Desde el Cuórum de los Doce Apóstoles: Cómo es ser un profeta, vidente y revelador

Nota del editor: En 2018, como parte de una serie sobre el Cuórum de los Doce Apóstoles, Church News entrevistó a todos los miembros del Cuórum. Los líderes abordaron el mandato espiritual de los Doce de testificar del Salvador en todo el mundo, la conexión especial que comparten con los misioneros y la importancia de enseñar y capacitar. Hablaron de ser un “profeta, vidente y revelador”, el llamamiento a ministrar y la importancia de sostener a los líderes locales y generales. También se refirieron a los conceptos erróneos que tienen los miembros de quienes sirven en el Cuórum de los Doce Apóstoles.

Aunque los miembros del Cuórum de los Doce Apóstoles tienen la responsabilidad, bajo la dirección de la Primera Presidencia, de “regular todos los asuntos (del reino de Dios) en todas las naciones” (Doctrina y Convenios 107:33), también tienen experiencias y percepciones personales que definen su ministerio.

“Somos responsables de pastorear la Iglesia bajo la dirección de la Primera Presidencia”, dijo el presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles.

“En todo momento, ante todo, somos testigos de la realidad viva del Señor Jesucristo”, dijo el élder David A. Bednar. “No somos administradores, sino ministros del evangelio de Jesucristo”.

Esta semana, como parte de una serie de artículos de Church News sobre el Cuórum de los Doce Apóstoles, cada miembro del Cuórum comparte un pensamiento o experiencia que es representativo de su llamamiento apostólico:

Presidente M. Russell Ballard

El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, saluda al salir de la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Anual N°188 en Salt Lake City, el sábado, 31 de marzo de 2018. Atrás está el élder Jeffrey R. Holland del Cuórum de los Doce Apóstoles y su esposa, la hermana Patricia T. Holland.
El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, saluda al salir de la sesión del sábado por la tarde de la Conferencia General Anual N°188 en Salt Lake City, el sábado, 31 de marzo de 2018. Atrás está el élder Jeffrey R. Holland del Cuórum de los Doce Apóstoles y su esposa, la hermana Patricia T. Holland. Credit: Ravell Call, Deseret News

Hace algunos años, el presidente Ballard estuvo en Washington para reorganizar una estaca. Como parte del proceso, se reunió y entrevistó a varios hombres en la estaca, entre ellos su tío, el hermano menor de su madre.

Su tío no fue llamado a ser miembro de la presidencia de estaca. Pero “en medio de la noche, tuve la impresión de volver a llamarlo el domingo por la mañana temprano. Lo llamé para que fuera patriarca”.

La estaca ya tenía un patriarca, pero el presidente Ballard no podía negar la impresión que había recibido. Así que la estaca tenía dos patriarcas.

“Recibimos fuertes impresiones”, dijo.

El bisabuelo del nuevo patriarca fue Hyrum Smith. Su tatarabuelo fue el primer patriarca de la Iglesia, José Smith, padre. “La línea del patriarca estaba en este hombre”, dijo el presidente Ballard.

El tío del presidente Ballard llegó a dar muchas bendiciones patriarcales antes de su muerte a los 82 años de edad.

“¿Está cerca el cielo?” preguntó el presidente Ballard. “Sí, ciertamente estuvo cerca en ese caso. ¿Está viva la revelación en la Iglesia? Absolutamente”.

Élder Jeffrey R. Holland

Como presidente de la Universidad Brigham Young a principios de la década de 1980, el élder Holland asistió a una reunión en el Edificio de Administración de la Iglesia con los miembros del Consejo de Administración de BYU.

En la reunión se incluyeron los miembros de la Primera Presidencia: el presidente Spencer W. Kimball, el presidente N. Eldon Tanner y el presidente Marion G. Romney.

“Recuerdo que pensé, casi llorando, por lo cansados ​​que se veían”, dijo el élder Holland sobre los líderes ya avanzados en edad que, en cualquier otra circunstancia, pasarían sus años de jubilación relajándose. Debido a sus llamamientos como líderes de la Iglesia, “no hacían más que trabajar, trabajar, trabajar, trabajar”.

Entonces comenzó la reunión y “los tres simplemente cobraron vida. El manto de su llamamiento se posó sobre ellos y se llenaron de energía. Estaban inmersos en la conversación. Conocían los problemas. Si se trataba de cuestiones financieras, conocían las implicaciones financieras. Si era numérico y cuántos miembros de la Iglesia afectaba, lo sabían. Cuanto más se prolongó la reunión, más energía tuvieron, hasta que al final yo estaba exhausto. Yo estaba cansado y ellos estaban frescos. Estaban renovados”.

El élder Holland dijo que ha llevado esa imagen con él durante mucho tiempo. “Todavía me sostiene”.

