Los planes de la Iglesia para rehabilitar el sitio histórico del cerro Cumora

Ahora que el telón ha caído por última vez para la producción teatral del cerro Cumora, la Iglesia se embarcará en un proyecto a largo plazo para rehabilitar y preservar el sagrado sitio histórico.

En su discurso del 11 de junio, durante la conferencia anual de la Asociación de Historia Mormona N° 56, el élder LeGrand R. Curtis Jr. enfatizó la importancia histórica que tiene el sitio del cerro Cumora para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y describió los planes para restaurarlo, a fin de que se asemeje más a lo que José Smith habría experimentado allí a principios de 1800.

El cerro Cumora es una colina redondeada —un cerro bajo y pequeño— ubicada en Manchester, Nueva York, donde José Smith se reunió anualmente durante cuatro años con el ángel Moroni y donde finalmente se le confiaron las planchas de oro y su traducción que dio lugar a lo que ahora conocemos como el Libro de Mormón.

El cerro Cumora en Palmyra, Nueva York, fotografiado el 4 de agosto de 2018. El cerro Cumora es el lugar donde José Smith se reunió cada año con el ángel Moroni desde 1823 hasta 1827 y donde recibió las planchas de oro.
El cerro Cumora en Palmyra, Nueva York, fotografiado el 4 de agosto de 2018. El cerro Cumora es el lugar donde José Smith se reunió cada año con el ángel Moroni desde 1823 hasta 1827 y donde recibió las planchas de oro. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

“En el Departamento de Historia de la Iglesia, estamos agradecidos por esta oportunidad de centrar nuestra atención en la preservación de este sagrado sitio histórico a fin de que las futuras generaciones puedan vivir la experiencia de estar donde José Smith fue cuidadosamente instruido y preparado para su rol profético mediante repetidas visitas angelicales”, dijo el élder Curtis, un Setenta Autoridad General e historiador y registrador de la Iglesia.

Barbara Jones Brown, directora ejecutiva de la Asociación de Historia Mormona, dijo que el anuncio del viernes referente al sitio histórico en Nueva York iba a presentarse durante la conferencia de la asociación del año 2020 en Rochester, Nueva York. Desafortunadamente, debido a la pandemia del COVID-19, la conferencia de 2020 se canceló y la conferencia de 2021 tuvo que llevarse a cabo en Park City, Utah, en lugar de en Nueva York.

En su presentación, el élder Curtis mencionó que el proyecto de rehabilitación del cerro Cumora sigue la rehabilitación anterior de la Arboleda Sagrada, ubicada en Palmyra, a solo seis kilómetros hacia el norte, donde la Iglesia tomó medidas cuidadosas para intentar proporcionar un lugar de reverencia y reflexión.

El proyecto en el cerro Cumora tendrá tres partes importantes, explicó el élder Curtis:

  1. La remoción de la infraestructura utilizada para la producción teatral y otras instalaciones no históricas.
  2. La rehabilitación del paisaje.
  3. Mejorar el mensaje de la importancia histórica y sagrada del cerro.

El proceso de rehabilitación

A lo largo de los años, a medida que crecía la popularidad de la producción teatral del cerro Cumora, también lo hacía su infraestructura. En 1960, los escenarios en donde se llevaba a cabo el espectáculo aumentaron hasta alcanzar las veinticinco plataformas, lo cual requirió que se quitaran 150 árboles. Con el tiempo, se incorporaron al sitio diez torres de iluminación, ocho kilómetros de cableado necesario para la iluminación y los efectos especiales, una caseta de control utilizada para administrar los efectos especiales y el sistema de sonido de la producción, un edificio para lo relacionado con la electricidad, dos cobertizos para almacenamiento, dos baños para los miembros del reparto, baños aparte para el público, una tienda de disfraces, un vestidor para el reparto con un pabellón abierto anexado, un edificio de administración, una zona de asientos amplia y cubierta, conocida como “el refugio de estudio”, un complejo de cocina industrial utilizado para alimentar al reparto y al equipo de la producción, y senderos de concreto a fin de conectar todo lo anterior.

