Persistencia y oración recompensan a la gimnasta Santo de los Últimos Días MyKayla Skinner calificando a las Olimpiadas

Hace un par de años, la Santo de los Últimos Días MyKayla Skinner habló con Church News sobre su decisión de renunciar a su lugar en el equipo de gimnasia de la Universidad de Utah para concentrarse en reclamar un lugar en el equipo nacional de los Estados Unidos y competir en los Juegos Olímpicos en Tokio que se aproximan rápidamente.

Dadas sus actuaciones en la clasificación del equipo durante el fin de semana pasado en las pruebas de gimnasia olímpica de EE. UU., la joven de 24 años claramente tomó la decisión correcta.

Skinner fue seleccionada para el equipo de EE. UU., donde competirá como una competidora individual en Japón.

La nativa de Arizona le dijo a Church News que tomó la difícil decisión de dejar la gimnasia universitaria después de escuchar las opiniones de familiares y amigos cercanos — y después de mucha oración.

MyKayla Skinner compite en las barras asimétricas durante las pruebas de gimnasia olímpica femenina de Estados Unidos el viernes, 25 de junio del 2021 en St. Louis.
MyKayla Skinner compite en las barras asimétricas durante las pruebas de gimnasia olímpica femenina de Estados Unidos el viernes, 25 de junio del 2021 en St. Louis. Credit: Jeff Roberson, Associated Press

“Recibí la respuesta de que debería intentar (formar parte del equipo olímpico) y no me arrepiento”, dijo. Competir en las Olimpiadas, añadió, es “una oportunidad única en la vida”.

La fuerza, agregó, siempre se encuentra al buscar la guía del Señor.

“Tener a Dios cerca me ha ayudado mucho a seguir adelante y obtener respuestas”, dijo. “Los desafíos en la vida pueden volverse muy difíciles a veces. Pero siento que no te puedes rendir hasta que lo has intentado todo. Tienes que seguir esforzándote por alcanzar esas metas y sueños”.

Church News en busca de atletas olímpicos y paralímpicos Santos de los Últimos Días

Poco después de formar parte del Equipo Olímpico de 2021, Skinner le dijo a Hoda Kolb de NBC que estaba encantada de ir a Tokio después de tantos años de competir. Es una veterana de la selección nacional mayor estadounidense y fue suplente en la Selección Olímpica de 2016 que compitió en Río de Janeiro, Brasil.

“Creo que no podré dormir”, dijo. “Después de los últimos Juegos Olímpicos y de estar tan cerca de los próximos, estoy muy contenta de no haber abandonado mi sueño y de haber seguido adelante”.

Desde que dejó Utah, el camino hacia los Juegos Olímpicos ha sido un ejercicio de perseverancia para Skinner. Ella luchó contra una lesión y una difícil batalla con COVID-19 y neumonía.

Pero también ha creado recuerdos para siempre a pesar de su agotador deporte. En noviembre de 2019, se casó con Jonas Harmer en el Templo de Gilbert, Arizona.

Después de las Olimpiadas, los aficionados de la Universidad de Utah esperan que Skinner regrese a representar a los Utes. La gimnasta ha dicho que, si su salud lo permite, planea competir nuevamente a nivel universitario.