La imagen le recuerda algo que dijo el presidente Kimball sobre momentos como ese. “Mi vida es como mis zapatos”, dijo el presidente Kimball. “Estoy decidido a desgastarlos en el servicio del Señor”.

Élder Dieter F. Uchtdorf

Una mañana de 2004, el élder Uchtdorf y su esposa, Harriet, caminaban por las colinas sobre su casa y hablaban sobre las dos vacantes en el Cuórum de los Doce Apóstoles. Luego, en la Presidencia de los Setenta, el élder Uchtdorf habló con su esposa sobre el cambio que se avecinaba para los dos líderes llamados para ocupar las vacantes. Sabía que sería “un gran cambio en sus vidas”. Hablaron sobre las bendiciones y las responsabilidades del llamamiento al Cuórum de los Doce Apóstoles.

El élder David Bednar y el élder Dieter Uchtdorf después de ser nombrados apóstoles durante la sesión de apertura del sábado por la mañana de la Conferencia de los Santos de los Últimos Días, el 2 de octubre de 2004.
El élder David Bednar y el élder Dieter Uchtdorf después de ser nombrados apóstoles durante la sesión de apertura del sábado por la mañana de la Conferencia de los Santos de los Últimos Días, el 2 de octubre de 2004. Credit: Tom Smart, Deseret News

La pareja regresó a casa, se arrodilló y oró por los nuevos líderes y sus familias. Oraron para que los nuevos apóstoles no solo fueran sostenidos por nuestro Padre Celestial, sino también por la membresía mundial de la Iglesia.

“Mientras orábamos por ellos, sin saberlo, en realidad oramos por nosotros, porque solo unos días después fui llamado a ser miembro de los Doce”, recordó el élder Uchtdorf. “Siempre sentimos un apoyo maravilloso por las oraciones de familiares, amigos y miembros de la Iglesia. El poder y la bendición de la oración es un regalo maravilloso del Padre Celestial, por el que siempre estaremos agradecidos”.

Élder David A. Bednar

El élder Bednar declaró que un “incontable número de experiencias dulces y sencillas con miembros de la Iglesia en todo el mundo” define su ministerio apostólico.

“La majestad y el manto del oficio bendicen a las personas de manera milagrosa”, dijo el élder Bednar. “El Señor envía a un miembro del Cuórum de los Doce a lugares específicos en momentos particulares donde nos encontramos con fieles Santos de los Últimos Días y otras personas que a menudo tienen dificultades o necesitan consuelo y tranquilidad. Dios organiza esas interacciones”, dijo el élder Bednar.

“La primera palabra que pronunció el Padre en esta dispensación fue el nombre de una persona — ‘José’. Conocía a José Smith como individuo”, dijo el élder Bednar. “Tenemos la bendición de ser Sus mensajeros y ser testigos de cómo el Señor llega a las personas y las familias — una por una. Salimos en Su nombre y somos testigos de Su incomparable amor y poder. La obra del ministerio es personal y poderosa”.

Élder Quentin L. Cook

Cuando el élder Cook piensa en su ministerio apostólico, piensa en “la forma inspirada en que el Cuórum de los Doce cumple con sus responsabilidades de edificar la Iglesia”.

Los apóstoles el élder Dieter F. Uchtdorf, el élder Quentin L. Cook y el élder David A. Bednar hablan antes de la Sesión General del Sacerdocio de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias de Salt Lake City, el sábado, 31 de marzo de 2018.
Los apóstoles el élder Dieter F. Uchtdorf, el élder Quentin L. Cook y el élder David A. Bednar hablan antes de la Sesión General del Sacerdocio de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias de Salt Lake City, el sábado, 31 de marzo de 2018. Credit: Scott G Winterton, Deseret News

Al intentar hacerlo, “vamos donde están los miembros. Vemos a personas maravillosas y dulces, y tenemos la oportunidad de ministrarles. Algunos de ellos se encuentran en circunstancias trágicas. Eso es parte de lo que estamos haciendo aquí. Intentamos prestar un servicio como el de Cristo”.

El élder Cook dijo que una de las cosas dramáticas y conmovedoras que experimentan los apóstoles es cómo “las preciosas madres, que han enseñado a sus hijos sobre nuestro llamamiento, hacen que se pongan en fila para estrecharnos la mano después de cada reunión. Esto sucede dondequiera que vamos y somos conscientes de que no somos nosotros, es el llamamiento”.

“Siento que mi responsabilidad principal es dar un fuerte testimonio del Salvador resucitado y de Su misión”, dijo. “Ser apóstol, al servicio del Señor, es una experiencia que llena de humildad”.

Élder D. Todd Christofferson

Hace varios años, el élder Christofferson estaba de visita en Mérida, Venezuela. Debido a que no todos cabían en el salón de reuniones, los líderes locales instalaron una carpa. El élder Christofferson quería saludar a los miembros en la carpa “para que pudieran verme físicamente”.