La primera acción para rehabilitar el cerro Cumora involucrará remover 21 edificios no históricos y alrededor de 37.000 metros cuadrados de asfalto y senderos de gravilla, estacionamientos y senderos utilizados en la producción teatral. El centro de visitantes en la base del cerro y el monumento del ángel Moroni sobre el cerro permanecerán allí.

Luego, el área será reforestada con miles de semillas de árboles nativos. “Con el tiempo, estas semillas se convertirán en un bosque maduro, similar al que los visitantes pueden disfrutar ahora en otras partes del cerro”, dijo el élder Curtis.

La ladera del cerro Cumora con torres de iluminación utilizadas durante la producción teatral del cerro Cumora.
La ladera del cerro Cumora con torres de iluminación utilizadas durante la producción teatral del cerro Cumora. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Es importante reconocer, dijo el élder Curtis, que tomó 80 años acumular la infraestructura de la producción. “Del mismo modo, pasarán muchos años hasta que el cerro vuelva a ser un entorno arbolado. Este proceso de reforestación requerirá de paciencia y de un compromiso a largo plazo a medida que la transformación se lleva a cabo, pero confiamos en que la meta final de recuperar este ambiente sagrado de la Restauración valdrá la espera”, dijo.

En medio de los esfuerzos de reforestación, la Iglesia también creará una red de caminos de fácil acceso. Al comienzo del sendero central habrá una caseta en donde se brindará información acerca de los eventos sagrados que tuvieron lugar sobre el cerro, así como mapas del sistema de senderos. Cada sendero, finalmente, llevará a los visitantes hasta el Monumento del Ángel Moroni, en la cima del cerro.

Se volverá a cubrir la estatua del Ángel Moroni de una lámina de oro y se renovará el paisaje de la plazoleta que rodea el monumento con plantas nativas. Se instalarán varias y nuevas exhibiciones en el centro de visitantes para el año 2023, a tiempo para el bicentenario de la primera visita que José Smith hizo allí. 

“Estos nuevos materiales representativos están diseñados a fin de ayudar a los visitantes a aumentar su entendimiento y aprecio por el modo en que el joven José Smith fue divinamente instruido y preparado para su misión como el profeta de la Restauración”, dijo el élder Curtis.

Honrar la producción teatral

Entre sus comentarios, el élder Curtis enfatizó la extensa historia de la producción teatral del cerro Cumora y su legado como una herramienta misional efectiva.

“Durante los últimos 80 años, la producción ha ayudado a millones de visitantes a ganar un mayor entendimiento del Libro de Mormón y de la Restauración”, dijo el élder Curtis. “Así como los sagrados eventos de la Restauración que tuvieron lugar sobre el cerro en 1820, la producción teatral representa otro capítulo importante en la historia de la relación de la Iglesia con el cerro Cumora. También ocupa un lugar importante en los corazones de muchos conversos que conocieron la Iglesia a través de su producción”.

El élder Curtis recuerda haber asistido por primera vez a la producción teatral cuando tenía 11 años y volver décadas más tarde con sus hijos. “Ha producido recuerdos maravillosos para muchos, muchos miembros.

Una tormenta se avecina sobre la producción teatral del cerro Cumora en Palmyra, Nueva York, en la tarde del viernes, 19 de julio de 2013. Esa noche la actuación se canceló. Solo se había cancelado una vez en otra ocasión en los últimos 15 años.
Una tormenta se avecina sobre la producción teatral del cerro Cumora en Palmyra, Nueva York, en la tarde del viernes, 19 de julio de 2013. Esa noche la actuación se canceló. Solo se había cancelado una vez en otra ocasión en los últimos 15 años. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Sin embargo, los tipos de entretenimiento han cambiado a lo largo de los años”, mencionó él. Las producciones teatrales, como forma de arte, son menos populares. En 1983, la asistencia anual a la producción fue de más de 200.000 personas. En 2011, sin embargo, la asistencia disminuyó hasta 30.000, mientras que en el 2019, el último año en que se llevó a cabo el espectáculo— la producción recibió aproximadamente a 42.000 personas. 

