticas de Satanás contrastan con la forma en que obra Jesucristo.

  • Satanás quiere arrastrar a las personas hacia abajo y que se sientan miserables y solas. Cristo quiere elevar a las personas y que sientan gozo y pertenencia.
  • Satanás quiere que las personas olviden quiénes son y por qué están aquí. Cristo quiere que lo recuerden.
  • Satanás quiere que las personas busquen la aprobación del mundo y escuchen las voces ruidosas del mundo. Cristo quiere que las personas busquen la aprobación del cielo y que escuchen al Espíritu Santo.
  • Satanás quiere que las personas se confundan, que sigan a los falsos profetas y lleven sus cargas por su cuenta. Cristo quiere que las personas estén seguras, que sigan a Su profeta y permitan que Dios prevalezca, dijo la hermana Craig.
La hermana Michelle D. Craig, de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, saluda a un estudiante antes de dar un discurso en el devocional del campus de BYU–Hawái en Laie, Hawái, el 8 de junio de 2021.
La hermana Michelle D. Craig, de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, saluda a un estudiante antes de dar un discurso en el devocional del campus de BYU–Hawái en Laie, Hawái, el 8 de junio de 2021. Credit: Monique Saenz, BYU–Hawái

2. Conózcanse a ustedes mismos

Cada individuo es una amada hija o hijo de padres celestiales, dijo la hermana Craig. “Se les ha reservado venir a la tierra ahora en este momento específico de la historia con un propósito; hay una gran obra para cada uno de ustedes”.

Dios lo sabe y Satanás lo sabe, dijo la hermana Craig. Satanás está desatando su poder “en un intento de frenar el de ustedes. Sus tácticas son astutas y terriblemente audaces. Pero hay esperanza — conocemos el resultado final de esta furiosa batalla: Dios prevalecerá”.

El Señor ha dado referentes para ayudar a las personas a aprender y recordar quiénes son, explicó la hermana Craig.

Entre otras cosas, la hermana Craig les dijo a los oyentes que se acercaran a las palabras del Salvador en las Escrituras, que escucharan y estudiaran las palabras del profeta viviente, que reflexionaran sobre sus bendiciones patriarcales, oraran a su Padre Celestial y luego escucharan y sirvieran y meditaran en el templo.

“Con el tiempo, todas estas cosas les ayudarán a aprender y recordar quiénes son y los mantendrá cimentados a su verdadera identidad como hijos de Dios”, dijo la hermana Craig.

3. ‘Recuerden, nos necesitamos mutuamente’

De alguna manera, se requiere menos sacrificio para ser miembro de la Iglesia durante la pandemia, señaló la hermana Craig.

“Se necesita menos tiempo y menos esfuerzo — los templos se han cerrado, la Iglesia ha sido en casa, no hay que presentarse a dar una clase cada semana. Incluso puedo apagar mi cámara en las reuniones de Zoom y relajarme”.

La hermana Craig dijo que ha escuchado a algunos decir que es agradable vivir el evangelio dentro de las paredes de sus propios hogares y que no necesitan una religión organizada para crecer espiritualmente.

“Aunque para algunos haya sido más fácil tomarse unas vacaciones de la Iglesia, puedo asegurarles que Satanás no se ha estado tomando unas vacaciones”, declaró la hermana Craig.

Satanás quiere convencer a las personas de que opten por no participar en la adoración formal y en el servicio con los demás, convenciéndolos de que pueden obtener más significado de las actividades espirituales en casa o en la naturaleza. “No tenemos que elegir solo uno u otro — necesitamos ambos”, dijo la hermana Craig.

Las personas deben meditar en oración cómo pueden dar. “Hermanos y hermanas, ¡cuánto nos necesitamos los unos a los otros! Hay personas en sus círculos que necesitan su compañía y su conversación. Necesitan escuchar los comentarios que hacen en una clase; necesitan un abrazo en el pasillo; necesitan la fuerza que viene a través del servicio, el cumplimiento de los convenios y la pertenencia a los convenios.

“Necesitamos la oportunidad de servir y bendecir, de escuchar y aprender, de preparar lecciones y ministrar”.

Todos necesitan un crecimiento que no puede darse de forma aislada, dijo la hermana Craig, y agregó que los miembros también necesitan una conexión real con el profeta del Señor.

“Satanás quiere crear una brecha entre ustedes y el profeta viviente, para usar cualquier medio o problema para socavar la confianza en Él y así privarnos de la paz y el poder que proviene de seguir Su consejo”, dijo.