Mientras salía, un niño pequeño, quizás de 7 años, lo vio a través de una ventana y comenzó a gritar “el apóstol, el apóstol”.

“Ese es un incidente muy simple, pero me demuestra el profundo agradecimiento que incluso los niños sienten por el llamamiento”, dijo el élder Christofferson. “No se trata de la persona. … Ese niño había aprendido ese nivel de apreciación por el llamamiento y lo que representa”.

A veces, el élder Christofferson se preocupa “¿cómo voy a estar a la altura de lo que las personas anticipan?”

Entonces siente la seguridad del Señor. “Olvídate de ti mismo y de lo que las personas puedan pensar de ti. … Enfócate en lo que quiero darles a través de ti. Concéntrate en lo que quiero que escuchen a través de ti”.

Élder Neil L. Andersen

Si bien el élder Andersen enfatiza que el sacerdocio de los apóstoles es el mismo sacerdocio de todos los poseedores del Sacerdocio de Melquisedec, señala que los apóstoles a menudo se encuentran en lugares que les permiten usar el sacerdocio para sanar a los enfermos.

El élder D. Todd Christofferson abraza al élder Neil L. Andersen, el miembro más nuevo del Cuórum de los Doce Apóstoles, después de la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N°179 en Salt Lake City, el sábado, 4 de abril de 2009.
El élder D. Todd Christofferson abraza al élder Neil L. Andersen, el miembro más nuevo del Cuórum de los Doce Apóstoles, después de la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N°179 en Salt Lake City, el sábado, 4 de abril de 2009. Credit: Jason Olson, Deseret News

Recordó que en una ocasión estuvo con el presidente Dallin H. Oaks hace años en Dallas, Texas, donde llevaron a una niña a la casa donde estaban almorzando. La llevaron en brazos de su padre. Su salud había empeorado durante varias semanas y temían por su vida. Después de la bendición del élder Oaks, su recuperación fue notable.

En otra ocasión, el élder Andersen bendijo con el élder Richard G. Scott en Provo, Utah, a una mujer que tenía un cáncer muy grave. Años después, la mujer detuvo al élder Andersen en el CCM de Brasil en São Paulo, donde estaba sirviendo como pareja de misioneros, y le agradeció a él y al élder Scott por la bendición que le devolvió la vida.

El élder Andersen señaló recientemente que vio una solicitud misional de un joven a quien el élder Andersen le había dado una bendición del sacerdocio cuando el niño estaba gravemente enfermo. Ahora, ocho años después, el joven está listo para servir en una misión. La familia había experimentado un milagro.

“Dondequiera que vayamos, estas experiencias no son poco comunes”, dijo el élder Andersen. “Las bendiciones del sacerdocio que ofrecemos son como las bendiciones del sacerdocio de todos los hermanos dignos del sacerdocio. Cambian la vida de las personas. Porque somos apóstoles las 24 horas del día, todos los días del año, estas experiencias llegan a nuestras vidas con frecuencia. Son experiencias sagradas y hablamos muy poco de ellas, pero dan un testimonio seguro de la mano del Señor en nuestros llamamientos”.

Élder Ronald A. Rasband

Después de que el élder Rasband fue llamado al Cuórum de los Doce Apóstoles, un compañero apóstol le ofreció algunos consejos.

El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, ríen antes de la Sesión General del Sacerdocio de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias de Salt Lake City, el sábado, 31 de marzo de 2018.
El élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, ríen antes de la Sesión General del Sacerdocio de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias de Salt Lake City, el sábado, 31 de marzo de 2018. Credit: Scott G Winterton, Deseret News

“Agregue 30 minutos a todo lo que hace en el ámbito público”, se le aconsejó al élder Rasband. “Solo agregue 30 minutos porque donde quiera que vaya, bajo cualquier condición, bajo cada escenario, la gente querrá hablar con usted”.

El élder Rasband, que provenía de un entorno corporativo en el que hacía todo con cierta urgencia y con plazos ajustados, sabía que necesitaba hacer un cambio. Sabía que su llamamiento no se trataba de él, sino de ser un representante de Jesucristo. “Es el oficio de apóstol lo que la gente honra”, explicó.

Por ejemplo, en una ocasión, asistió al programa de la reunión sacramental de la Primaria de sus nietos. El obispo le preguntó si estrecharía las manos de los niños después de la reunión. “Por supuesto”, respondió el élder Rasband. “Me encantaría hacerlo”.

Los miembros mayores se alinearon para estrechar la mano del élder Rasband después de los niños, hasta que él saludó a todos en el barrio. “Ese es solo un ejemplo del honor que se le aplica al oficio de apóstol en la Iglesia”, dijo.