El élder Curtis citó la declaración oficial emitida en octubre de 2018, donde la Iglesia desalentó las grandes producciones, como las representaciones teatrales. Poco después de la declaración de octubre de 2018, se anunció que la producción teatral del cerro Cumora se discontinuaría por completo luego de una actuación final a mediados de 2020. En abril de 2020, la Iglesia anunció que la producción teatral del cerro Cumora se pospondría debido a las restricciones por el COVID-19, y las últimas actuaciones de la producción se reprogramaron de manera aproximada para julio de 2021. La actuación de 2021 también se canceló debido a las precauciones relacionadas con la pandemia.

“La disminución de los grandes espectáculos, como la producción teatral del cerro Cumora, le permite a la Iglesia centrar sus esfuerzos en programas y actividades que bendicen las vidas de todos los miembros a nivel mundial”, dijo el élder Curtis.

El élder LeGrand R. Curtis Jr., historiador y registrador de la Iglesia, se dirigió a un grupo durante la Conferencia de la Asociación de Historia Mormona de 2021 en Park City, el 6 de junio de 2021.
El élder LeGrand R. Curtis Jr., historiador y registrador de la Iglesia, se dirigió a un grupo durante la Conferencia de la Asociación de Historia Mormona de 2021 en Park City, el 6 de junio de 2021.

La Iglesia llevará a cabo un devocional conmemorativo el 9 de julio del 2021 a las 6 p.m., horario de Salt Lake City. El evento incluirá palabras del élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y una retransmisión de la última actuación de la producción teatral del cerro Cumora.

“Es normal tener una sensación de pérdida cuando algo amado y de largo historial llega a su fin”, reconoció el élder Curtis. “Sin embargo, es importante recordar que la discontinuación de la producción teatral y el consiguiente proyecto de rehabilitar el cerro Cumora es solo el último de los muchos cambios que este sitio sagrado de la Restauración ha visto a lo largo de los años. Cuando se cierra una puerta, otra se abre y nos conduce a la oportunidad única de recapturar y preservar el entorno sagrado de algunos de los eventos fundamentales y espiritualmente significativos de la Restauración”.

Fortaleciendo la fe de la Restauración

El élder Curtis afirmó que experimentar el entorno sagrado y rehabilitado del cerro Cumora hará que la fe de los visitantes y su testimonio personal de la realidad de la Restauración se fortalezcan. “Esperamos que la revitalización del cerro Cumora anime a los visitantes a recordar y agradecer todo lo que el Señor ha hecho para bendecirnos por medio de Su Iglesia restaurada y Su evangelio en nuestros días”. El anuncio del proyecto del cerro Cumora llega solo dos semanas después de la finalización de otro proyecto de preservación: el élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, dedicó el Distrito del templo de Nauvoo, la zona justo al oeste del Templo de Nauvoo, Illinois, el sábado, 29 de mayo.

Durante el evento, Steve Olsen, curador principal de los sitios históricos de la Iglesia, dijo a Church News que los sitios históricos “son los testigos materiales más fuertes de la Restauración” con los que cuenta la Iglesia.

En un artículo de Church News de enero de este año, Ben Pykles, curador de sitios históricos de la Iglesia, explicó que el propósito de un recorrido por cualquier sitio histórico —desde la Arboleda Sagrada y el cerro Cumora en Nueva York hasta el Sitio Histórico del Batallón Mormón en San Diego, California— es proporcionar una comprensión de la importancia y el carácter sagrado del lugar e invitar al Espíritu a testificar que lo que sucedió en estos lugares es real. “Es por eso que deseamos compartirlos con el mundo”, dijo él.

El cerro Cumora cerca de Palmyra, Nueva York.
El cerro Cumora cerca de Palmyra, Nueva York. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días