La hermana Aburto habla sobre la salud mental y qué espera que aprendamos de sus mensajes

Se puede encontrar un tema similar en los tres mensajes de la conferencia general que la hermana Reyna Isabel Aburto ha dado desde que fue sostenida como segunda consejera en la presidencia general de la Sociedad de Socorro: “Nos necesitamos unos a otros”.

En su discurso de la conferencia general de abril del 2018, “Unánimes”, dijo: “Niñas y niños, mujeres jóvenes y hombres jóvenes, hermanas y hermanos, estamos juntos en este viaje. Para llegar a nuestro sublime destino, nos necesitamos el uno al otro y debemos unirnos”.

Dieciocho meses después, en octubre del 2019, la hermana Aburto abordó el tema de la salud mental a la luz de la súplica de un amado himno: “¡en sol y sombra, Señor acompáñame!” Habló de manera vulnerable sobre el suicidio de su padre y del episodio de depresión de su hija.

La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ayuda a repartir kits de máscaras en la tienda de segunda mano de Deseret Industries en American Fork, el martes, 21 de abril de 2020. Unos 10.000 voluntarios utilizarán los kits para fabricar un millón de máscaras clínicas para proteger a los trabajadores de la salud durante la pandemia de coronavirus.
La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ayuda a repartir kits de máscaras en la tienda de segunda mano de Deseret Industries en American Fork, el martes, 21 de abril de 2020. Unos 10.000 voluntarios utilizarán los kits para fabricar un millón de máscaras clínicas para proteger a los trabajadores de la salud durante la pandemia de coronavirus. Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

“Cuando somos abiertos sobre nuestros desafíos emocionales, admitiendo que no somos perfectos, les damos permiso a los demás para que compartan sus luchas”, dijo. “Juntos nos damos cuenta de que hay esperanza y no tenemos que sufrir solos”.

Recientemente, en la conferencia general de abril del 2021, la hermana Aburto compartió la historia de la pérdida de su hermano durante un devastador terremoto y testificó que, mediante la Expiación y Resurrección de Jesucristo, “los corazones quebrantados pueden sanarse, la angustia puede convertirse en paz y el desconsuelo puede convertirse en esperanza”.

La hermana Aburto se unió recientemente al podcast de Church News para hablar sobre lo que ha aprendido sobre la salud mental y la importancia de la conexión humana a partir de la experiencia personal y de las Escrituras. El episodio del podcast se publicó el 29 de junio.

Sobre su decisión de abordar estos temas en sus discursos de la conferencia general, le dijo a Church News: “Me gustaría testificar que, en realidad, esos mensajes provienen del Señor. ….

“Mi mayor deseo es testificar que hay esperanza. Hay esperanza en el Salvador. Hay esperanza en sus promesas. Hay esperanza en Su Expiación y Su capacidad para guiarnos y darnos sanidad, paz y esperanza en esta vida”.

La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla sobre los videos del Libro de Mormón en Provo, Utah, en el Motion Picture Studio, el martes, 3 de septiembre de 2019.
La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla sobre los videos del Libro de Mormón en Provo, Utah, en el Motion Picture Studio, el martes, 3 de septiembre de 2019. Crédito: Scott G. Winterton

Los problemas de salud mental pueden afectar a cualquiera, en cualquier lugar, dijo la hermana Aburto. “Si nos sentimos tristes, si sentimos que no podemos controlar nuestras emociones, si a veces sentimos que no podemos seguir adelante, no debemos avergonzarnos de eso. Sólo necesitamos darnos cuenta de que tenemos un problema y debemos pedir ayuda. Primero a nuestro Padre Celestial, también a nuestro Salvador y a otras personas”. Cuando su padre murió por suicidio hace unos 20 años, “me cerré de una manera en la que realmente no hablé mucho de eso”, admitió. “A medida que mis hijos crecían, a medida que nacían, honestamente decidí no hablar de eso. Con el pasar de los años, no les conté los detalles de cómo había muerto”.

Luego, mientras se preparaba para su discurso en la conferencia de octubre del 2019, se dio cuenta: “No puedo ir y, decirles a otras personas que se abran y sean vulnerables, que se ayuden mutuamente, que eviten este tipo de problemas, si no estoy dispuesta a hablar de esto con mi familia”.

La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, consuela a un sobreviviente del volcán en Escuintla, Guatemala, el miércoles, 29 de agosto del 2018.
La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, consuela a un sobreviviente del volcán en Escuintla, Guatemala, el miércoles, 29 de agosto del 2018. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Unos meses antes de esa conferencia general, se sentó con sus hijos y les contó por primera vez cómo había muerto su padre.

“Fue algo tan reconfortante porque, como pueden imaginar, lloramos mucho, lloramos juntos”, recordó. “Me dieron consuelo. Ellos lloraron conmigo. Y para mí, fue una experiencia tan hermosa poder contarles y finalmente llorar con ellos.

“Por eso es tan importante para nosotros no tratar de ocultar nuestros sentimientos, especialmente a las personas que nos aman. … Parte de ese proceso de curación involucra a otras personas, y si otras personas saben por lo que estamos pasando, podrán ayudarnos. Y juntos, podemos volvernos al Salvador, y Él puede proporcionar esa sanidad que necesitamos a través de Su expiación, a través de Su poder, a través de Su amor”.

Lea lo que los líderes de la Iglesia han enseñado respecto a la salud mental

La hermana Aburto alentó a los oyentes de podcast a abstenerse de juzgar a quienes luchan con problemas de salud mental. “Uno de los problemas que rodea a la salud mental es, creo, que hay tanto escepticismo”, dijo.

A veces puede ser difícil para alguien reconocer o comprender lo que otros están pasando si no han experimentado sus propias luchas de salud mental. “Pero creo que, si nos detenemos y los escuchamos de verdad, para comprender verdaderamente por lo que están pasando y para llenar nuestros corazones de empatía, entonces nos daremos cuenta de que son problemas reales”, dijo.

La hermana Reyna Isabel Aburto (a la derecha) de pie junto a Mame T. Mbaye, Cónsul Honoraria General de Senegal, en el cuarto Día Internacional Anual de las Mujeres Diplomáticas, que tuvo lugar en el Centro de Visitantes del Templo de Los Ángeles, California el lunes, 9 de marzo de 2020.
La hermana Reyna Isabel Aburto (a la derecha) de pie junto a Mame T. Mbaye, Cónsul Honoraria General de Senegal, en el cuarto Día Internacional Anual de las Mujeres Diplomáticas, que tuvo lugar en el Centro de Visitantes del Templo de Los Ángeles, California el lunes, 9 de marzo de 2020. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.