La hermana Michelle D. Craig y su esposo, el hermano E. Boyd Craig, posan para una foto con el presidente de BYU–Hawái, John S.K. Kauwe III y su esposa, la hermana Monica Kauwe, y su hija, antes de que la hermana Craig hable en el devocional del campus, el 8 de junio de 2021.
La hermana Michelle D. Craig y su esposo, el hermano E. Boyd Craig, posan para una foto con el presidente de BYU–Hawái, John S.K. Kauwe III y su esposa, la hermana Monica Kauwe, y su hija, antes de que la hermana Craig hable en el devocional del campus, el 8 de junio de 2021. Credit: Monique Saenz, BYU–Hawái

4. ‘Sean genuinos en su discipulado’

Como muchos otros, la hermana Craig ha participado por su parte en las reuniones de Zoom durante el año pasado. “Tal vez ustedes sean mejores en esto que yo, pero cuando mi cámara no está encendida y mi micrófono está silenciado, me resulta fácil distraerme”, dijo la hermana Craig. “Creo que la distracción es una de las formas en que Satanás nos adormece haciéndonos pensar que ‘todo está bien en Sion’”.

Luego compartió Colosenses capítulo 3, “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón”.

“Siento con tanta fuerza que nuestro Padre Celestial necesita que seamos genuinos e intencionales en nuestro discipulado”, dijo la hermana Craig. “Él quiere que no solo estemos donde se supone que debemos estar, sino que estemos allí de una manera que nos permita hacer y sentir lo que Él quiere que hagamos y sintamos mientras estamos allí”.

En la parábola de las diez vírgenes, que representa a los miembros que han hecho convenios en la Iglesia, todas estaban donde se suponía que debían estar, explicó la hermana Craig. Pero solo la mitad de ellas se habían preparado de una manera que les permitió recibir las bendiciones de estar allí.

“Cuando nos encontramos en lugares santos — ya sea en las reuniones dominicales, en el templo, alrededor de la mesa o incluso con otras personas — si estamos constantemente revisando las redes sociales, enviando mensajes de texto y twitteando — si nuestras mentes están en otro lugar — estamos reduciendo, quizás incluso deteniendo, la capacidad del Espíritu Santo de comunicarse con nosotros”.

Animó a los oyentes a estar presentes y permitir que el Espíritu les enseñe.

“Hay una necesidad desesperada en el mundo por su discipulado entusiasta y genuino”, señaló la hermana Craig. “Hay puentes que construir, amigos que hacer, testimonios que compartir y Sión que construir. Pueden llegar a los marginados y hacer del mundo un lugar mejor mientras ayudan a preparar el mundo para el regreso de Jesucristo”.

La hermana Michelle D. Craig, de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, da un discurso en el devocional del campus de BYU–Hawái en Laie, Hawái, el 8 de junio de 2021.
La hermana Michelle D. Craig, de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, da un discurso en el devocional del campus de BYU–Hawái en Laie, Hawái, el 8 de junio de 2021. Credit: Monique Saenz, BYU–Hawái

5. Arrepiéntanse

Aquellos que han llegado a un conocimiento de Jesucristo, saben quiénes son y cómo se siente el Padre Celestial acerca de ellos, conocen su propósito y tienen la intención de buscar la dirección del Señor, serán guiados al arrepentimiento, dijo la hermana Craig.

En Alma 37:9, Alma le enseña a su hijo Helamán, “Sí, estos anales y sus palabras los llevaron al arrepentimiento, es decir, los llevaron al conocimiento del Señor su Dios, y a regocijarse en Jesucristo su Redentor”.

“El arrepentimiento brinda gozo”, declaró la hermana Craig. “Cuando mi corazón y mis acciones se vuelven a Dios, me estoy arrepintiendo. Cuando oro con verdadera intención, cuando hablo de Cristo, cuando dedico tiempo a las Escrituras, cuando estudio los discursos que se dan en la conferencia general, me estoy volviendo a Dios; me estoy arrepintiendo. Este tipo de comportamiento no es apático ni complaciente”.

Luego citó al presidente Nelson, quien dijo: “Tenemos que levantarnos del sofá, dejar el control remoto y despertar de nuestro letargo espiritual. Es hora de ponernos toda la armadura de Dios, para que podamos embarcarnos en la obra más importante de la tierra. Es hora de “mete[r] [n]uestras hoces, y cosecha[r] con todo [n]uestro poder, mente y fuerza”. Las fuerzas del mal jamás han arrasado más ferozmente de lo que lo hacen hoy en día. Como siervos del Señor, no podemos estar dormidos mientras se desata la batalla”.

En conclusión, la hermana Craig recordó a los oyentes que no fueron enviados a la tierra para fracasar. “Por favor, no bajen la guardia y se deslicen espiritualmente. … Ustedes y su discipulado genuino son necesarios para edificar el reino y ser parte del recogimiento en estos últimos días. Esa es una causa por la que vale la pena celebrar y trabajar”.