Élder Gary E. Stevenson

Cuando el élder Stevenson considera el papel de un apóstol, recuerda a una familia en México que acababa de perder a su padre de 38 años a causa de una embolia pulmonar. Esta familia incluía a la esposa y madre sobreviviente, dos gemelos de 18 años y su hermano menor de 12 años. Al conocerlos, el deseo sincero del élder Stevenson fue “animarlos y asegurarse de que se atendieran sus necesidades”.

A menudo, dijo, los líderes de la Iglesia se esfuerzan por “socorrer a los débiles, levantar las manos caídas y fortalecer las rodillas debilitadas” (Doctrina y Convenios 81:5). Este tipo de servicio es la esencia de ser “un testigo del Salvador”, dijo.

“A veces, la gente puede percibir que el papel principal de los apóstoles es atender las necesidades de una Iglesia mundial. Sin embargo, el enfoque principal y la prioridad es ministrar a las personas, una por una”, dijo.

Élder Dale G. Renlund

El élder Renlund recordó un incidente de hace dos años que ilustra su servicio en el Cuórum de los Doce Apóstoles.

Viajaba desde Santo Domingo en la República Dominicana, a través de la ciudad de Panamá como conexión para llegar a Georgetown, Guyana, para una conferencia de distrito.

El élder Renlund, que viajaba con el élder Hugo Martínez, quien hablaba español, tenía sólo 40 minutos en el aeropuerto de la ciudad de Panamá. “Fue muy apresurado y sentimos que tuvimos mucha suerte de llegar a nuestra puerta de salida”, recordó.

En la siguiente puerta, casi en la misma fila, se estaba preparando para subir al avión una mujer cuyo nombre, según supo más tarde el élder Renlund, era Mónica.

“Mónica se acercó y dijo: ‘¿Son miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días?’”

El élder Martínez le dijo a la mujer en español que sí.

“¿Me pueden ayudar?” ella preguntó. No era miembro de la Iglesia y necesitaba ayuda con un complicado asunto de membresía relacionado con un familiar fallecido.

“Había servido en un comité que se ocupaba de estos complicados asuntos de membresía en el año y medio antes de mi llamamiento a los Doce”, dijo el élder Renlund. “Así que sabía qué información necesitábamos y qué podíamos hacer para ayudar”. Cuando metió la mano en su maletín, sacó una tarjeta y le explicó lo que tenía que hacer, ella rompió en llanto. Dijo, “Sabía que usted podía ayudarme porque lo vi anoche en un sueño”.

Ella le envió un correo electrónico al élder Renlund y ellos resolvieron el problema. “Sus hijos, que son miembros de la Iglesia y también son familiares de esta persona, estaban muy contentos de que esto se resolviera”, dijo. Después de la resolución, Mónica le escribió al élder Renlund y dijo, “Mis hijos ahora creen en los milagros”.

El presidente Russell M. Nelson abraza al élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, a la izquierda, mientras que el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, abraza al élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, al concluir la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias en Salt Lake City, el 31 de marzo de 2018. El élder Soares y el élder Gong fueron llamados como apóstoles durante la sesión del sábado por la mañana.
El presidente Russell M. Nelson abraza al élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, a la izquierda, mientras que el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, abraza al élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, al concluir la sesión del sábado por la mañana de la Conferencia General Anual N°188 en el Centro de Conferencias en Salt Lake City, el 31 de marzo de 2018. El élder Soares y el élder Gong fueron llamados como apóstoles durante la sesión del sábado por la mañana. Credit: Spenser Heaps, Deseret News

Élder Gerrit W. Gong

Semanas después de haber sido sostenido en el Cuórum de los Doce Apóstoles, el élder Gong pensó en su bienvenida al Cuórum y en el amor de los miembros al pensar en el apostolado.

“Hay mucho que aprender”, dijo. “Sentimos el gran amor, compañerismo y hermandad del Cuórum; la gran unidad y armonía con la Primera Presidencia; y el gran apoyo y el amor de los miembros dondequiera que vamos”.

Élder Ulisses Soares

Poco después de haber sido sostenido en el Cuórum de los Doce Apóstoles, el élder Soares fue llamado a la oficina de uno de los apóstoles con mayor antigüedad.

“Le llamé aquí porque solo quiero darle un abrazo y hacerle saber que estoy aquí para usted”, le dijo el líder al élder Soares. “Hay múltiples oportunidades para sostener”.

Desde que recibió el llamamiento a los Doce, el élder Soares dijo que nunca se ha sentido solo. Se ha “sentido acogido” por familiares, colegas y miembros de la Iglesia.

“El mundo está cambiando”, dijo. “Los apóstoles deben estar en un proceso constante de aprendizaje, indagando y recibiendo inspiración y revelación para adaptarse a las cosas”.